martes, junio 30, 2009

No se puede tener democracia a medias

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

Ningún golpe de estado se justifica, sea de derecha o de izquierda.

En el caso de Honduras, si se quería derrocar al presidente Manuel Zelaya, el Congreso y la Corte de Justicia debieron haber convocado a nuevas elecciones.

El problema es que Zelaya quería reelegirse. Y siguió el ejemplo de Hugo Chávez para cambiar la constitución con un referendo que se sacó de la manga.

No se puede ser demócrata a medias. La democracia incluye el voto de la mayoría, cierto, pero también establece que todos los partidos deben respetar una serie de reglas establecidas con anterioridad. No se pueden cambiar las reglas a mitad del camino por gusto del presidente.

Es como el futbol: No se puede tener un juego serio si el equipo perdedor cambia las reglas al medio tiempo, o cuando acabó el juego. O se aguanta, o se espera a cambiar las reglas para el próximo partido.

Los dictadores latinoamericanos de izquierda y de derecha, como Hugo Chávez de Venezuela y Álvaro Uribe de Colombia, quieren seguir aferrados al poder. Y usan la excusa democrática de unas “elecciones”, dizque porque “el pueblo se los pidió”.

Cierto, el voto de la mayoría es un requisito de la verdadera democracia. Pero también lo es la alternancia presidencial, y el respeto a la decisión del Congreso.

No se puede tener una democracia real si el presidente sólo acepta las reglas que le convienen, y desecha las que no.

Eso parecerá democracia, pero no lo es. Aunque lo canten a los cuatro vientos.

Eso fue precisamente lo que hacían Hitler y Mussolini. (www.cesarfernando.com)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario