lunes, diciembre 10, 2018

El fin de la era Trump: ¿Reelección o impugnación?


Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

DALLAS, Texas -- Conforme avanza la investigación por la posible colusión de Rusia con la campaña republicana por supuestamente haber manipulado los resultados de las elecciones del 2016, parece que se van cerrando cada vez más y más los muros alrededor del presidente Donald Trump.

¿Los muros? Algunos expertos legales dirían más bien las rejas penitenciarias.

Ya cayeron varios de sus más cercanos colaboradores: su manager de campaña Paul Manafort, su abogado personal Michael Cohen, entre otros.

Sí, a los que Trump llamó "los mejores y más capaces colaboradores del mundo".

 Y los que no esperan largas sentencias, ya declararon que están cooperando 100% con la investigación, como el director de su campaña presidencial, Michael Flynn.

O como dicen en el argot policial: están soltando toda la sopa.

El resultado es un presidente cada vez más paranoico, que se la pasa soltando insultos y diatribas en Twitter contra la investigación encabezada por el fiscal federal Robert Mueller (casualmente, republicano él, para más señas).

Mueller es un tipo serio y austero que no dice ni pío a los medios, y se la pasa recabando evidencia imparable e impertubablemente, como un Terminator tras su presa, pese a los chillidos y pataletas de Trump y allegados.

¿Cómo acabará la telenovela? Por supuesto, desenlaces pueden haber muchos.

Pero dos de las posibilidades más factibles es que Trump ni llegue al 2020 para reelegirse, y termine impugnado o renuncie a la presidencia.

O también, puede que se reelija, y continúe su mandato en medio de escándalos y más investigaciones.

Hay que recordar que el presidente de Estados Unidos tiene poderes de perdón casi absolutos.

Trump ya perdonó al famoso sheriff de Arizona, Joe Arpaio. Y ha jugado con la idea de "auto-perdonarse" en caso de ser encontrado culpable de cualquier delito.

Pero hay que recordar que los perdones presidenciales sólo tienen efecto a nivel federal, no estatal.

Y todavía quedan las investigaciones similares que llevan los fiscales estatales de Nueva York y Maryland, por supuesta evasión de impuestos estatales contra la Organización Trump y quien resulte responsable (léase: "Donald Trump y familia").

Quizá Trump se reelija. Quizá no lo impugnen, y termine su mandato en el 2024. Los expertos no se ponen de acuerdo si es posible enjuiciar a un presidente en funciones, sobre todo cuando el Partido Republicano controla el Senado y la Suprema Corte de Justicia.

Lo que parece facible es que, al paso que vamos, si Trump es encontrado culpable de algún delito, en cuanto termine su mandato, alguaciles estatales lo pudieran estar esperando a las puertas de la Casa Blanca para llevárselo esposado. O quizá sea completamente exonerado de todo cargo. O quizá resulte algo a medio camino entre ambos.

Obviamente, no tenemos bola de cristal para asegurarlo al 100%.

Veremos, veremos...
www.cesarfernando.com