sábado, noviembre 30, 2019

Armas de EE.UU. reavivan epidemia de homicidios en Mexico: Los Angeles Times

Por más que el gobierno mexicano prohíba la venta de armas a civiles, la delincuencia sigue comprando rifles de alto poder desde EE.UU., reavivando la ola homicida en México, según este reportaje del diario Los Angeles Times.

Dice un entrevistado: “(Esto ya es) u
na guerra civil: Los asesinos que nos matan son mexicanos, y las personas a quienes les disparamos también lo son (...) Nos matamos unos a otros, pero ustedes (los estadounidenses) envían las balas”.

https://www.latimes.com/espanol/mexico/articulo/2019-10-07/mexico-america-armas-violencia

Clínicas de EE.UU. atraen a mexicanos a cruzar la frontera para comprarles su plasma sanguíneo

Miles de ciudadanos mexicanos cruzan la frontera hacia Estados Unidos para vender su plasma sanguíneo.

Hasta 90% de los donantes de plasma en clínicas de la frontera México-EE.UU. son mexicanos, según este reportaje de la organización periodística Propublica:

https://tinyurl.com/yxv93pv2

Según el reporte, hay gente que vive casi exclusivamente de vender su plasma.

Algunos ganan hasta 400 dólares al mes, donando hasta dos veces por semana.

El problema es que el donar plasma con demasiada frecuencia puede dañar el sistema inmunológico.

De hecho, el gobierno de México en 1987 prohibió la venta de plasma.

A ver, yo estoy de acuerdo en que cada quien tiene derecho a hacer de su cuerpo un candelero, si se les pega la regalada gana, y esto incluye por supuesto el vender su sangre o plasma.

Pero esta noticia me tiene un poco intrigado.

Donar plasma está super regulado, pero siempre habrá quien se escabulla por los recovecos legales.

Y también me deja un cierto sentimiento de indignación el que haya gente que se vea forzada a vender su sangre para salir adelante.

Aunque a fin de cuentas, nadie los obliga, ni les ponen una pistola en la sien para hacerlo. Los mexicanos que venden su sangre van por su propio pie y voluntad. Son adultos en pleno uso de sus facultades mentales (quiero creer).

Sí, claro, quizá tengan necesidades económicas apremiantes que los obligan, pero tanto en México como en Estados Unidos hay millones de personas con necesidades económicas apremiantes y no llegan a tanto.

¿De quién es la culpa?

¿De las clínicas que ofrecen comprar (o perdón: DONAR) la sangre, con sus anuncios en Facebook y sus tentadores dólares?

¿O del gobierno de Estados Unidos que lo permite?

¿O del gobierno de México por no hacer nada para mejorar los sueldos de los mexicanos, quienes se ven forzados a tomar estas decisiones que ponen en peligro sus vidas, sólo para salir adelante en la vida?

pinchperiodista.com
twitter.com/pinchperiodista
facebook.com/pinchperiodista