sábado, junio 07, 2008

El "delito" de manejar siendo hispano

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida -- En algunas ciudades de Estados Unidos parece que hay un nuevo "delito" que puede acarrear detenciones de conductores y hasta cárcel.

No, no es conducir en estado inconveniente. Bueno, sí, pero este estado "inconveniente" no es alcoholizado ni drogado.

El "delito" es conducir en estado... hispano.

Varios casos se han dado a últimas fechas en el Condado Collier (con cabecera en la ciudad de Naples) en Florida, de agentes del sheriff que aparentemente detienen a conductores que tienen cara de inmigrantes. Sobre todo mexicanos y centroamericanos.

Sin motivo aparente, detienen sus autos y les piden licencia de manejo. Como si supieran que no traen.

Cuando el conductor no puede mostrar el documentos (porque en Florida, como en muchos estados del país, para tener licencia se necesitan documentos migratorios), el oficial lo multa o le decomisa el vehículo. Hay casos en los que el inmigrante ha ido a la cárcel.

El problema es que estos inmigrantes afirman que los detuvieron no por cometer infracciones, sino simplemente porque el oficial les vio cara de inmigrantes.

(Lo cual, según la ley, está prohibido. Es racismo. El término oficial en inglés es "profiling".)

Yo he recibido varias denuncias de este tipo. Ya publiqué por lo menos un caso, el del mexicano Juan Francisco Ramírez, a quien el 4 de abril un oficial del sheriff de Collier detuvo al manejar en Naples.

¿Su delito? La placa de su auto iba cubierta con un plástico transparente. Nada más.

El plástico no bloqueaba los números de la placa, como nosotros lo pudimos comprobar al ver el auto. Hasta fotos le tomamos y las publicamos el 18 de abril. Los números se veían claramente.

El chistecito le costó al Sr. Ramírez casi 500 dólares y una detención. Mas molestias, porque la empresa de grúas se negaba a devolverle el vehículo por no tener licencia.

El pasado jueves 29 de mayo, el Sr. Víctor Valdés, representante de la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC), organización defensora de los derechos civiles de inmigrantes, citó a una rueda de prensa en el Centro Comunitario de Golden Gate en Naples para denunciar que él también ha recibido varias quejas de conductores inmigrantes detenidos sin motivo aparente por oficiales del sheriff.

Valdés mismo tuvo que interceder por el Sr. Ramírez para que le devolvieran su auto. Pero también dio a conocer otros casos de inmigrantes que sufrieron detenciones similares, como los señores Santos Jacinto Cortez, y Eugenio Aldeuzar. Ambos fueron detenidos cuando conducían sin cometer infracciones aparentes, según Valdés.

"El sheriff de Collier, Don Hunter, ha dicho en repetidas ocasiones que no tolerará esta clase de detenciones injustificadas, pero no es cierto, siguen ocurriendo", dijo Valdés. "No son todos los oficiales, pero hay unos cuantos que sí detienen a conductores que se ven inmigrantes".

Pidió a los inmigrantes que hayan sufrido este tipo de detenciones que se comuniquen con él, al teléfono 239-537-1032 (en Naples, Florida), para iniciar una investigación. "Hasta ahora sabemos de tres casos. Estamos seguros que hay más", dijo.

Aclaró que no busca defender a infractores. "Si alguien viola una ley que lo detengan y lo infraccionen. Pero que no lo paren por parecer extranjero", exigió.

En 2006, unos 32 millones de personas en Estados Unidos han sido víctimas de esta clase de racismo de parte de policías, según Aministía Internacional, citada por el Centro de Alternativas Políticas. (www.stateaction.org).

Un reporte del Departamento de Justicia de Estados Unidos (citado por el Centro) encontró que los policías detuvieron al 22 por ciento de los conductores de raza negra y al 17 por ciento de los hispanos. En contraste, sólo el 8 por ciento de los conductores anglosajones fueron detenidos.

Nosotros tratamos de comunicarnos con la Oficina del Sheriff del Condado Collier para pedir su punto de vista, sobre todo en el caso de la detención del Sr. Ramírez.

Envié varios e-mails a los departamentos de Prensa y de Asuntos Minoritarios del Sheriff de Collier.

Después de rebotarse mis mensajes entre varios funcionarios, como si fuera una "papa caliente", al fin una vocera, Jamie Mosbach me llamó prometiendo enviarme su declaración "oficial".

Yo, por supuesto, le creí. Eso fue el 14 de abril.

El 30 de abril le volví a enviar un correo, diciéndole que estaba esperando la declaración al respecto.

...Y todavía sigo esperando. (www.cesarfernando.com)

1 comentario:

  1. Pues que triste que este tipo de situaciones pululen a lo largo y ancho de la tierra de los libres y el hogar de los valientes.
    Yo tuve una experiencia similar hace un par de años en Texas... de hecho, aprovecho esta oportunidad para hacerme publicidad descarada"
    http://anibaldiazgonzalez.blogspot.com/2006/12/consejos-para-manejar-policas-que-lo.html.

    Saludos Don Fernando, siga adelante con el buen trabajo

    Aníbal

    ResponderEliminar