lunes, noviembre 17, 2008

"La Estrellita"

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida -- Cuando era joven, mi mamá instaló una pequeña papelería, allá por la década de los ochentas.

"La Estrellita", se llamaba.

Había clientela. El problema es que los principales clientes éramos nosotros.

Eso sí, mi mamá impuso una regla muy clara: Si vas a llevarte aunque sea un lápiz del negocio, págalo. Y la cumplíamos religiosamente con la orden.

Bueno, yo sí, al menos. Ingenuo de mí.

Pero, ¿de dónde creen que nosotros, los hijos de la dueña, íbamos a sacar el dinero para "pagar" nuestras mercancías "adquiridas" de "La Estrellita"?

Pos de mi mamá, por supuesto. Ninguno de nosotros trabajábamos (Si descontamos, claro, el trabajo que hacíamos atendiendo la papelería, por el que mi mamá tampoco nos pagaba, por cierto).

A veces, para comprar algo, mi mamá simplemente tomaba dinero de la misma papelería. Nos lo daba... y nosotros terminábamos devolviéndolo tras llevanos cualquier cosa de los anaqueles.

Una vez, un hermano mío me hizo una pregunta: "¿Qué son las divisas?"

Yo acababa de entrar a la preparatoria y tenía mis primeras clases rudimentarias de economía, así que ya más o menos sabía algo.

El problema es que mi capacidad de elocuencia nunca fue muy potente que digamos.

Así, en medio de un remolino de terminajos incomprensibles, y viendo la cara en blanco de mi hermano, por fin y sin saber cómo, le solté casi a gritos: "Divisas es lo que necesitamos para que la papelería progrese: Que entre dinero de fuera, no que ganemos el mismo dinero que nosotros gastamos".

Muy simplista la explicación, pero en retrospectiva me doy cuenta que fue un golpe de brillantez de mi quinceañera cabecita.

Me acordé de la anécdota al ver la situación que está pasando con la industria petrolera en México, y la "reforma" que traía del chongo a legisladores (unos en favor, otros en contra).

(Por supuesto, ni "La Estrellita" es Pemex, ni los cuadernos Polito o los lápices Mirado que vendíamos en la papelería son la mezcla de crudo mexicano... Pero aunque en diferentes escalas, las bases económicas son las mismas.)

Todos los países del mundo (hasta los ultracomunistas Cuba y Corea del Norte) permiten inversiones extranjeras en la extracción de petróleo de sus subsuelos.

Todos, menos México.

Yo no tengo nada contra ninguna ideología, ni de izquierda ni de derecha. Mi filosofía es simple y mercenaria: Pruébalo, si no funciona, cámbialo. Punto.

Siempre he dicho que podemos tomar lo bueno del socialismo (que lo tiene, al menos en teoría), con lo positivo del capitalismo (que también lo tiene, igual al menos en teoría).

¿Para qué perder el tiempo recordándole al vecino los defectos de cada sistema, que todos ya conocemos?

Si Rusia metió la pata con el socialismo, bueno, fue su problema. Nosotros no somos Rusia. No significa que tengamos que cometer sus mismos errores.

Si Estados Unidos ha metido la pata con el capitalismo (como ahora, con la crisis económica causada por el "dejar hacer, dejar pasar" de la administración Bush), eso no significa que cualquier país de América Latina tenga que cometer los mismos errores. No somos Estados Unidos, ni queremos serlo.

Bueno, sí queremos serlo, pero en lo positivo, no en lo negativo. Igual, nos convendría copiar lo positivo que tenga Rusia, Cuba, Chile o Singapur.

(¿Quién quiere copiarle los barros y las espinillas a la gente guapa?)

¿Porqué no lo pensamos así? ¿O qué, es que no podemos copiar sólo lo bueno? ¿Tan poca fe tenemos en nosotros mismos?

El miedo que tienen algunos legisladores y sus partidos es a "fallar". A que la decisión termine por "hundir al país", o "vender lo nuestro", a "los buitres del dinero".

Puede ser. Puede pasar. Pero si pasa, se cambia.

Las fallas son imposibles de evitar. Más aún, son hasta necesarias, son como un termómetro que nos puede decir pa' dónde virar la nave.

Se corrigen y a otra cosa.

Pero esto se debe hacer sin dogmas, ni ideología. Hay que ser prácticos. Usar lo que nos sirva, tirar el lastre.

Hay que copiar lo bueno.

¿Estaremos faltos de originalidad si copiamos? ¿Faltos de idiosincracia propia? Quizá.

Pero, ¿quién tiene originalidad e idiosincracia propia? Todos los países y culturas son una mezcolanza de ideas, copias e influencias. Es un darwinismo histórico, una mezcla de montones de genes de todos lados, que por azar dan como resultado engendros horrendos, pero también ideas novedosas y quizá mejores que los genes originales.

En México, la papelería "La Estrellita" que es el petróleo, se está cayendo a pedazos, porque no queremos que se metan "extraños" a "quitarnos lo que con tanto trabajo nos costó". Y nos aferramos a los lápices, borradores y cuadernos.

No se nos ocurre que esos cuadernos, lápices y borradores están para venderse (¿qué caso tiene que nosotros mismos los compremos, con el mismo dinero? ).

Además, las condiciones y el precio lo imponemos nosotros. Al que no le guste, que se vaya a otra parte, a nadie se le va a obligar a comprar.

Y aún así, sobrarán compradores dispuestos a aceptar nuestras condiciones y nuestro precio...

... Claro, si es que de verdad queremos que nuestra tienda venda. (www.cesarfernando.com)

1 comentario:

  1. No es igual la situación. El petróleo si se vende afuera y si entran divisas por su venta. El problema con pemex es como si en la papeleria su amá tomara todo el dinero que entra en caja, lo gasta en la casa, y luego pide prestado para volver a surtir. Por mejores ventas que tenga, si no guarda lo minimo ndispensable de las ventas para volver a surtir, quebrarán.

    ResponderEliminar