jueves, junio 26, 2008

¿Esta preparado EEUU para tener un presidente negro?


DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO


Por César Fernando Zapata

cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida -- ¿Está preparado Estados Unidos para tener un presidente de raza negra?

Esta es una pregunta que mucha gente se hace en estos días, con la inminente nominación de Barack Obama como candidato demócrata a la presidencia.

Lo interesante y curioso, es que mucha de la gente que se hace esta pregunta ni siquiera vive en Estados Unidos.

Algunos amigos y conocidos mexicanos me han hecho esa pregunta, entre sorprendidos y escépticos. Y no falta alguien que haya comentado en foros de internet o de periódicos que "Obama nunca llegará a ser presidente", porque "los poderes fácticos no lo dejarán".

Acto seguido, comienzan a detallar conspiraciones, planes secretos y pactos "en altos niveles". Según ellos, los norteamericanos no quieren tener un presidente negro.

(Irónicamente, para estos "expertos", ni todas las encuestas, ni la mayoría de las elecciones primarias o los millones de votos ganados por Obama tienen validez. Para ellos es simple: Todo esto es una "pantalla". Los gringos no quieren un presidente de raza negra. Punto.)

La política racista que tuvo Estados Unidos durante casi toda su historia la sigue arrastrando hoy en día, más de 200 años después de terminada la Guerra Civil, y a 50 años de iniciada la lucha por los derechos civiles. A pesar de todos los esfuerzos, leyes y sanciones que existen.

Es una imagen injusta. En todo el mundo, quizá no haya otro gobierno tan preocupado y estricto contra el racismo como el de Estados Unidos.

Pero la mala fama se le quedó. Al menos fuera de sus fronteras.

Por eso, es comprensible la duda que tiene la gente de otros países ante lo que ven como inconcebible: Que un miembro de la hasta hace poco raza esclavizada, logre ser electo comandante supremo de sus ex amos.

Cierto, en Estados Unidos sigue habiendo racismo y extremismo. Hay grupos que no quieren a nadie, mucho menos a los negros. Pero igual pasa en otros países.

Y como en otros países, estos grupos son minoría, o se trata de individuos aislados. Cuando se trata de grupos conocidos o notables, son despreciados como parias, como le ha pasado al famoso Ku Klux Klan, cuyos miembros son tachados de locos y retrógrados.

Esto no es motivo por el que Estados Unidos no esté lo suficientemente maduro para elegir su primer presidente negro. Países mucho más racistas que Estados Unidos, como Sudáfrica lo han logrado, ¿se acuerda usted? Hasta hace muy poco tiempo, el gobierno de Sudáfrica apoyaba y fomentaba el sistema racista del "apartheid". Pocos años después, eligió a su primer presidente negro, Nelson Mandela.

Claro, hubo refunfuños y hasta protestas de los grupos racistas. Pero ni se asesinó a Mandela, ni hubo un "complot" para derrocarlo. Mandela tuvo su presidencia, y hasta fue criticado. Como a cualquier político.

Sudáfrica sigue allí, entera como siempre, y mejor que nunca, ya que dejó de ser considerada el país paria del mundo. Hasta la invitan a las Olimpiadas.

¿Porqué entonces Estados Unidos, con su enorme diversidad de razas, orígenes e ideas, no puede estar preparado para tener un presidente negro?

Algunos comentaristas de extrema derecha, como Rush Limbaugh, ya están poniendo el grito en el cielo. Porque afirman que una posible elección de Obama como presidente no significará el fin del racismo en Estados Unidos, sino al contrario, el aumento.

"Porque hoy cuando alguien se opone a una política propuesta por el presidente, no pasa nada. Uno puede criticar. Pero si alguien se atreviera a oponerse a una ley propuesta por el presidente Obama, de inmediato lo acusarán de racista", se quejó Limbaugh.

En contraste, algunos miembros de la propia comunidad negra se quejan de que Obama no es "suficientemente negro". Y citan como ejemplo el hecho de que su padre nunca fue esclavo ni descendiente de esclavos. Se trató en cambio de un profesor universitario nacido y criado en África, que nunca vivió en los ghettos de Chicago o Nueva York, ni sufrió la discriminación.

(Eso, sin mencionar que los abuelos y madre de Obama son de raza blanca y clase acomodada. En este sentido, el precandidato demócrata vivió una vida de niño rico, alejado de los barrios y la duras experiencias por las que pasan la mayoría de los niños afroamericanos.)

Pero pese a todos estos detalles, yo creo que Estados Unidos sí está preparado para tener un presidente no solo negro, sino católico, judío, y hasta mormón.

Pero aclaremos: Los Estados Unidos, con toda su diversidad y apertura, no son 100% tolerantes a todo. Hay un detalle que nunca aceptarían en su presidente: Ser musulmán.

Por eso, los antecedentes musulmanes de Obama (que él se esfuerza en todo momento por esconder o miniminar) son lo único que le causará verdaderos problemas en el futuro.

Que Alá nos agarre confesados. (www.cesarfernando.com)

sábado, junio 21, 2008

Que suba, que suba, que suba el precio de la gasolina...

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida -- En Estados Unidos todo mundo está chillando por culpa de los altos precios de la gasolina.

Ayer, le llené el tanque a mi carrito coreano de cuatro cilindros. Costo total: 40 dolaritos.

Apenas hace un par de años llenaba el tanque con menos de la mitad. Y se me hace como si fuera ayer cuando lo llenaba con apenas 10 dólares.

Eran los tiempos de las vacas gordas (O de las carteras gordas).

Hoy, veo en los periódicos y los sitios de internet de medios en Estados Unidos cómo la gente se queja, protesta, grita, maldice a Bush, a Arabia Saudita, a Exxon-Mobil, a Hugo Chávez y a quién no, porque cada vez que le echa "gas" a su Hummer tiene que pagar 100, 200 ó 300 dólares.

Y cómo exigen y aplauden que se permita la perforación de más pozos petroleros en el Golfo de México, en Alaska y hasta en Irak, con tal de "enseñarles una lección" a los "antiamericanos" de la OPEP.

Yo, en este caso, soy de la minoría. No sólo no me interesa que el precio de la gasolina aumente (aunque me duela el codo cada vez que voy a la gasolinería o al súper), sino que hasta lo aplaudo. Me alegra, me da gusto, me regocijo.

No, no estoy loco (o al menos no creo... Todavía). Mi actitud tiene mucho de sensatez.

Porque actualmente Estados Unidos y la mayoría de los países industrializados ya tienen la tecnología para crear fuentes de energía más confiables y duraderas que quemar cadáveres fosilizados de animales prehistóricos.

Yo sé que la gente se queja de que los autos híbridos y solares no tienen la tecnología suficiente para reemplazar a los motores a gasolina. Pero ¿no será porque se ha retrasado demasiado su desarrollo? ¿Qué hubiera pasado si hubieran comenzado a desarrollar esa tecnología hace 20, 30 años?

Pero no. Debido a que las fábricas de automóviles no veían "interés" ni "mercado" para vehículos híbridos y solares (o porque la gasolina era muy barata entonces, o por la fuerza cabildera de las coroporaciones petroleras) no se le dio énfasis a esta tecnología. Aunque los primeros automóviles que surgieron, allá a principios del siglo XX, eran eléctricos, se optó por usar motores a gasolina. Y hoy en día, cien años después, vemos el resultado.

Por eso, era necesaria una sacudida para que los gringos y los japoneses se despertaran, se dejaran de antiguallas y pasaran a la siguiente generación de motores.

No porque sean "conscientes" de proteger al medio ambiente, ni porque tengan "visión" del futuro.

No, simplemente porque a sus clientes les pegaron donde más duele: El bolsillo.

Y por eso me alegro. (www.cesarfernando.com)

miércoles, junio 18, 2008

"¡Extra! Inocente niña americana mata a tiros a perversos mexicanos ilegales" (Mejor cuéntenme una de vaqueros)

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida — Patricia Harrington era una inocente niña de 11 años, a quien sus padres habían dejado sóla de momento en su casa en el poblado de Butte, Montana, el pasado noviembre de 2007.

Pero Patricia no estuvo sola por mucho tiempo. Dos inmigrantes indocumentados decidieron invadir la casa... y quizá hacerle daño a la niña.

Lo que los “malvados ilegales” no sabían es “que Patricia había sido campeona de tiro desde los nueve años”.

Cuando los dos hombres — identificados como Ralphel Resindez, de 23 años, y Enrico Garza, de 26— intentaron invadir la casa por la puerta delantera, Patricia corrió a la habitación de su padre y tomó una escopeta calibre 12.

La niña le disparó casi a bocajarro a Resindez, quien cayó con herida fatal en el abdomen.
Garza recibió un balazo en el hombro izquierdo, y trastabilló hacia la calle donde murió desangrado.

Más tarde, se supo que Resindez iba armado con una pistola calibre 45 que se robó de otra casa que invadió. El ocupante de esa casa, David Burien, de 50 años, murió acuchillado en el pecho.

Esta historia no es mía. La transcribí casi palabra por palabra del inglés de varios sitios de internet donde circula.

“Una niña de 11 años, adecuadamente entrenada, defendió su hogar y a ella misma contra dos inmigrantes ilegales asesinos... y gana. Sigue viva”, declaró triunfante el usuario identificado como “Outdoors”, que puso la historia en los foros del sitio de internet del periódico The News-Press de Fort Myers, que publica el periódico GACETA TROPICAL donde un servidor es editor.

“Llamar a un extranjero ilegal un ‘inmigrante indocumentado’ es como llamar a un narcotraficante un ‘farmacéutico sin licencia’ ”, agregó el usuario.

La historia puso de plácemes a los extremistas. ¿Qué mejor anécdota puede haber, que la de una niña inocente (y “típicamente americana”, conste, no de raza negra ni hispana ni asiática), armada con una escopeta, que salva su vida y su casa contra dos delincuentes que, además, son inmigrantes “ilegales” y (¡peor!) latinos?

Esto reafirmaba las convicciones de los antiinmigrantes: Hay que sacar a los ilegales a tiros.

Pero hay un pequeñísimo problema: Toda esta historia es... totalmente falsa. Nunca existió ninguna Patricia Harrington, ni invasión a su casa por “perversos” inmigrantes “ilegales”, a los que mató a balazo limpio.

El propio periódico de Butte, The Montana Standard, se ha cansado de publicar en su website que todo fue una mentira. Y aún así, le siguen llamando por teléfono los fanáticos de las armas y los “Americanos Reales” para saber más.

“Eso nunca ocurrió”, dijo el sheriff de Butte, John Walsh, al reportero John Grant Emeigh del Montana Standard, según su sitio de internet.

¿Para qué entonces menciono la historia, si todo fue un invento?

Bueno, porque no falta algún ignorante que quiera “reafirmar” sus argumentos contra los inmigrantes usando historias como esta.

En la guerra de las mentiras, hay que estar preparados para en caso de que alguien nos salga con “pruebas” como ésta. Lo cual ocurre seguido.

A ellos, habrá ahora que responderles: Mejor cuéntame una de vaqueros... (www.cesarfernando.com)

sábado, junio 07, 2008

El "delito" de manejar siendo hispano

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida -- En algunas ciudades de Estados Unidos parece que hay un nuevo "delito" que puede acarrear detenciones de conductores y hasta cárcel.

No, no es conducir en estado inconveniente. Bueno, sí, pero este estado "inconveniente" no es alcoholizado ni drogado.

El "delito" es conducir en estado... hispano.

Varios casos se han dado a últimas fechas en el Condado Collier (con cabecera en la ciudad de Naples) en Florida, de agentes del sheriff que aparentemente detienen a conductores que tienen cara de inmigrantes. Sobre todo mexicanos y centroamericanos.

Sin motivo aparente, detienen sus autos y les piden licencia de manejo. Como si supieran que no traen.

Cuando el conductor no puede mostrar el documentos (porque en Florida, como en muchos estados del país, para tener licencia se necesitan documentos migratorios), el oficial lo multa o le decomisa el vehículo. Hay casos en los que el inmigrante ha ido a la cárcel.

El problema es que estos inmigrantes afirman que los detuvieron no por cometer infracciones, sino simplemente porque el oficial les vio cara de inmigrantes.

(Lo cual, según la ley, está prohibido. Es racismo. El término oficial en inglés es "profiling".)

Yo he recibido varias denuncias de este tipo. Ya publiqué por lo menos un caso, el del mexicano Juan Francisco Ramírez, a quien el 4 de abril un oficial del sheriff de Collier detuvo al manejar en Naples.

¿Su delito? La placa de su auto iba cubierta con un plástico transparente. Nada más.

El plástico no bloqueaba los números de la placa, como nosotros lo pudimos comprobar al ver el auto. Hasta fotos le tomamos y las publicamos el 18 de abril. Los números se veían claramente.

El chistecito le costó al Sr. Ramírez casi 500 dólares y una detención. Mas molestias, porque la empresa de grúas se negaba a devolverle el vehículo por no tener licencia.

El pasado jueves 29 de mayo, el Sr. Víctor Valdés, representante de la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC), organización defensora de los derechos civiles de inmigrantes, citó a una rueda de prensa en el Centro Comunitario de Golden Gate en Naples para denunciar que él también ha recibido varias quejas de conductores inmigrantes detenidos sin motivo aparente por oficiales del sheriff.

Valdés mismo tuvo que interceder por el Sr. Ramírez para que le devolvieran su auto. Pero también dio a conocer otros casos de inmigrantes que sufrieron detenciones similares, como los señores Santos Jacinto Cortez, y Eugenio Aldeuzar. Ambos fueron detenidos cuando conducían sin cometer infracciones aparentes, según Valdés.

"El sheriff de Collier, Don Hunter, ha dicho en repetidas ocasiones que no tolerará esta clase de detenciones injustificadas, pero no es cierto, siguen ocurriendo", dijo Valdés. "No son todos los oficiales, pero hay unos cuantos que sí detienen a conductores que se ven inmigrantes".

Pidió a los inmigrantes que hayan sufrido este tipo de detenciones que se comuniquen con él, al teléfono 239-537-1032 (en Naples, Florida), para iniciar una investigación. "Hasta ahora sabemos de tres casos. Estamos seguros que hay más", dijo.

Aclaró que no busca defender a infractores. "Si alguien viola una ley que lo detengan y lo infraccionen. Pero que no lo paren por parecer extranjero", exigió.

En 2006, unos 32 millones de personas en Estados Unidos han sido víctimas de esta clase de racismo de parte de policías, según Aministía Internacional, citada por el Centro de Alternativas Políticas. (www.stateaction.org).

Un reporte del Departamento de Justicia de Estados Unidos (citado por el Centro) encontró que los policías detuvieron al 22 por ciento de los conductores de raza negra y al 17 por ciento de los hispanos. En contraste, sólo el 8 por ciento de los conductores anglosajones fueron detenidos.

Nosotros tratamos de comunicarnos con la Oficina del Sheriff del Condado Collier para pedir su punto de vista, sobre todo en el caso de la detención del Sr. Ramírez.

Envié varios e-mails a los departamentos de Prensa y de Asuntos Minoritarios del Sheriff de Collier.

Después de rebotarse mis mensajes entre varios funcionarios, como si fuera una "papa caliente", al fin una vocera, Jamie Mosbach me llamó prometiendo enviarme su declaración "oficial".

Yo, por supuesto, le creí. Eso fue el 14 de abril.

El 30 de abril le volví a enviar un correo, diciéndole que estaba esperando la declaración al respecto.

...Y todavía sigo esperando. (www.cesarfernando.com)

martes, junio 03, 2008

Desengáñese: Estados Unidos no es para todos

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata
cfzap@yahoo.com

FORT MYERS, Florida-- El mexicano Héctor Salinas explicó la razón que lo impulsó a emigrar: Escaso salario, que no le alcanzaba ni siquiera "para pagar el alquiler", mucho menos para sostener a su familia.

Por eso, mejor decidió hacer las maletas y emigrar.

¿A dónde se fue el inmigrante mexicano? ¿A qué ciudad o estado de Estados Unidos? ¿A Texas? ¿A Florida?

Pues no: Héctor decidió emigrar a México... desde Estados Unidos.

Había estado trabajando años en Florida, pero al final se dio cuenta que no conseguía progresar.

Su historia (que se publicó días atrás en el periódico The Miami Herald) se repite cada vez más en varias partes de Estados Unidos.

Ya no solamente es la psicosis de ser detenido por el Servicio de Inmigración, o las trabas legales que les imponen a los inmigrantes a trabajar las causas de que muchos "paisanos" se regresen: También es la falta de dinero, aunque no lo crea.

Y es que con la crisis económica que está padeciendo Estados Unidos en la industria de la construcción, los primeros afectados son los inmigrantes, que dependen de esos empleos.

¿Dejar Estados Unidos, la "Tierra de las Oportunidades"? ¿Regresarse a América Latina, de donde salieron precisamente buscando esas oportunidades?

Suena ilógico. Sobre todo porque diariamente, miles de latinoamericanos están haciendo las maletas e iniciando el viaje rumbo al norte. Legal o ilegalmente.

Pero a muchos de los inmigrantes que planean emigrar a Estados Unidos se les escapa una verdad: "El Sueño Americano" no es para todos.

Más bien, Estados Unidos no es para todos, contra lo que nos hagan creer los medios y algunos "paisanos" presumidos.

A veces son razones sencillas las que llevan a los inmigrantes a regresarse a sus países, como el simple hecho de que no "se hallaron" en Estados Unidos.

Y esto no es necesariamente malo. Simplemente, cada persona tiene distintas aspiraciones, gustos y disgustos. Y Estados Unidos, como cualquier país, tiene puntos positivos, pero también muchos puntos negativos, que no todos sobrellevamos igual.

(Supongo que igual pasará a algunos inmigrantes que no se adaptan a vivir en México, Francia o Canadá, pese a las bondades de cada país)

Por ejemplo, algunos inconvenientes de la vida en Estados Unidos, a los que los inmigrantes latinoamericanos debemos adaptarnos son el ritmo de vida, las distancias enormes, las excesivas regulaciones, la histeria antiterrotista, la mojigateria e intolerancia oficial, la cultura del consumo material, la falta de seguridad médica y la falta de estabilidad sindical. Entre muchas otras peores, como la falta de documentos (o la enorme dificultad para conseguirlos).

Cosas que a veces tomamos con una garantía en América Latina, aquí nomás no existen.

(Olvídese de tener problemas con los "gringos". La inmensa mayoría de los inmigrantes poco se rozan con los anglosajones, y viven en cambio en una "burbuja" compuesta por "paisanos". Y la mayoría de los problemas que tienen o los episodios de discriminación que sufren son causados por otros "paisanos", desafortunadamente.)

Cierto, hay inmigrantes a los que no les importan esos inconvenientes, al contrario: Los consideran alicientes para progresar, e incluso prosperan y florecen en Estados Unidos, pese a las limitantes. O quizá precisamente gracias a ellos.

Pero también he conocido gente que se marcha deprimida de regreso a sus países de origen, decepcionada porque Estados Unidos no era lo que ellos se imaginaban, ni lo que les contaron sus amigos "paisanos".

Se sienten fracasados, derrotados por no haber podido "hacerla" aquí.

Bueno, no debería de ser así. Quizá ellos no están hechos para Estados Unidos. O Estados Unidos no está hecho para ellos. Puede ocurrir.

Quizá no deben buscar el "Sueño Americano", sino "El Sueño Ruso", o "El Sueño Brasileño", o "El Sueño Chino".

O tal vez deberían tratar de "reencontrar" "El Sueño Mexicano", o "El Sueño Salvadoreño", o "El Sueño Colombiano".

Por lo menos, se dan cuenta de que "El Sueño Americano" no es para ellos. Y eso ya es ganancia. (www.cesarfernando.com)