miércoles, octubre 03, 2012

Post Debate

Pasó el primer debate presidencial de Estados Unidos, entre Barack Obama y Mitt Romney.

Romney sorpendió. Se vio mejor de lo que todos esperaban (republicanos incluso).

Por lo menos ya dejó atrás la retórica extremista de los "tea parties", y se mostró abierto y razonable con temas que son radioactivos para muchos conservadores: las energías alternativas, el Seguro Social, etc.

Vaya, incluso días antes dio un giro de 180 grados respecto a inmigración: ya reconoció que sí va a respetar la orden ejecutiva de Obama para dar documentos a los jóvenes indocumentados, e insinuó que hasta puede buscar una legalización.

 En síntesis, este no es el Romney que eligieron los republicanos en las votaciones primarias.

Se parece más al gobernador moderado que aprobó el seguro médico universal en Massachussets.

Sólo así tendrá una oportunidad en las elecciones: dejando atrás el extremismo de los grupos ultraconservadores.

Aunque ya muchos de ellos están quejándose en Internet de haber sido "traicionados" por Romney, e incluso han llamando a no acudir a las urnas en noviembre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario