viernes, noviembre 28, 2008

La "Obamamanía" da paso al "Obamamercantilismo"

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida-- Yo sé que este es el país del comercialismo, pero hay cada cosa que a veces me deja perplejo.

Por ejemplo, el comercialismo de la "obamamanía". O más bien, "obamamercantilismo".

Veo en comerciales de TV que venden todo tipo de artículos con la efigie o el nombre del presidente electo Barack Obama, como si se tratara de una nueva marca comercial.

(Que de hecho lo es, así manejó su campaña el propio presidente electo.)

Uno solamente debe entrar a sitios de internet de ventas como amazon.com o ebay.com para ver toda la cantidad de objetos y hasta "mementos" que se venden.

Y no se trata solamente de pósters, camisetas, calcomanías o botones de metal, como cualquiera pensaría. Para nada.

Hay de todo: Desde juguetes (o perdón, "figuras de acción") de Obama, hasta máscaras, cómics, carteles de tamaño natural y vaya usted a saber qué más.

Una empresa anuncia con fervor una "oferta única" de un platito conmemorativo de Obama (claro, "edición limitada de colección"), al módico precio de $19.95.

("Incluye un Certificado de Autenticidad. ¡Llame ya, mientras dura la oferta!" )

El triunfo de Obama es histórico, nadie quiere quitarle su mérito. Pero no deja de ser curioso pensar si esta euforia hubiera ocurrido en caso de haber ganado John McCain.

(Un pobre tipo decía que todavía estaba tratando de deshacerse de 5,000 botones de campaña que guardó de recuerdo de la última elección de George W. Bush, y nadie los quiere "ni regalados".)

La obamamanía al menos permitió a los moribundos periódicos un respirito. Por primera vez en muchos años, los medios impresos han podido vender miles de dólares en ejemplares.

El periódico donde trabajo hasta sacó una "Extra", una edición especial (claro, conmemorativa y de colección) al día siguiente de las elecciones. Y los vendió como pan caliente.

Eso, aparte de la edición real del día, donde se reportaba el triunfo de Obama. Ambos números se agotaron.

La gente se arrebataba esos periódicos en la calle. Y cuando los tenía en su poder, los trataba con pincitas: Los meten en bolsas preservadoras, libres de ácido y esperan volverse multimillonarios en el futuro cuando vendan esa edición a ávidos coleccionistas deseosos de pagar "lo que sea".

El problema es que... TODOS los periódicos hicieron lo mismo. Sacaron sus "Ediciones Conmemorativas Limitadas" (por cupuesto, "limitadas" significa que dejaron de imprimir ejemplares hasta que las rotativas se cansaron) y los clientes corrieron a comprarlas.

Hasta en internet se vendieron. Por ejemplo, en ebay.com, venden un ejemplar del USA Today sobre la victoria de Obama a ¡300 dólares!

(Eso sí, le descuentan los gastos de envío.)

Supongo que dos de cada tres habitantes de este país está convencido de que se convertirá en el próximo Bill Gates gracias al pedazo de papel impreso con la cara de Obama.

Un experto en antigüedades comentó al periódico Chicago Tribune que, con todo el dolor de su corazón, tuvo que decirle a su padre que los periódicos sobre el asesinato de John F. Kennedy que su abuelo había guardado con tanto celo durante 45 años no valían mucho más de lo que había pagado por ellos en 1963.

Pero eso no les importa a los coleccionistas. Empresas han recibido pedidos de la "obamamercadería" hasta de Francia, la India, y China.

Eso, sin contar las ventas de los libros escritos por el propio Obama, que ya son "best-sellers".

El triunfo de Obama sí es histórico.

Pero para los "emprendedores" es un gran negocio. Y también para uno que otro "vivales". (www.cesarfernando.com)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario