viernes, julio 25, 2008

La crisis nos tocó: El hacha nos cayó encima al fin

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida -- Bueno, al fin ocurrió. Después de tanto anunciar cierres y despidos en el periódico, ahora le tocó el cierre y despidos… al propio periódico.

Dicen que la recesión económica es cuando tu vecino pierde su trabajo, y que la depresión económica es cuando el que pierde el trabajo eres tú.

Bueno, ahora parece que de verdad Florida está pasando por una verdadera depresión. Porque el periódico donde trabajaba lo cerraron.

Irónicamente, en un momento en que los únicos periódicos que están creciendo en Estados Unidos son los comunitarios, los semanarios y los hispanos, aquí la cosa está tan dura que precisamente cerraron un periódico que era comunitario, semanario y aparte, hispano, GACETA TROPICAL.

Los recortes no fueron solamente aquí. El semanario dependía de un periódico en inglés, The News-Press, de Fort Myers, que también debió despedir a casi 30 personas de todos los departamentos. Incluídos los entrañables amigos que componían el personal que hacía el periódico en español.

Por fortuna, a un servidor no le tocó hacha. Tuve la oportunidad de que me reubicaran dentro del periódico en inglés, cubriendo noticias locales para la versión de internet, y además mantener vivo y actualizado el sitio web de GACETA, gacetatropical.com.

Adaptarse o morir.

Lo que no deja de ser irónico es que esto ocurre en periódicos de todo Estados Unidos. Donde quiera andan recortando personal. Me enteré que en diarios tan venerables como Los Angeles Times, Chicago Tribune, y el Orlando Sentinel el hacha va a caer.

Y es que la gente ya no está leyendo periódicos en inglés, sobre todo los jóvenes ¿Para qué, si la mayoría de la información la pueden encontrar en la tele y el internet?

Yo siempre he dicho que los periódicos no van a desaparecer. Pero se van a tener que adaptar.

Y uno de los cambios que van a tener que aprender, es reducirse de tamaño. Los diarios norteamericanos crecieron monstruosamente, hasta volverse goliats que competían con multinacionales.

Hoy, el modelo económico ha quedado rebasado por la inmediatez, multimedia y “modernidad” del internet.

La noticia en papel no desaparecerá, pero se deberá enfocar a un segmento definido del público. En lugar de tener un periódico enorme, de veinte secciones (desde noticias internacionales hasta jardinería), ya se ha propuesto que se “quiebren” en periódicos chiquitos y quizá hasta semanales: Uno de deportes, uno de autos, uno de comics y crucigramas, y hasta alguno dirigido a los hispanos.

¿Y qué pasará con las secciones de internacional, nacional y editorial? Quizá sobrevivan, pero como “portadas”, con pequeños resúmenes de lo que cualquier persona podrá encontrar “online”.

Algunos periódicos o publicaciones no desaparecerán, claro. Pero según análisis de varios estudios que se encuentran en internet, se va a dar el caso de ciudades grandes de Estados Unidos que se quedarán sin periódico diario local. Ciudades como San Francisco y quizá hasta Los Ángeles son los principales candidatos.

Quienes trabajamos en periódicos de alguna manera estamos acostumbrados a estos vaivenes. A mí me han tocado varios, desde que comencé en el negocio. En cada periódico en que he trabajado, me ha tocado despedir gente, desafortunadamente. Por eso, entiendo el dilema en que se encuentran los editores en casos como éste. Contra sus deseos, deben acatar las decisión gerencial, no periodística.

No deja de ser terrible de todas formas.

Lo que de verdad lamento es que la empresa pierda la oportunidad de aprovechar el mercado en español de esta área, sobre todo después de haber pasado tantos años cultivándolo.

No me preocupo por la comunidad hispana, porque sé que alguien vendrá a cubrir ese nicho. Es un país libre, es normal, va a ocurrir. Lo lamentable es que serán ellos los que cosechen lo trabajado por nosotros,

Pero en fin, cosas de la libre empresa.

La crisis ha pegado durísimo en Florida. Quizá no nos habíamos dado cuenta qué tanto. Hasta que nos tocó.

Esperamos que no se empeore, aunque según los datos del Banco de la Reserva Federal, esto apenas comienza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario