miércoles, febrero 20, 2008

¿Brecha generacional entre votantes hispanos?

Este miércoles estaba escuchando un programa de radio sobre comentarios políticos, donde se desarrollaba un candente debate sobre el supuesto apoyo hispanos (o falta de) a la precandidatura de Barack Obama a presidente.

Lo que noté, al escuchar las llamadas de la audiencia, fue que los hispanos de más edad (en su mayoría ciudadanos americanos, inmigrantes latinoamericanos) se oponían a Obama, pero apoyaban a Clinton como la candidata demócrata a la nominación. Y expresaban dudas sobre la escasa experiencia de Obama, además de que se negaban a aceptar que un candidato de raza negra fuera electo presidente sólo por el color de su piel.

Pero por otro lado, hispanos más jóvenes y educados en Estados Unidos (usualmente los hijos de los seguidores de Hillary) le van a Barack Obama. Repetían el mantra "Cambio, cambio, cambio" a cada rato, y resaltaban el corazón y la inspiración de Obama.

La mayoría de los hispanos seguidores de Hillary sonaban como clase trabajadora, mientras que los hispanos de Obama sonaban bilingües y biculturales (su escaso español tenía fuertes acentos en inglés).

En un sentido, la misma regla que se aplica al electorado en general, se puede usar para los hispanos: Hillary Clinton aún posee el voto de los trabajadores y los hispanos (inmigrantes). Pero las generaciones jóvenes (de cualquier raza) se inclinan por Obama.

Así que, mientras que los electores de raza negra y del sexo femenino se podrían considerar ya decididos entre Obama y Clinton, respectivamente, el voto hispano aún está en el aire.

¿No es gracioso cómo el resto del país piensa que los hispanos somos todos iguales, sólo por nuestros nombres y nuestro idioma español (que no todos hablamos, por cierto)? Pero creo que en realidad, los hispanos somos menos monolíticos que, por ejemplo, los afro-americanos en muchos sentidos.

Incluso dentro de las mismas comunidades hispanas que existen (mexicanos, cubanos, colombianos, puertorriqueños, centroamericanos y demás) hay enormes diferencias de opinión entre sus miembros.

Ahora parece que debemos agregar una más: Una brecha generacional.

********************

Older Hispanics for Hillary? Younger Hispanics for Obama?

I was listening to a Spanish talk-show in a radio station this morning, and a heated debate was going on about the so-called Latino support (or lack thereof) to Barack Obama.

What I noticed, by listening the calls from the audience, was that older Hispanics (mostly Latin American-born U.S. citizens) oppose Obama, while supporting Hillary Clinton as the Democratic presidential nominee. They expressed doubts about Obama's short experience, and refused to see an African-American elected President just for his color.

But on the other hand, younger and U.S.-educated Hispanics (usually, the children of those Hillary supporters) are for Barack Obama. They chanted "Change, change, change", all the time, and highlighted Obama's heart and inspiration.

Most of the Hillary's supporters sounded like blue-collar people, while Obama's supporters sounded like bicultural, bilingual Hispanics (with thick English accents, and lacking good Spanish-language skills).

In a sense, the rule that applies to the general population applies to Hispanics, too: Hillary still has the blue-collar and the (immigrant) Hispanic vote. But the younger voters support Obama.

So, while the African-American and Female voters could be considered already sold for this presidential election, the Hispanic vote is still up for grabs.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario