jueves, junio 27, 2019

Gringos chillones, ignorantes de su historia, e hipócritas

Y dale con lo mismo.

He de confesar que, conforme me hago más viejo, he ido perdiendo  la paciencia con los gringos ignorantes, chillones e hipócritas que salen con la misma perorata cuando se habla de la inmigración (indocumentada o no) a Estados Unidos.

Conste, no todos son así: conozco gringos que son excelentes personas, inteligentes, humanos, compasivos, y amables que también se avergüezan de sus compatriotas ignorantes, como también hay mexicanos ignorantes.

El último ejemplo fue a propósito del fallecimiento de un hombre salvadoreño de 24 años quien se ahogó con su hija de apenas 1 año de nacida al intentar cruzar el río Bravo rumbo a Estados Unidos, y cuya foto se publicó en todo el mundo.

Un usuario de Facebook (quien no se merece que lo nombre) hizo este estúpido comentario:

"Quizá si esta gente se hubiera quedado en su casa y hubiera luchado por sus países podrían rivalizar la grandeza que ES AMÉRICA (refiriéndose a "Estados Unidos"). Pero no, mira toda la mierda gratis que los demócratas les están dando... Sólo por su voto. Ahí es donde reside la vergüenza".

Mi respuesta:

"Y ¿por qué tus ancestros no se quedaron en Europa o de donde vinieron para luchar por sus países? Claro que no, en vez de ello decidieron venir a América (Estados Unidos) y gracias a ellos ahora tú eres un ciudadano americano, chillando porque otros vienen aquí".

En los más de veinte años que llevo viviendo en Estados Unidos, me he encontrado montones de estos gringos chillones e hipócritas que siempre salen con la misma cantaleta:

* ¿Por qué los inmigrantes no se quedan en sus países y los arreglan?

* ¿Por qué no se levantan en armas y luchan contra sus gobiernos?

* ¿Por qué no se ponen las pilas y trabajan para sacar de la pobreza a sus países?

Y mil etcéteras.

Antes me quedaba callado. Ahora me vale, y varias veces les he respondido en diversos tonos algo similar a lo que ya respondí arriba:

--Claro, tus ancestros se quedaron en Irlanda, o en Italia, o en Rusia, o en Inglaterra, o donde sea, y lucharon contra la tiranía, la pobreza y la miseria en que los tenían hundidos sus señores feudales, y compusieron a sus países, ¿verdad?

Los dejo sonreír y asentir satisfechos. Luego, espero un segundo y rectifico, clavándoles la estocada:

--¡Ah, no, perdón! Se me olvidaba que tus ancestros NO se quedaron en Irlanda, ni en Italia, ni en Rusia, ni en Inglaterra para luchar contra a tiranía, la pobreza o la miseria en que sus señores feudales los tenían hundidos.

--En cambio, TUS ancestros ABANDONARON sus países y prefirieron venir a Estados Unidos a comenzar una nueva vida... Y GRACIAS a esto, tú tienes el privlegio de llenarte la boca criticando a otros inmigrantes por no hacer EXACTAMENTE lo mismo que tus abuelos, bisabuelos, o tataratabuelos NUNCA se atrevieron a hacer ellos mismos!

Para entonces, esas personas ya están con los ojos pelones, o simplemente ya se han dado la vuelta.

Y es verdad. Es muy fácil decir lo que otras personas deben hacer, sin estar en sus zapatos.

Estos inmigrantes centroamericanos y mexicanos (como los ancestros europeos de los racistas antiinmigrantes de hoy en día) no son revolucionarios, ni héroes, ni siquiera tienen estudios o la fuerza para luchar.

Son gente sencilla, del pueblo, que sólo busca sobrevivir y sacar a sus familias adelante.

Igual que siempre lo han hecho las clases pobres de todas las razas y de todos los países desde que el mundo es mundo

Los ciudadanos estadounidenses descendientes de irlandeses, italianos, ingleses, rusos, alemanes que emigraron a Estados Unidos en los siglos 18, 19 y 20, no ven a los refugiados centroamericanos como iguales. Los ven como "otros", como "distintos". No son "como nosotros". No son como "mis ancestros".

Son estupideces.

En los siglos 18, 19 y 20, los campesinos de Irlanda, Italia, Rusia y Alemania estaban al mismo nivel o incluso peor que los campesinos centroamericanos de hoy en día, agobiados por la miseria, el hambre, las guerras, la delincuencia y quién sabe qué más.

Ese padre y esa niña salvadoreños son irlandeses, son italianos, son judíos, son rusos, son alemanes también.

Basta abrir un libro de historia para darse cuenta que esos inmigrantes del pasado estaban considerados igual o peor que los inmigrantes centroamericanos de hoy en día. Irlanda, Alemania, Italia, Grecia, Rusia eran los "países de mierda" de entonces, como dijera una vez el propio Donald Trump.

--Sí, pero MIS ancestros llegaron LEGALMENTE-- es otra frase socorrida.

Mentira. En aquellos siglos no había inmigración legal o ilegal, cualquiera se podía montar en un barco y llegar a Estados Unidos y listo.

La misma frontera con Canadá y hasta la de México estaba a duras penas medio "vigilada" y los propios agentes de la Migra ofrecían tarjetas "verdes" de residente permanente como si fueran dulces. Pocos mexicanos las aceptaban: --No, ¿para qué? Yo no quiero quedarme en Estados Unidos-- le decían al agente --, sólo quiero pasar a comprar unas cosas y me regreso a México.

Tampoco es cierto el mito de que los de antes eran "mejores" inmigrates que los de hoy en día, que se "asimilaban", que "aprendían inglés" y que acataban las leyes.

¿Ya nadie se acuerda que los ciudadanos estadounidenses de entonces veían a los inmigrantes del sur y del este de Europa con desconfianza, desdén y hasta odio?

¿Que los calificaban casi como animales incivilizados, y los dibujaban hasta como simios en los periódicos, como ocurría con los irlandeses?

¿Que había letreros en lugares públicos donde no se aceptaban a irlandeses ni italianos?

¿Que el propio Benjamín Franklin se quejó de que los inmigrantes alemanes no eran de raza "blanca" y que nunca iban a aprender a hablar inglés ni a convertirse en "auténticos" estadounidenses?

¿Que los ridiculizaban por sus acentos, por sus ghettos, por sus periódicos en sus idiomas?

¿Que acusaban a los italianos de mafiosos y hasta de terroristas anarquistas? ¿A los irlandeses de gánsters y pendencieros? ¿A las irlandesas de tontas? ¿A los judíos rusos de miserables, de robar trabajos a los ciudadanos nativos, y hasta de enclenques?

Y ahora, los descendientes de esos inmigrantes de "paises de mierda" de los siglos 17, 18, y 19 se atreven a criticar a otros países porque se atreven a inmigrar a Estados Unidos hoy en día buscando mejorar la vida de sus familias, exactamente igual que hicieron sus ancestros.

Hipócritas e ignorantes de la historia de su propio país, es lo que son.

Ah, y encima de todo, chillones...

jueves, junio 20, 2019

Reparten a inmigrantes tarjetas con sus derechos en EEUU: ¿Buena o mala idea para los centroamericanos en México?


El Centro de Recursos Legales para Inmigrantes (ILRC), una organización sin fines de lucro para la defensa de los derechos humanos en Estados Unidos, está repartiendo esta tarjeta para llevar en la cartera, donde aparecen impresos los derechos que los inmigrantes tienen en caso de ser detenidos por agentes de Inmigración.

En Estados Unidos, incluso los indocumentados, tienen derechos constituconales. Lo malo es que muchos no lo saben, y por supuesto que los agentes de inmigración nunca se los van a decir.

De un lado de la tarjeta aparecen estos derechos impresos en varios idiomas, incluso español.



Del otro lado, aparece un texto inglés para que los inmigrantes se le muestren al agente (traducción mía):

No deseo hablar con usted, responder sus preguntas o firmar o darle ningún documento basado en mis derechos de la 5a. Enmienda  bajo la Consitución de los Estados Unidos.
No le doy permiso de entrar a mi casa basado en mis derechos de la 4a. Enmienda bajo la Constitución de Estados Unidos, a menos que usted me muestre una orden de cateo, firmada por un juez o magistrado con mi nombre en ella y que usted deslice por debajo de mi puerta. 
No le doy permiso de revisar ninguna de mis pertenencias basado en mis derechos de la 4a. Enmienda. 
Elijo ejercer mis derechos constitucionales.

Estas tarjetas están disponibles para ciudadanos y no ciudadanos por igual".

Las tarjetas se distribuyen por Internet en https://www.ilrc.org/red-cards y también puede servir incluso para los propios ciudadanos americanos, quienes muchas veces ignoran sus propios derechos.

Y aún así, se cometen abusos...

¿Sería una buena idea hacer algo similar en México, pero entregandoles tarjetas parecidas a los refugiados centroamericanos que cruzan por el país rumbo a EEUU, o quienes quizá se queden definitivamente en México?

miércoles, junio 19, 2019

Centroamericanos, judíos, y ¿campos de concentración en Estados Unidos?



La benjamín congresista del Partido Demócrata de Nueva York y autodenominada "socialista", Alexandria Ocasio-Cortez, causó escándalo entre el Partido Republicano de Estados Unidos.

Sí, otra vez... Qué raro, ¿no?

Ocasio-Cortez (O "El Coco" de los republicanos, pa' más señas) se atrevió a llamar "campos de concentración" a los centros de detención de inmigrantes centroamericanos y mexicanos que el gobierno de Donald Trump mantiene en la frontera con México.

“Los Estados Unidos está operando campos de concentración en nuestra frontera sur, y eso es exactamente lo que son", dijo durante una transmisión de internet en vivo por Instagram el lunes 17 de junio de 2019.

El comentario llegó casi al mismo tiempo en que el presidente Donald Trump anunciara que habría "deportaciones masivas" de indocumentados, previo a iniciar su campaña de reelección en 2020.

"El hecho de que los campos de concentración sean ahora una práctica institucionalizada en 'la tierra de los libres' es extraordinariamente alarmante, y necesitamos hacer algo al respecto," agregó Ocasio-Cortez.

Obviamente, esto hizo que los políticos del Partido Republicano dieran un brinco de indignación y la acusaran de ignorancia y de demeritar las muertes de víctimas judías en la Segunda Guerra Mundial.

"Por favor, háznos a todos un favor y gasta sólo unos pocos minutos aprendiendo sobre la historia real," tuiteó la congresista republicana Liz Cheney. "Seis millones de judíos fueron exterminados en el Holocausto. Estás demeritando su memoria y te estás poniéndo en ridículo con comentarios como éste".

Algo similar tuiteó el senador republicano Rick Scott: "Esto está mal, @AOC (el apodo de Ocasio-Cortez en Twitter). Estas palabras son increíblemente peligrosas y repugnantes que demeritan a las millones de personas asesinadas durante el Holocausto".

Por supuesto, los republicanos pensaron que con esto iban a callar a Ocasio-Cortez... pero les salió el tiro por la culata, porque la congresista no sólo les respondió, sino que reafirmó su opinón de que los centros de detención son de hecho campos de concentración:

"Este gobierno ha establecido campos de concentración en la frontera sur de los Estados Unidos para inmigrantes, donde están siendo tratados con brutalidad bajo condiciones deshumanizantes y donde mueren", escribió en Twitter. "Esto no es una exageración. Es la conclusión de un análisis de expertos".

Siguió dando duro y a la cabeza:

"Para los republicanos chillones que no saben la diferencia: campos de concentración no son lo mismo que campos de extermino", tuiteó. "Campos de concentración significa 'la detención masiva de civiles sin juicio', y esto es exactamente lo que este gobierno está haciendo."

@AOC incluyó un enlace a un artículo de la revista Esquire, donde Andrea Pitzer, periodista autora de un libro sobre la historia de los campos de concentración en el mundo, confirma que los "centros de detención" de la frontera son de hecho campos de concentración similares a los usados por el gobierno de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial para apresar a ciudadanos americanos de origen japonés.

“Tenemos lo que yo llamaría un sistema de campos de concentración, y según la definición en mi libro eso significa detención masiva de civiles sin juicio", escribió Pitzer.

El artículo también incluye la opinión de Waitman Wade Beorn, un historiador sobre el Holocausto y catedrático de la Universidad de Virginia.

"Puede haber campos de concentración sin ser Dachau o Auschwitz", dijo Beorn, refiriéndose a dos campos de extermino de la Alemania Nazi. "Los campos de concentración siempre han sido diseñados en su nivel más básico para separar a un grupo de personas de otro grupo. Usualmente porque el grupo mayoritario, o los creadores del campo, consideran a la gente que ponen en estos lugares como peligrosa o de alguna manera indeseable".

Los centros de detención fueron iniciados por el gobierno de Barack Obama en 2014, pero no se separó a menores de edad de sus padres, como está ocurriendo ahora, sino que se usaron para detener a menores indocumentados que cruzaban la frontera sólos.

Los republicanos no se inmutaron y mantuvieron su postura, acusando a AOC de "profunda ignorancia" por hacer tal comparación.

"Claramente necesito explicar que, en los campos de concentración, la gente es injustamente detenida y confinada. Esto no es lo que está ocurriendo en la frontera", dijo el congresista republicano Dan Crenshaw de Texas. "Los inmigrantes están cruzando ilegalmente nuestra frontera. La mayoría buscan asilo, con lo que su juicio está pendiente, por lo que la definición no se aplica".

El congresista republicano por Arizona, Andy Biggs, también exigió a AOC retractarse, acusando al Partido Demócrata de agravar el problema en la frontera por negarse a aprobar el presupuesto de 4.5 mil millones de dólares que pidió Trump para la frontera (muro incluído).

Pero otras voces se amontonaron en el debate de Twitter a favor de Ocasio-Cortez.

Curiosamente, entre ellos personas de la propia comunidad judía, algunos de los cuales tienen familiares directos que sufrieron en carne propia en los campos de concentración y de exterminio.

"Lean el maldito artículo," tuiteó la rabí Danya Ruttenberg, refiriéndose al reporte de Esquire, "y aprendan la diferencia entre campos de concetración (lo que son los campos del Servicio de Inmigración) y los campos de exterminio".

"Alemania comenzó sus campos de concentración en 1933... Los campos de exterminio comenzaron en 1941... Aún si nunca lleguemos a los campos de exterminio, esta es la realidad ahora", agregó.

Otra tuitera, Bess Kalb, escribió: "Soy judía. El argumento de @AOC es exactamente por lo que decimos 'Que nunca se olvide'. El Holocausto no comenzó con la misma deshumanización, deportación, e internación que vemos hoy. Ustedes (los republicanos) repugnantemente invocan al Holocausto para minimizar el sufrimiento. Vergonzoso."

La rabí Jill Zimmerman tuiteó: "Créanlo, cada judío lo siente a nivel celular cuando escucha 'deportaciones masivas' y 'niños enjaulados'. @AOC tiene razón".

David Nir: "Permítanme decir esto muy claramente como hijo de un sobreviviente del Holocausto. La única disculpa que quiero es de la gente que busca aprovecharse de las falsas acusaciones de antisemitismo contra la izquierda (demócratas) al tiempo que ignoran la muy real amenaza del odio antijudío de la derecha (republicanos)".

Ocasio-Cortez no es la primera en comparar los campos de detención con campos de concentración.

En 2018, hasta la propia directora del Museo Memorial del Holocausto en Oregon, Judy Margles, se atrevió a comparar la separación de niños y padres inmigrantes en la frontera con las prácticas nazis contra los judíos.

"En una conversación reciente con una sobreviviente que fue separada de su familia en los campos (nazis), la sobreviviente calificó a la política de separación de familias del gobierno como 'espantosa inhumanidad' y una 'repetición de la historia'", declaró Margles bajo juramento ante una corte durante una investigación respecto al tema fronterizo.

"Siento una urgente necesidad de alzar la voz, para prevenir la repetición de la historia", añadió.


jueves, junio 13, 2019

"Soy mexicano-norteamericano"...(?)


Yo: "Soy mexicano-norteamericano".

Algunos norteamericanos: "¡No! ¡Deja de ponerte adjetivos étnicos. ¡Estás aislándote a ti mismo y parece que no quieres pertenecer al país! Considérate norteamericano y abandona tu mexicanidad".

Yo: "OK, entonces soy norteamericano".

Otros norteamericanos: "What? No mientas, tú eres mexicano. ¡Nunca vas a ser un norteamericano real!"

Yo: "OK, entonces soy mexicano".

Algunos mexicanos: "Pinche pocho..."

Yo: "OK, entonces soy norteamericano".

Otros mexicanos: "¡Pero si traes el nopal en la frente! ¡Gringo nalgas prietas!"


Yo:  -_-

pinchperiodista.com
twitter.com/pinchperiodista
facebook.com/pinchperiodista









lunes, junio 10, 2019

Trump reelecto ya para 2020? "Thank you, Mexico"?



México quizá haya ayudado a la reelección de Donald Trump, tras el escándalo de las tarifas arancelarias.

Si el presidente Andrés Manuel López Obrador no hubiera hecho caso a las amenazas de las tarifas, y éstas hubieran entrado en efecto, los inmediatamente afectados hubieran sido las empresas americanas que importan productos mexicanos.

Los segundos afectados hubieran sido los propios consumidores americanos, quienes hubieran tenido que soltar más lana para comprar aguacates, cerveza, autopartes, tequila, y otros productos mexicanos sin los cuales parece que no pueden --o quieren-- vivir.

Y si la cosa hubiera escalado y México hubiera respondido como cualquier otro país que se respete--o sea, imponiendo tarifas arancelarias a los productos americanos, o de plano negarse a comprarlos como ya lo ha hecho China--entonces la cosa se hubiera puesto más color de hormiga... para Trump.

Por supuesto, los primeros afectados en caso de que México hubiera impuesto tarifas a productos americanos hubieran sido los consumidores mexicanos.

Pero casi inmediatamente el trancazo también lo hubieran sentido los de por sí ya vapuleados granjeros americanos, que se la han pasando quejándose de las tarifas impuestas a sus productos por China por culpa de Trump, y que éste ha tratado de barrer debajo de la alfombra con subsidios.

Sí, esos "cochinos", "socialistas" e "izquierdistas" subsidios que los conservadores y Trump tanto dicen odiar por ser "dádivas" y "prebendas"...  cuando se otorgan a los pobres, claro, porque cuando les tocan a ellos no tienen empacho en recibirlos con los brazos (y bolsillos) más que abiertos.

Y estos granjeros son, casualmente, uno de los principales bloques de votantes que más acérrimamente apoyan a Donald Trump.

De hecho se puede decir que estos granjeros eligieron a Trump, pues sus votos fueron decisivos en varios estados del centro del país.

Fuera de ellos, nadie en Estados Unidos pelaba las locuras arancelarias de Trump. Hasta los propios congresistas y senadores republicanos, que lo han defendido a capa y espada en todas sus ridiculeces, se opusieron abiertamente a las tarifas contra México.

El apoyo político a Trump en este asunto era nulo.

Nada. Zilch. Zip. Zero, como dirían los americanos.

Incluso en estados súper-ultra-proTrump y procapitalistas como Texas, la oposición era hostil y abierta.

Vamos, si hasta los propios senadores republicanos texanos John Cornyn y Ted Cruz, que se la han pasado cantando loas a Trump pese a las críticas, pusieron el grito en el cielo.

Texas es el estado que más comercia con México, muy por encima incluso de California.

Y Texas también pesa políticamente. Mucho.

Texas cuenta con 38 de los 270 votos electorales que Trump necesita para reelegirse.

Las tarifas contra México hubieran mandado a la lona este apoyo en 2020.

Si el Partido Republicano pierde Texas, es más que posible que tenga que decirle "bye-bye" a  la presidencia de Estados Unidos, quizá por décadas... o incluso para siempre.

De ese tamaño es el apoyo de Texas.

Por esto es más que posible que las mentadas tarifas hubieran durado algunos días, semanas quizá, y era cuestión de tiempo para que Trump hubiera doblado sus de por sí ya minúsculas manitas y retirado las imposiciones... si es que las hubiera aplicado, claro.

Pero no. Gracias a que el gobierno de México le tendió "la mano de amistad", y se apresuró a "entablar un diálogo", le dio a Trump las suficientes municiones retóricas y una vital dosis de oxígeno a su alicaída pataleta, lo que le permitió anunciar con bombo y platillo otra "victoria" política y económica contra el eterno Judas de su campaña: los "bad hombres" de México.

Por supuesto, la mayoría de los electores americanos no le creyeron la mentada victoria, y le están tundiendo como lazo de cochino en los medios y en las redes sociales.

Excepto, claro, los seguidores más recalcitrantes de Trump, ese 40% de los electores americanos que lo seguirían ciegamente a cualquier despeñadero en un chasquido.

Porque, ante ojos de estos incondicionales, Trump se adjudicó una victoria.

Cierto, fue una victoria que nunca existió, a un problema que no había, pero que el mismo Trump se encargó de crear, y que el mismo Trump se encargó de cantar a los cuatro vientos que él "solucionó".

El que el restante 60% de los electores americanos no se traguen el cuento le vale sorbete a Trump. Con el 40% que son sus fieles le basta y sobra para ganar la reelección en 2020.

¿Quizá gracias a la ayuda recibida por México?


pichperiodista@gmail.com
pinchperiodista.com
twitter.com/pinchperiodista
facebook.com/pinchperiodista

martes, junio 04, 2019

Hola, mundo, nos reinventamos: Bienvenido el "Pinch' Periodista"



Hola mundo. Hemos estado fuera de circulación por algún tiempo.

Pero no nos vamos: Evolucionamos.

Desde las Entrañas del Monstruo va a evolucionar hacia otras plataformas, para incluir más temas, no sólo migratorios o de Estados Unidos-México, aunque seguiremos mencionándolos.

Así que les invitamos a seguirnos de ahora en adelante con nuestra nueva "marca":  "Pinch' Periodista".

Que es, casualmente, uno de los motes que más he escuchado referidos a mi persona.

Sobre todo seguido de "...vendido!" o "...chayotero!" o "...prianista!" o todo lo que a usted se le pueda ocurrir.

Así que de tanto escuchar el insulto de "¡Pinch' periodista!", como que le agarré un cariño especial, y lo voy a usar de ahora en adelante como nombre de guerra.

La contracción "Pinch' " en vez de "Pinche" es idea de última hora, para darle cierto "caché", con su apóstrofe fanco-anglosajón y todo.

Tomé como mío este insulto, recordando la famosísima frase del enano Tyrion Lannister de la serie de TV "Juego de Tronos" ("Game of Thrones"), cuando le respondió a Jon Snow al quejarse éste último de que la gente siempre lo insultaba por ser un bastardo:

"Nunca olvides lo que eres. El resto del mundo no lo hará. Llévalo como una armadura y nunca podrá ser utilizado para hacerte daño".

("Never forget what you are. The rest of the world will not. Wear it like armor, and it can never be used to hurt you.")

"Pinch" también tiene un doble sentido: significa "pinchar" en inglés, pero también "un poquito" o "una pizca", o inclusive una crisis.  Me encanta este tipo de juegos de palabras en distintos idiomas.

Hace años, en Florida, un viejo lobo del periodismo americano escuchó atento cuando le conté que ya no hallaba cómo cubrir las noticias de una manera equilibrada y justa, pues recibía muchas críticas de los lectores y hasta de los propios entrevistados.

"La gente conservadora sigue acusándome de ser 'periodista de izquierda', mientras que la gente de izquierda me ataca tachándome de ser un 'periodista de derecha'", le confesé un tanto frustrado.

El viejo periodista me extendió la mano alegremente y me dijo: "¡Felicidades! Eso significa que estás haciendo bien tu trabajo".

No sé si de verdad nuestro trabajo ha sido bueno. Pero al menos lo intentábamos.

Y seguiremos intentándolo.