lunes, agosto 12, 2019

Tras la masacre en El Paso, ¿ahora siguen los “copycats”?


La palabra inglesa “copycat” (literalmente: “gato de copia” o “gato copión”) se usa para referirse a los imitadores, es
a gente que ve a alguien haciendo algo y hace lo mismo para parecer “cool”.

Es muy fenómeno muy común en Estados Unidos.

Desafortunadamente, esta gente tiende a copiar lo negativo, no lo positivo.

Tras la masacre en el Walmart de El Paso, donde unas 20 personas fueron asesinadas y otras más heridas por un pistolero anglo que odiaba a los inmigrantes mexicanos, ya salieron los “copycats”.

O más bien, los “aspirantes a copycats”, porque no han llegado a asesinar a nadie.

Todavía.

Un joven entró a un Walmart en Missouri armado y visitiendo chaleco militar antibalas. La gente se alarmó, llamó a la policía, y el sujeto fue detenido sin incidentes.

No disparó ni atacó a nadie, cierto, pero entonces ¿por qué entró armado y vestido así a un Walmart sabiendo lo que acababa de ocurrir en El Paso?

Simple: Para intimidar.

Otra persona (muy similar al anterior: joven, anglo) fue detenido a las afueras de Casa Carmelita, un centro comunitario de ayuda para inmigrantes hispanos en el mismo El Paso.

Estaba sentado en su camioneta afuera del centro, portando un arma de fuego cargada, municiones, un cuchillo, y con guantes de hule en sus manos, y un “polvo”.

El tipo fue liberado, porque la Policía “no encontró motivo” para detenerlo.

???!!!

¿Me imagino que era porque era anglo y blanco?

¿Qué hubiera pasado si hubiera sido de raza negra o hispano?

El sujeto dijo que no hacía nada malo. Que sí, que estaba armado pero que era “su derecho”. Que el polvo era un “suplemento de proteína”.

Y que llevaba guantes porque “estaba comiendo tunas”.

???!!!

Su camioneta está tapizada de pósters y letreros pro-Trump.

Incluso lleva un póster que retrata a Donald Trump vestido de Rambo, y con un lanzacohetes en la mano.

OK, quizá sí es inocente, pero igual al caso anterior: ¿qué demonios estaba haciendo afuera de un centro comunitario para inmigrantes, en una camioneta abiertamente pro-Trump, y armado con cuchillos y pistolas?

La misma respuesta: Intimidando.

Cierto, los ”copycats” todavía no llegan a nada grave. Quizá porque han sido detenidos.

Pero la intimidación también es una forma de agresión y racismo.

Lo peor es que la retórica racista y antiinmigrante —que ha azuzado esta violencia entre los envalentonados racistas— apenas comienza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario