sábado, febrero 23, 2008

Los niños inmigrantes no comen ni visten igual que los niños americanos, a ojos del Tío Sam

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata


FORT MYERS, Florida — Tuve mi primer encuentro con la ceguera del gobierno de Estados Unidos al poco tiempo de haber emigrado legalmente a este país.

Pero el Tío Sam no sólo sufre de ceguera, sino también de estupidez burocrática.

Yo llegué con visa de trabajo, la famosa (y despreciada) H1-B. Esta visa permite al portador trabajar por 3 años, renovables por 3 más, legalmente en Estados Unidos.

Pero la visa también incluye una visa extra, la H4, para el cónyuge y los hijos del trabajador.

Sólo el trabajador tiene permiso de obtener número de seguro social, indispensable para ganar dinero en Estados Unidos.

Bueno, pues llegando el mes de abril siguiente, vi como todos mis amigos y familiares que ya tenían muchos años como inmigrantes cobraban sus jugosos reembolsos de impuestos.

El IRS (el Servicio de Recaudación de Impuestos) otorga créditos a las familias contribuyentes por cada hijo que tengan, y reembolsan la diferencia cada año.

Casi todas las familias que conocía esperaban con ansias el mes de abril como si fuera Navidad, para declarar y recibir el reembolso. Muchos usaban el dinero para el enganche de algún carro, o una casa.

Como yo tenía un hijo, y éramos legales, supuse que me tocaría algún reembolso. Unos 2 mil ó 3 mil dolaritos, de perdido. Nada mal.

Así pues, llegando abril muy contento fui a llenar mi declaración de impuestos para recibir mi añorado reembolso.

Pero mi contador me paró en seco:

"No calificas para reembolso, porque tu hijo no tiene número de Seguro Social", me aclaró. "Tienes que ir al Seguro Social a pedirlo".

Bueno, pues qué remedio, me dije. Fui a la Oficina del Seguro Social en Dallas, y allí una amable (pero firme) empleada me dijo: "¿Para qué necesita Seguro Social? La gente con visa H4 no califica para recibir número de Seguro Social".

En cambio, me dieron un Número de Identificación Personal para Impuestos (el famoso ITIN, por sus siglas en inglés). Ese es el número que el IRS otorga a la gente que no tiene Seguro Social, generalmente indocumentados.

Pero también gente con visa, como la H4. Como mi familia.

Pues me perdí de mi famoso reembolso, porque para el gobierno de Estados Unidos, los niños con ITIN no califican para reembolso. Y eso me pasó por casi ocho años, hasta que logramos recibir la residencia permanente y sacar números de Seguro Social para mi esposa y mi hijo.

¿Y mis reembolsos pasados? Bien gracias. El Tío Sam se los embolsó.

Y eso a pesar de que yo pagaba religiosamente mis impuestos. A pesar de que la ley aclara que los contribuyentes con hijos tienen derecho a recibir el reembolso.

Igual pasa con millones de otros hijos de inmigrantes sin Seguro Social, que trabajan y pagan impuestos... y el gobierno se embolsa lo que les toca.

La mayoría son indocumentados, es cierto, pero muchos otros tienen visa, o trámite de residencia pendiente.

¿A qué viene esto? Porque me acordé del asunto luego de escribir semanas atrás sobre los cheques de “estímulo fiscal” que el gobierno de Estados Unidos enviará a las familias este año para impulsar la economía.

Según el acuerdo, firmado por el Congreso, el Senado y el presidente George W. Bush, se enviarán cheques de hasta 600 dólares por persona, ó 1,200 por pareja, para las familias que ganen entre 3 mil y hasta 150 mil dólares al año.

Las familias con hijos recibirán 300 dólares extra, por cada uno de ellos, sin límite.

El gobierno usará como referencia las declaraciones de impuestos del año 2007 para ver cuánto le tocará recibir a cada quien.

Los cheques comenzarán a llegar a partir de mayo, y el gobierno espera que la gente los gaste y así estimule la alicaída economía, y evite una recesión.

Tras la publicación de la columna, recibí un par de llamadas de lectores inmigrantes que me hacían esta pregunta: ¿Y la gente que no tiene papeles, también recibirá esos cheques?

El estímulo tiene como objetivo ayudar a los contribuyentes que ya pagan impuestos. Pero muchos indocumentados de hecho ya pagan impuestos desde hace años, usando el ITIN en lugar del Seguro Social.

Entonces, si pagan impuestos, lo lógico es que estos inmigrantes también reciban su cheque de estímulo fiscal, ¿verdad?

Desafortunadamente, no.

El sitio de internet del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) aclara que sólo las personas con número de Seguro Social válido podrán recibir esos cheques.

El IRS dice, textualmente:

“Los contribuyentes deben tener un Número de Seguro Social válido para calificar para el pago de estímulo económico. Si es una pareja casada declarando juntos, ambos contribuyentes deben tener un Número de Seguro Social válido. Y, los niños deben tener Número de Seguro Social válido para ser elegibles como niños calificados”.

Sobre el ITIN, el IRS aclara:

“Los contribuyentes que presentan sus declaraciones usando un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN) emitido por el IRS, o cualquier número emitido por el IRS no califican. Tampoco son elegibles los individuos que pueden ser reclamados como dependientes en la declaración de otra persona, o contribuyentes que presentan el Formulario 1040-NR, 1040-PR o 1040-SS”.

¿Le suena a usted injusto esto? Claro: Porque lo es.

Pero desafortunadamente, la regla es muy clara: No Seguro Social, no cheque de estímulo.

Parecería que a ojos del gobierno de Estados Unidos, los niños con ITIN o visa no comen ni visten igual que los niños residentes o ciudadanos.

Ah, pero eso sí: Sus padres (aunque no tengan número de Seguro Social) sí tienen que pagar impuestos como si fueran ciudadanos americanos.

Y hasta más.

"DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO" EN AMAZON.COM

Un "Gol": ¡Ya estamos en Amazon.com!

El libro "Desde las Entrañas del Monstruo" ya está a la venta en el sitio de internet Amazon.com.

Se trata del primer volumen de recopilación de las columnas escritas desde 2002 de un servidor, y publicadas por periódicos de México y Estados Unidos, y en este sitio de internet.

Puede adquirirlo por la "módica" cantidad de $19.95 (más gastos de envío), y leer las columnas en tinta y papel, y dejar así de echarse a perder sus ojos ante la pantalla de la computadora.

Esperemos que sea el primero de muchos. Obviamente, se lo recomendamos.
cfzap@yahoo.com
www.cesarfernando.com

5 comentarios:

  1. Anónimo9:52 p.m.

    Te felicito por tu compendio de articulos. Yo ordenare mi copia de Amazon seguro que lo disfrutare. Te deseo mucho exito y claro, no debe ser el ultimo. Continua describiendo las aventuras de los inmigrantes en este pais. Saludos: Sergio

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:19 a.m.

    Mi querido amigo felicitaciones por su libro espero todavia este en existencia cuando desature mis tarjetas de crédito para tener lo que me falta pues tengo en mi pc desde el 25 de junio de 2004 el próximo Benito Juarez no sera presidente de México sino de Estados Unidos. Espero se encuentre bien supongo que ya su correo no lo lee tanto como antes pues mis últimos mails no tuvieron respuesta aunque me imagino que es por su exceso de trabajo con sus nuevas responsabilidades. Mis mejores deseos para usted y los suyos. Su amigo hidrocalido Juan Francisco Márquez como diria Catón el más fiel de sus cuatro lectores que yo se que en ambos casos somos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por sus amables palabras, y por apuntarse para comprar el libro.

    Mi intención es publicar todas las columnas en libro, o las que se puedan. Esperemos que funcione.

    Confieso que no siempre puedo responder todos los correos, pero al menos trato de mantenerme en contacto con los lectores por medio del blog. Mil disculpas.

    Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:52 p.m.

    César, muchas felicidades por tu libro. Lo acabo de comprar hace unos minutos. Lo leeré en seguida y espero ser el primero en darte un "review" que espero sirva de algo.
    La mejor de las suertes.
    Angel M. Dallas.

    ResponderEliminar
  5. Angel, un gusto saber de ti de nuevo. Y muchas gracias por comprar el libro, de verdad.

    (Ya somos dos!)

    Y como siempre, un saludo a mi Metroplex querido, del que lo único que no extraño es el espantoso frío, el hielo y la nieve!

    ResponderEliminar