sábado, febrero 09, 2008

El famoso "Súper Martes" no fue tan súper...

Resultó que el famoso "Súper Martes" no fue tan súper.

Al menos para los precandidatos del Partido Demócrata, Hillary Clinton y Barack Obama.

Normalmente, en años anteriores, la nominación del candidato final ya se "telegrafiaba" para el Súper Martes, cuando más de 20 estados tienen sus elecciones primarias.

Pero esta campaña tiene todo, menos normalidad.

Mientras el Partido Republicano cierra filas alrededor del único candidato viable que queda, el senador John McCain, en el lado demócrata Clinton y Obama se repartieron estados como si fueran pedazos de un pastel que nunca se acaba.

Cierto, Clinton logró más delegados que Obama en las pasadas elecciones. Según el tablero electrónico de la cadena CNN, Hillary lleva 840 delegados a la Convencion Demócrata, más 193 "súper delegados", para un total de 1,033.

Obama cuenta con 831 delegados y 106 "súper delegados", para un total 937.

(Los "Súper Delegados" son miembros destacados del partido, como ex presidentes, senadores y otros pesos completos, cuyos votos actúan como "comodines" para evitar un empate o cualquier "sorpresa desagradable".)


Es empate técnico. En teoría, Clinton va a la cabeza, pero el problema es que aún quedan más de 1,000 delegados por repartirse, y aún hay estados grandes pendientes de votar en marzo, como Texas (que reparte 228 delegados) y Ohio (162).

La Convención Demócrata, que se realizará en Denver en agosto de 2008, tendrá un total de 4,049 delegados. El precandidato que logre reunir una mayoría simple de al menos 2,025 delegados, será nominado candidato del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos.

Tradicionalmente, la Convención Nacional simplemente era un espectáculo de triunfalismo predecible y aburrido alrededor de un candidato que todos ya sabían que sería "el bueno". La votación de los delegados una simple formalidad.

Este año, los analistas no están seguros de que sea así, porque después de que se realicen las elecciones primarias de todos los estados (más Puerto Rico y posesiones de ultramar) es posible que Clinton y Obama sigan empatados.

Esto llevaría a que la Convención Demócrata se convierta en una verdadera elección, de pronóstico reservado.

Así pues, lo más seguro es que no sepamos hasta agosto quién contenderá contra John McCain a las elecciones presidenciales de noviembre.

O más bien, quién será el próximo presidente de Estados Unidos.
www.cesarfernando.com

2 comentarios:

  1. Cesar,

    Me parece que tiene un pequeño error de redacción. En el quinto párrafo dice:

    “Mientras el Partido Demócrata cierra filas alrededor del único candidato viable que queda, el senador John McCain…”

    Supongo que quería decir que el Partido Republicano es quien cierra filas por su único candidato viable, John McCain.



    A pesar de que mi apoyo esta para el Partido Demócrata con la senadora Clinton –no creo que podamos comenzar a cantar victoria para el Partido Demócrata. Bastaría con que algún “presunto” terrorista volara un edificio para que una inmensa bola de paralíticos-mentales salieran a votar por más de lo mismo con el Partido Republicano con el pretexto de que ellos son los únicos que pueden defender a este país.

    ResponderEliminar
  2. Julio, tenías razón. Corregido el error.

    Sobre lo que dices del atentado terrorista: Yo dudo que aún con eso los republicanos ganen las elecciones. McCain no es visto como un "duro" por los conservadores, al contrario: Lo creen más liberal que Hillary Clinton. Aunque como buen ex soldado, apoya la Guerra de Irak.

    Ahora, seguramente McCain buscará un compañero de fórmula entre los "duros", para atraer ese voto ultraconservador y unificar al partido.

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar