jueves, diciembre 13, 2007

Visas caras: Consulados de Estados Unidos vuelven a aumentar sus cobros

De nuevo el Departamento de Estado de EE.UU. aumenta sus cobros por tramitar visas de turista, negocios y estudiantes, según esta noticia.

El precio de las nuevas visas será de 131 dólares.

Claro, los voceros dicen que es debido a que las medidas de seguridad y el procesamiento han aumentado, se ven en la penosa necesidad, etc., etc., etc... PERO que todo es —por supuesto— para mejorar el servicio.

Será el sereno, pero eso nos dijeron a los inmigrantes que ya estamos en Estados Unidos meses atrás cuando el Servicio de Inmigración aumentó sus tarifas... y el servicio NUNCA mejoró. Al contrario: Empeoró.

Y no porque los funcionarios quisieran, sino que la gente,temiendo quedarse fuera, se apresuró a meter sus papeles antes de que cambiaran las tarifas, y atascó con más trabajo a los de por sí atiborrados burócratas que procesan las solicitudes.

Quedó la cosa peor que antes. Pero eso sí, más cara.

Hoy en día, los trámites tardan más que antes de que subieran los precios.

Eso mismo va a pasar con los consulados: El aumento de tarifa va a causar pánico, y las de por sí largas filas de solicitantes se van a hacer más largas. Y no van a dar a basto todos los burócratas para sacar rápido las solicitudes.

Sobre todo el Consulado de Ciudad Juárez, que dicen que es el más ocupado del mundo. Meses atrás prácticamente lo cerraron debido a que la carga de trabajo se había vuelto inmanejable, según nos informó el abogado Ricardo Skerrett, de Fort Myers, Florida.

Lo peor del asunto es que el pagar los 131 dólares no garantiza que le vayan a uno a dar la visa. Eso es sólo por el trámite: Si uno no llena los requisitos (o si el empleado o el cónsul se levantaron de malas) lo regresan por donde entró, igual que llegó.

(Bueno, no igual: Saldrá usted 131 dólares más ligero).

El dinero se lo quedan ellos, los del Consulado.

He sabido de gente que ha ido dos, tres o más veces a solicitarla, y sale más pobre que antes. Ya los agarraron de mina de oro.

Nada vale en esos casos, ni llorar, ni enojarse ni protestar, como mencioné en una columna anterior. Una organización llamada Unidad Nacional Progresista me contactó regañándome por escribir eso, y asegurando que el gobierno de México y las organizaciones civiles tienen todo el derecho de exigirle a Estados Unidos que cambie su postura.

Por si está usted interesado en unirse al esfuerzo, adjunto copia de la carta citada:

Cesar Fernando Zapata:

Leímos con interés tu artículo “¿Le negaron la visa a Estados Unidos? Ni modo: Ellos son los dueños de la casa”, publicado en el periódico “La Crónica”, el pasado 18 de junio (http://www.cronica.com.mx/nota.php?idc=187492).

Sobre el particular, nos permitimos hacerte algunos comentarios.

Coincidimos en lo fundamental con tus reflexiones en torno a los problemas de los solicitantes de visa para Estados, y el hecho de que es una decisión discrecional del gobierno de EU, en ejercicio de su soberanía.

Sin embargo, creemos que puede y debe hacerse algo más que sólo resignarnos.

Estamos trabajando en una organización para ayudar a las personas en torno a estos temas. Les explicamos lo que dicen las leyes migratorias de EU y cuáles son sus derechos, que sepan cómo hacerlos valer y que exijan ser tratados con respeto y dignidad. Pugnamos por una política migratoria sin discriminación.

La Ley de Inmigración y Nacionalidad de EU presume que todo solicitante de visa pretende quedarse permanentemente en territorio norteamericano, por lo que corresponde al solicitante demostrar que viajará un tiempo determinado a EU, siendo una decisión discrecional del oficial consular determinar si el solicitante prueba o no dicho extremo legal.

Sin embargo, estamos convencidos de que es justo y necesario que la gente conozca la ley y se prepare para el trámite de solicitud de visa. Y aunque efectivamente la decisión que toma el oficial consular es discrecional, ésta no debe ser arbitraria, es decir, que debemos motivar a la gente a luchar por sus derechos a no ser discriminados, a ser tratados con respeto y dignidad, a que les revisen todos sus documentos, a ser debidamente informados (sin costo), etc.

Al igual que el amigo que refieres en tu artículo, diariamente cientos –si no es que miles- de mexicanos, son maltratados, discriminados y humillados al solicitar una visa para Estados Unidos, además de perder el dinero del inmoral cobro de 100 dólares que hace el gobierno norteamericano (lo cual es un verdadero negocio, ya que en el 2004 les representó ingresos por más de 3,000 millones de pesos).

Pero esos abusos seguirán ocurriendo todos los días… mientras lo permitamos.

Te invitamos a visitar nuestra página en Internet, y difundir la información que consideres de utilidad entre tus conocidos y lectores. En particular, las noticias y boletines de prensa, donde encontrarás cifras y argumentos más detallados.

Estamos a tus órdenes para cualquier aclaración o comentario, esperando que esta información pueda ser de utilidad.

Sin más, recibe un cordial saludo.

Atentamente,

LIC. MAO A. SÁENZ
Coordinador Nacional

UNIDAD NACIONAL PROGRESISTA

www.unp.org.mx

Tel. (55) 5557-8553


Hasta ahí la carta del Lic. Mao A. Sáenz.

Muy respetables las opiniones del señor. Muy loable la labor de su organización.

PERO...

Sigo pensando que sería mucho más efectivo cantarle una serenata a una tapia, que lograr que el gobierno de Estados Unidos cambie su política respecto a sus visas. Sobre todo viniendo de una organización o gobierno extranjero, como los de México.

Es más, no sería raro que un día de éstos a los gringos se les ocurra cobrarnos un sobrecargo exclusivo sólo a nosotros los mexicanos, por ser los que más ocupados mantenemos a los funcionarios consulares.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario