martes, julio 30, 2019

No sé de qué se sorprenden: AMLO siempre ha sido terco, tozudo y mesiánico.

La imagen puede contener: 2 personas, textoSegún se dice, Steve Jobs, el fundador de Apple, dijo una vez: “No tiene sentido contratar a gente inteligete para decirles qué hacer; contratamos a gente inteligente para que ellos nos digan a nosotros qué hacer”.

Eso es lo que precisamente mucha gente que votó (y hasta alguna que no votó) por el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador esperaba: no estaban seguros de su experiencia económica, pero le dieron el beneficio de la duda porque se había rodeado de expertos en la materia.

¿Valió la pena?

Parece que no.

Según dicen algunos de sus excolaboradores, como el ex secretario de Hacienda Carlos Urzúa, AMLO tiene su propia agenda mesiánica y no escucha consejos de sus expertos.

Sus decisiones son por inspiración propia, por motivos electoreros, y no acepta que lo contradigan.

???

De verdad que no entiendo de qué se sorprenden: AMLO ha sido así SIEMPRE, desde que comenzó a postularse para la presidencia.

El Dr. Urzúa es una persona muy inteligente. Sabía de sobra esta personalidad de López Obrador desde hacía años, y aun así creyó que iba a poder hacerle sugerencias y que le escucharían.

LOL y ja ja ja...

Lo menos que se puede decir del Dr. Urzúa es que pecó de “inocente” (aunque en mi rancho se le diría de otra forma menos amable).

Lo mismo va para los nueve funcionarios de alto rango que hasta ahora han renunciado al gabinete de AMLO, tras apenas siete meses de gobierno.

Son personas inteligentes. Conocían a AMLO. Sabían cómo era.

De ellos fue la culpa.

Vaya, hasta yo mismo que soy un pobre diablo, ni soy ninguna lumbrera como los funcionarios del gabinete, ya me había dado cuenta de cómo era AMLO desde hace AÑOS. No se necesita ser un genio para verlo. Hay innumerables reportes, noticias, anécdotas, entrevistas confirmando y reconfirmando sus actitudes.

¿O qué, ya nadie se acuerda de los tropecientos mil bloqueos, protestas, y marchas azuzadas por López Obrador?

Buscaba enfrentamiento, buscaba sangre, buscaba presionar y “hacer su voluntad aquí en la tierra como en el cielo”.

Además de todas esas frases de “rayitos de esperanza,” el “cállate chachalaca”, el “al diablo las instituciones”, etc.

Y por si aún no se convence, ¿qué tal su ridícula autoproclamación como “presidente legítimo de México” en el Zócalo, tras ser electo a mano alzada por sus incondicionales, y con todo y su bandita presidencial de tres pesos?

Todas estas acciones más que confirmaron y reconfirmaron su tozudez y mesianismo al más puro y rancio estilo priísta de los 1970s (que es la escuela de AMLO, para qué ir más lejos o buscarle tres pies al gato).

En serio, yo no sé de qué se sorprenden ahora dándose golpes de pecho con el “pero es que nunca me imaginé”.

Por favor...

Me acordé de la famosa prueba del pato:

“Si se ve como un pato, si nada como un pato, si grazna como un pato, entonces probablemente... ¡sea un pato!”.

Como reza el dicho: No hay peor ciego que el que no quiere ver...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario