miércoles, diciembre 19, 2007

Internet y celulares están hacendo al idioma inglés más chiquito

Por César Fernando Zapata

El inglés es el idioma más extendido internacionalmente e influyente del mundo hoy en día.
Gracias al cine, a la música y ahora al internet, el inglés se está metiendo en todas partes, como nunca antes.

Eso sin dejar de mencionar que el inglés sigue siendo la "lingua franca" de muchas especialidades como la economía, la diplomacia, la ciencia y la tecnología.

Pero eso es solo al exterior. Al interior existe una verdad que pocos ven: El inglés se está haciendo chiquito.

Irónicamente, mientras más millones de personas aprenden y hablan inglés que nunca antes en la historia del mundo, al mismo tiempo el idioma se ve amenazado en su integridad ni más ni menos que por su mismo futuro: su juventud.

Porque la juventud norteamericana (e inglesa y australiana) parece que le tiene pavor a las palabras largas, y se la pasan abreviando y hablando en gruñidos y monosílabos.

El inglés es un idioma muy curioso: Absorbe palabras de otros idiomas y las toma como propias, con su ortografía y a veces hasta con su sonido original. Se traga las palabras sin digerir.

Quizá por eso sea uno de los idiomas con más vocabulario del mundo. Mientras que el español tiene alrededor de 300 mil palabras, el inglés posee 500 mil palabras de uso común, más otras 500 mil de uso especializado, según calculó el lingüista italiano Mario Pei.

El diccionario Merriam-Webster internacional tiene 450 mil palabras. El diccionario Oxford tiene alrededor de 300 mil.

En comparación, la última edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española contiene 88,431 artículos, y 190, 581 acepciones.

(Pero más palabras no significa más uso: El vocabulario común de un norteamericano promedio está entre 30,000 a 60,000 palabras, según el diario canadiense Globe and Mail)

Gracias a esta absorción de palabras extranjeras, el inglés tiene dos personalidades: una anglosajona que todos conocen (y la más usada), y una latina.

Las palabras anglosajonas (generalmente guturales y de una o dos sílabas) son las más usadas en inglés. Son la herencia germánica que les heredaron sus ancestros anglos, jutos y sajones, del norte de Europa.

Pero el inglés también tiene ancestros latinos. El Imperio Romano conquistó la Anglia e impuso el latín por siglos. De hecho, por poco e Inglaterra se hubiera convertido en un país latino, como España e Italia, si el latín hubiera cuajado.

No fue así. Pero el inglés conserva aún miles de palabras de raíz latina.

Así, típicas palabras sajonas de todos los días como "deep", "right", "wrong", "good", "kill", "rule", "dark" y "fancy", tienen sus equivalentes latinos que son "profound", "correct", "equivocal", "benefical", "assasinate", "govern", "obscure" y "elegant". (Y que los hispanos entendemos perfectamente como si fueran propias.)

Estas palabras latinas son consideradas "complejas" por los norteamericanos. Las ven solo para mentes estudiadas. De hecho, son estas palabras latinas las que siempre incluyen en los difíciles exámenes para entrar a las universidades de Estados Unidos. Muchos alumnos anglos sufren con estos términos, porque no son de uso común para ellos.

(En cambio, un alumno latinoamericano no tiene ningún problema en entender esas palabras y seguramente el examen se le hará más fácil.)

Generalmente, entre más sílabas tenga una palabra inglesa, es casi seguro que tendrá una raíz latina o griega. En cambio, las palabras anglosajonas, como dijimos, se distinguen por tener menos sílabas (generalmente una o dos) y sonidos muy guturales, que no existen en el español.

Por eso, los norteamericanos acostumbran a abreviar todo. Les da pereza pronunciar más de dos sílabas seguidas.

Es común que abreviaturas que sólo se escriben (cuando falta espacio en el papel), se pronuncien igual al hablarse.

Así, los norteamericanos dicen "Asap" para decir "As Soon As Possible" (Cuanto Antes Posible), "IQ" por "Coeficiente Intelectual", "Max" por "Máximo", "Prep" por "Preparación", "Caps" por "Cápsulas", y "Meds" por "Medicamentos".

Ahora, gracias al internet y a los textos de los celulares, el inglés enfrenta la amenaza de volverse aún más abreviado.

Hoy en día, los adolescentes de Estados Unidos escriben "2moro" para decir "Tomorrow" (mañana), "BTW" para decir "By the Way" (Por cierto), "THX" por "Thanks", o "IMHO" por "In My Humble Opinion" (En mi Humilde Opinión).

Una maestra de gramática se enojó porque sus alumnos escribían cada vez más con esta ortografía "abreviada" (que se llama "Netlingo"), hasta en los trabajos de la escuela.

¿Será este el futuro de Estados Unidos? ¿Reducirse cada vez más hasta quedar del tamaño de... una pantalla de teléfono?

www.cesarfernando.com
cfzap@yahoo.com

1 comentario:

  1. Yo lo sufro cuando traduzco un manga, habla con diminutivos del ingles y es exasperante.

    Igual creo esta pasando con el español

    ResponderEliminar