jueves, junio 27, 2019

Gringos chillones, ignorantes de su historia, e hipócritas

Y dale con lo mismo.

He de confesar que, conforme me hago más viejo, he ido perdiendo  la paciencia con los gringos ignorantes, chillones e hipócritas que salen con la misma perorata cuando se habla de la inmigración (indocumentada o no) a Estados Unidos.

Conste, no todos son así: conozco gringos que son excelentes personas, inteligentes, humanos, compasivos, y amables que también se avergüezan de sus compatriotas ignorantes, como también hay mexicanos ignorantes.

El último ejemplo fue a propósito del fallecimiento de un hombre salvadoreño de 24 años quien se ahogó con su hija de apenas 1 año de nacida al intentar cruzar el río Bravo rumbo a Estados Unidos, y cuya foto se publicó en todo el mundo.

Un usuario de Facebook (quien no se merece que lo nombre) hizo este estúpido comentario:

"Quizá si esta gente se hubiera quedado en su casa y hubiera luchado por sus países podrían rivalizar la grandeza que ES AMÉRICA (refiriéndose a "Estados Unidos"). Pero no, mira toda la mierda gratis que los demócratas les están dando... Sólo por su voto. Ahí es donde reside la vergüenza".

Mi respuesta:

"Y ¿por qué tus ancestros no se quedaron en Europa o de donde vinieron para luchar por sus países? Claro que no, en vez de ello decidieron venir a América (Estados Unidos) y gracias a ellos ahora tú eres un ciudadano americano, chillando porque otros vienen aquí".

En los más de veinte años que llevo viviendo en Estados Unidos, me he encontrado montones de estos gringos chillones e hipócritas que siempre salen con la misma cantaleta:

* ¿Por qué los inmigrantes no se quedan en sus países y los arreglan?

* ¿Por qué no se levantan en armas y luchan contra sus gobiernos?

* ¿Por qué no se ponen las pilas y trabajan para sacar de la pobreza a sus países?

Y mil etcéteras.

Antes me quedaba callado. Ahora me vale, y varias veces les he respondido en diversos tonos algo similar a lo que ya respondí arriba:

--Claro, tus ancestros se quedaron en Irlanda, o en Italia, o en Rusia, o en Inglaterra, o donde sea, y lucharon contra la tiranía, la pobreza y la miseria en que los tenían hundidos sus señores feudales, y compusieron a sus países, ¿verdad?

Los dejo sonreír y asentir satisfechos. Luego, espero un segundo y rectifico, clavándoles la estocada:

--¡Ah, no, perdón! Se me olvidaba que tus ancestros NO se quedaron en Irlanda, ni en Italia, ni en Rusia, ni en Inglaterra para luchar contra a tiranía, la pobreza o la miseria en que sus señores feudales los tenían hundidos.

--En cambio, TUS ancestros ABANDONARON sus países y prefirieron venir a Estados Unidos a comenzar una nueva vida... Y GRACIAS a esto, tú tienes el privlegio de llenarte la boca criticando a otros inmigrantes por no hacer EXACTAMENTE lo mismo que tus abuelos, bisabuelos, o tataratabuelos NUNCA se atrevieron a hacer ellos mismos!

Para entonces, esas personas ya están con los ojos pelones, o simplemente ya se han dado la vuelta.

Y es verdad. Es muy fácil decir lo que otras personas deben hacer, sin estar en sus zapatos.

Estos inmigrantes centroamericanos y mexicanos (como los ancestros europeos de los racistas antiinmigrantes de hoy en día) no son revolucionarios, ni héroes, ni siquiera tienen estudios o la fuerza para luchar.

Son gente sencilla, del pueblo, que sólo busca sobrevivir y sacar a sus familias adelante.

Igual que siempre lo han hecho las clases pobres de todas las razas y de todos los países desde que el mundo es mundo

Los ciudadanos estadounidenses descendientes de irlandeses, italianos, ingleses, rusos, alemanes que emigraron a Estados Unidos en los siglos 18, 19 y 20, no ven a los refugiados centroamericanos como iguales. Los ven como "otros", como "distintos". No son "como nosotros". No son como "mis ancestros".

Son estupideces.

En los siglos 18, 19 y 20, los campesinos de Irlanda, Italia, Rusia y Alemania estaban al mismo nivel o incluso peor que los campesinos centroamericanos de hoy en día, agobiados por la miseria, el hambre, las guerras, la delincuencia y quién sabe qué más.

Ese padre y esa niña salvadoreños son irlandeses, son italianos, son judíos, son rusos, son alemanes también.

Basta abrir un libro de historia para darse cuenta que esos inmigrantes del pasado estaban considerados igual o peor que los inmigrantes centroamericanos de hoy en día. Irlanda, Alemania, Italia, Grecia, Rusia eran los "países de mierda" de entonces, como dijera una vez el propio Donald Trump.

--Sí, pero MIS ancestros llegaron LEGALMENTE-- es otra frase socorrida.

Mentira. En aquellos siglos no había inmigración legal o ilegal, cualquiera se podía montar en un barco y llegar a Estados Unidos y listo.

La misma frontera con Canadá y hasta la de México estaba a duras penas medio "vigilada" y los propios agentes de la Migra ofrecían tarjetas "verdes" de residente permanente como si fueran dulces. Pocos mexicanos las aceptaban: --No, ¿para qué? Yo no quiero quedarme en Estados Unidos-- le decían al agente --, sólo quiero pasar a comprar unas cosas y me regreso a México.

Tampoco es cierto el mito de que los de antes eran "mejores" inmigrates que los de hoy en día, que se "asimilaban", que "aprendían inglés" y que acataban las leyes.

¿Ya nadie se acuerda que los ciudadanos estadounidenses de entonces veían a los inmigrantes del sur y del este de Europa con desconfianza, desdén y hasta odio?

¿Que los calificaban casi como animales incivilizados, y los dibujaban hasta como simios en los periódicos, como ocurría con los irlandeses?

¿Que había letreros en lugares públicos donde no se aceptaban a irlandeses ni italianos?

¿Que el propio Benjamín Franklin se quejó de que los inmigrantes alemanes no eran de raza "blanca" y que nunca iban a aprender a hablar inglés ni a convertirse en "auténticos" estadounidenses?

¿Que los ridiculizaban por sus acentos, por sus ghettos, por sus periódicos en sus idiomas?

¿Que acusaban a los italianos de mafiosos y hasta de terroristas anarquistas? ¿A los irlandeses de gánsters y pendencieros? ¿A las irlandesas de tontas? ¿A los judíos rusos de miserables, de robar trabajos a los ciudadanos nativos, y hasta de enclenques?

Y ahora, los descendientes de esos inmigrantes de "paises de mierda" de los siglos 17, 18, y 19 se atreven a criticar a otros países porque se atreven a inmigrar a Estados Unidos hoy en día buscando mejorar la vida de sus familias, exactamente igual que hicieron sus ancestros.

Hipócritas e ignorantes de la historia de su propio país, es lo que son.

Ah, y encima de todo, chillones...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario