martes, abril 07, 2009

¿Y dónde andará el Sueño Americano?

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

Cuando recién comencé a trabajar, hace cerca de 20 años, decidí abrir una cuenta bancaria. Mi primera cuenta.

Tenía 25 años.

Estaba allí en el banco, cuando vi como a otro cliente platicando con el empleado del escritorio de junto. Era un hombre cuarentón, casi calvo y de anteojos. Estaba abriendo una cuenta de cheques.

"Yo soy médico", decía el cliente, "y no sé nada de esto... Por ejemplo, nunca he hecho un cheque en toda mi vida. ¿Cómo se hace?"

No me sorprendí. Yo estaba en las mismas. O peor.

No estoy hablando del México prerrevolucionario, sino del de fines del siglo 20.

De niño siempre veía en las series de televisión y caricaturas cómo las familias norteamericanas tenían una cuenta de cheques. El papá o la mamá de esas familias siempre se tomaban un día a la semana para sentarse en un escritorio, y escribir cheques, como un contador. Y los enviaban por correo.

Para mí, niño mexicano criado en la década de los 1970's, era como ver costumbres de una tribu birmana en un documental de National Geographic.

Porque desde que me acuerdo, en México la gente nunca pagaba nada con cheques. Al menos la gente con la que yo me relacionaba. Y supongo que era (y es) igual aún para la inmensa mayoría de los latinoamericanos.

(Y aunque alguien pagara con cheque, DUDO que alguien los aceptara.)

Mis papás nunca pagaban con cheques. Cuando íbamos de compras, todo se pagaba en efectivo. Los abonos de algo comprado a crédito se pagaban con dinero contante y sonante también. Nadie andaba con cheques ni tarjetas de crédito, eso era para los ricos.

Y eso que nuestra familia era técnicamente clase media (aunque más de una vez lo dudé, sobre todo a principios de los 80's).

Yo tuve mi primera cuenta de cheques hasta que me mudé a Estados Unidos, por necesidad. Porque todo mundo paga todo con cheque.

Otra cosa que me sorprendía: Todas las familias norteamericanas que yo conocía (por la tele, claro), tenían ahorros. Cuando el nene o la nena cumplía 18 años, los papás, orgullosísimos, les extendían un cheque de 10 mil dólares para inscribirse en la universidad. De "su fondo escolar".

¿Qué era eso? ¿Cómo le hacían?

Ahí fue mi primer contacto con la mentalidad anglosajona de la previsión.

Según averigüé muchos años después, en los libros, los historiadores piensan que esta mentalidad se desarrolló en el norte de Europa, donde los inviernos tan devastadores obligbaan a la gente a guardar un poquito de la jauja veraniega para épocas de escasez. Porque esos pueblos sajones y germánicos habían aprendido que no importa cuántas buenas cosechas hayas tenido, la escasez siempre llegará un día.

Esa costumbre la heredaron los peregrinos y los inmigrantes que fundaron Estados Unidos.

Costumbre que, según los libros, contrasta con la mentalidad latina de "Dios proveerá", y "donde comen dos, comen tres".

Como las cigarras de la fábula, los pueblos mediterráneos y del sur de Europa parecía que no se preocupaban por el invierno, porque no lo sufrían. Al menos no como sus primos del norte.

¿Esta mentalidad de "a gozar, a gozar, que el mundo se va a acabar", es la que heredaríamos nosotros, los latinoamericanos?

Para ser justos, no es que no queramos ahorrar. Es que simple y sencillamente no hay de dónde. Los sueldos nunca alcanzan. Con los salarios que se pagan al sur de la frontera no se puede comprar mucho. Sobre todo, cuando los precios están casi iguales que en Estados Unidos.

Pero también hay que aclarar: Cualquier norteamericano le dirá lo mismo. "El sueldo nunca alcanza", "las cosas están todos los días más caras", "los salarios nunca alcanzan a la inflación".

¿Cómo le hacen, entonces para ahorrar?

Yo, desde que llegué a este país hace más de 10 años, nunca he podido ahorrar. Claro, tengo cuenta de cheques, porque aquí todo se paga en cheque o por internet. Pero mi cuenta a duras penas mantiene 200 dólares continuos, los cuales ya sé que se evaporarán a fin de mes cuando entren todos los cobros. Más de una vez esa cuenta se ha quedado en ceros o en -300 dólares (agregando multas y recargos).

No llevo una vida fastuosa. No compro mas que la comida del mes, pago la deuda del carro, gasolina, renta, luz, seguros... y ya. Se acabo. No voy al cine, ni compro ropa ni nada. Ni siquiera tengo tarjetas de crédito.

Mi único capricho era comprar un libro cada dos meses, y ahora ni eso, porque mejor lo saco de la biblioteca, o los compro a 25 centavos en las tiendas de segunda.

Y aún así, nunca he podido ahorrar ni siquiera mil dólares. Mucho menos los 10 mil para pagar la inscripción de mi hijo a la universidad.

¿Cómo le harán los que sí pueden? Trabajando, me dirán. Trabajando duro. Supongo, aunque ello implicará que yo no trabajo duro, lo cual a veces sinceramente dudo. Toda la gente que conozco —amigos, compañeros de trabajo, familia— sufre igual. Y trabajan duro.

Quizá tenga yo que crear una cuenta "Ponzi", para atraer inversionistas de Wall Street. O una pirámide financiera o fundar una religión. O tratar de ser ejecutivo de alguna empresa aseguradora en la que el gobierno invierta miles de millones de dólares para salvar de la quiebra.

Después de todos estos años viviendo "El Sueño Americano", este es uno de los misterios que aún no logro descubrir. (www.cesarfernando.com)

4 comentarios:

  1. Anónimo1:40 p.m.

    Yo pienso que le hacen trabajando duro como usted e invirtiendo inteligentemente en mutual funds, si esto lo hace de forma disciplinada y sin deudas de tarjetas de crédito, poco a poco la magia sucede y con esfuerzo y tiempo alcanzara una suma que le permita pagar la universidad de sus hijos y tener una vejez sin preocupaciones. Le recomiendo mucho el libro Total Money Makeover de Dave Ramsey, ahí encontrara formas reales de llegar a una vida más prospera financieramente hablando y tener más seguridad económica.

    Un saludo desde Chihuahua.
    Jesús.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:05 p.m.

    "Mentalidad latina", a lo mejor lo que lamentablemente describe, es la mentalidad mexicana; de la cual no conozco mucho (aclaro) pero diré que le creo a usted. Hay países que a pesar de hispanos, y claro empobrecidos, la cultura del ahorro,-y hablo de cultura, porque es algo que se construye- el trabajo,es también conocida; sin embargo, supongo que en el glorioso Gigante, estos tienen recompensas más notorias (trabajo e ingresos por ejemplo), la posibilidad de ahorrar y tener la seguridad jurídica y bancaria suficiente como para saber, se dispondrá de dichos ahorros cuando se los necesite, no quiero crear meras excusas, justificar lo injustificable de un sistema estatal que por diversos motivos no responde; nada más es resaltar que por aquí, debajo del mapa la gente también trabaja; no sé exactamente que será eso de "mentalidad latina". Un gran artículo, por cierto.

    ResponderEliminar
  3. Para ser justos, no es que no queramos ahorarr, ¡es que si ahorramos!
    No entiendo cual es la manía de los mexicanos que se van a otro lado en denigrar a su pais de origen. Es como si se sintieran avergonzados de ser mexicanos al ver las diferencias entre ambos paises, y aceptan cualquier explicación que parezca medianamente sensata, pero falsas a fin de cuentas.

    Los primeros sistemas financieros surgieron en el sur de europa. los judios, los templarios crearon bancos. Alrededor de venecia se creó el primer sistema bancario sofisticado. Fue solo cuando holanda e inglaterra se convirtieron en potencias marítimas que el el cenro financiero cambió del sur al norte de europa.

    por cierto que fue felipe ii, creo, quien inició la modernización de la flota inglesa durante el breve periodo que inglaterra perteneció al imperio de los habsburgo (incluia inglaterra, holanda, belgica, el sacro imperio romano germanico, actual alemania; españa, portugal, el sur de italia y la recién descubierta y conquistada nueva españa).

    El ahorro en méxico no se hace a través de bancos. Se hace a través de tandas, cooperativas de ahorro y préstamo (cajas populares), compra de terrenos, autos, animales, etc. Las amas de casa suelen ahorrar los cambios (la morralla) para emergencias.

    En las escuelas primaria publicas, desde hace 30 años o más, cada lunes los niños le dan al maestro cierta cantidad, que varía según lo que el niño quiera dar. Esta cantidad se guarda en un banco o caja popular y al final del año se le regresa al niño el total de sus aportaciones, mas un interes.

    También tenemos muy arraigada la costumbre ( o teníamos) de no pedir a crédito, sino de ir ahorrando para comprar algo que nos hiciera falta o quisieramos.

    En mexico no solemos pedir prestado a menos que nos falte para completar el gasto del mes. Generalmente lo prestamos se hacian entre parientes o amigos, a la palabra y casi sin intereses. El clásico "prestame 200 esos y te los devuelvo la proxima semana".

    Mi abuelo nació en una familia de campesinos tan pobres que sobrevivian de las limas y guayabas que recolectaban de un monte cercano a su casa. Aprendió el oficio de pintor de brocha gorda y otros trabajos menores de fontaneria, albañileria, etc a los 16 años. a los 24 perdió su pierna derecha a la altura del muslo, pero aún así subia las escaleras, se subia alos andamios, trabajaba,se levantaba desde las 5 y dormia a mas tardar a las 10, comia poco. Sacó adelante a su familia de 8 hijos, compró terrenos y algunas casas, construyó casas en los terrenos comprados, repartio algunas casas entre sus hijos, rentó otras, y hasta le financió a uno de mis tios una pequeña fabrica de zapatos. en u vejez no tuvo problemas económicos.

    Por supuesto, todo esto lohizo durante la epoca del milagro mexicano, pero aun asi es todo un ejemplo. por cierto que durante la época del milagro, méxico era lo que es ahora brasil, una potencia emergente. El crecimiento era tal que, según la leyenda, un funcionario del gobierno estadounidense comentó que no necesitaban otro japón al sur de la frontera. Habrá que analizar qué fue lo que hicimos mal después de 1970, pero los mexicanos somos esforzados y ahorrativos, trabajamos duro.

    El año pasado Hillary clinton estuvo de visita por el bajio. Después, al regresar a eeuu, recomendó a los empresarios no invertir en méxico alegando la inseguridad, llegando al extremo de decir que león gto era tan insegura como ciudad juárez. lo cuál es totalmente falso. Con amigos como esos, ¿para qué queremos enemigos?

    ResponderEliminar
  4. "historiadores piensan que esta mentalidad se desarrolló en el norte de Europa, donde los inviernos tan devastadores obligbaan a la gente a guardar un poquito de la jauja veraniega para épocas de escasez. [...] los pueblos mediterráneos y del sur de Europa parecía que no se preocupaban por el invierno, porque no lo sufrían. "

    Esta es una teoria decimononica que tiene mas de mito e ideología que de verdad, y se relaciona con la leyenda negra antiespañola. No es mas que un recurso al llamado "espíritu de los pueblos" atemporal y mítico.

    Si este "espíritu" o cultura fueran verdaderos, estados unidos no se habria metido en la espantosa trampa de deuda en la que está ahora. La sociedad, el gobierno y las empresas, estas si gastaron como si no hubiera un mañana, o mejor dicho, como si siempre hubiera un mañana.

    Lo más irónico es que los paises que sufrieron las crisis de lo 90´s aprendieron la lección e implementaron politicas de equilibrio fiscal. Y los excendentes de capital los colocaron en... bonos del tesoro estadounidense. De tal manera que los países "pobres" financiaron las excentricidades del país mas rico del mundo, en teoría.

    ahora que nfalta ver cuanta inflación sufrirá el dolar o cómo se degradará su deuda después de haber puesto a funcionar la imprenta de billetes a todo vapor. Hay quienes prevén un colapso de eeuu similar al de grecia para mediados o fines de este año. Previa explsion de la deuda europea.

    http://www.leap2020.eu/El-Futuro-de-Estados-Unidos-2012-2016-parte-1-Estados-Unidos-insolvente-e-ingobernable_a9752.html

    Es algo que no deseo que ocurra, tengo muchos amigos y famlia viviendo allá. Habria que ver que puede hacer méxico, y los latinos en eeuu para paliar o evitar esta situación. Como dato curioso, a mexico le ha ido bien a pesar de la crisis interncional. se he llegado a decir que eeuu se ha mantenido en pie, en parte, debido a que su economia está muy unida a la de méxico, y que a méxico le ha ido bien.
    http://www.leap2020.eu/El-Futuro-de-Estados-Unidos-2012-2016-parte-4-Cinco-propuestas-estrategicas-para-modernizar-el-sistema-institucional_a10168.html

    ResponderEliminar