jueves, diciembre 31, 2009

2009: El peor año para los hispanos en EE.UU… pero también el mejor

Por César Fernando Zapata

cfzap@yahoo.com


El año 2009 se acabó. Comienza el 2010.


Para los hispanos en Estados Unidos, 2009 fue un año como ninguno.


Para mucha gente, el año que acaba fue uno de los peores, sino es que el peor.


Sufrimos la peor crisis económica de que se tenga memoria, y esto arrastró a muchos países. Millones perdieron sus empleos, sus casas y sus ahorros, y aún no ven salida.


Para los hispanos en especial fue un año durísimo, porque las industrias donde nuestra gente generalmente trabaja fueron las más golpeadas por la recesión: construcción, servicios, agricultura…


Además, la crisis trajo otros efectos inesperados: el racismo parece que está tomando un segundo aire en Estados Unidos, no sólo contra los negros (a pesar, o quizá gracias a la elección de Barack Obama), sino también contra los hispanos.


Porque, en tiempos de crisis, cuando el trabajo escasea, los norteamericanos desempleados tienden a buscar chivos expiatorios. Y éstos siempre acaban siendo los inmigrantes.


Ante esto, miles (¿quizá millones?) de inmigrantes no tuvieron de otra más que regresarse a sus países de origen, a comenzar de nuevo.


Las redadas migratorias aumentaron. O al menos así nos parece, porque el gobierno se empeña en negarlo.


En algunas ciudades los policías se la pasaban multando a conductores hispanos por el “crimen” de hablar en español. Y en otros lugares hasta se aprobaron leyes para negar el alquiler de apartamentos a quien se sospeche que sea inmigrante indocumentado.


La famosa legalización migratoria quedó en lo mismo: promesas. Y quizá así continúe hasta que termine Obama su segundo periodo presidencial… o para siempre.


En síntesis, quizá el peor año para los hispanos.


Pero hay que ser justos: 2009 también vio otras muchas situaciones para los hispanos que jamás habíamos vivido.


Este año el idioma español fue considerado como “saludable” en Estados Unidos por expertos y traductores. Incluso acordaron ya no hablar de un idioma español “en” Estados Unidos, sino de un idioma español “de” Estados Unidos, igual al de España, de México, de Colombia, de Argentina o Perú.


Hubo dos hispanos que surcaron el espacio como plenos astronautas de la NASA, y uno de ellos, José Hernández (hijo de agricultores inmigrantes), hasta “twitteó” en español desde la estación espacial internacional.


En 2009 por primera vez en la historia de este país, una hispana, la jueza de origen puertorriqueño Sonia Sotomayor, fue nombrada a la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos.


La cultura y la comida hispana están cada vez más arraigadas entre los norteamericanos, que ya las sienten como “propias” de Estados Unidos.


Vaya, hasta el más americano de los cantantes “country”, el famosísimo George Strait, se atrevió a hacer un “crossover” en su último disco, y cantó el legendario tema “El Rey” de José Alfredo Jiménez… en español.


Lo dicho: 2009 fue el peor año para los hispanos. Pero también el mejor en muchos aspectos.

Esperemos que el 2010 (con el censo poblacional que verá un aumento del número y peso de los hispanos) pinte mucho, mucho mejor no sólo para nuestra gente, sino para todos.


Feliz Año Nuevo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario