viernes, julio 20, 2007

Qué pueden hacer los indocumentados si son detenidos

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata


FORT MYERS, Florida — "¿Es usted residente?", preguntó en español el oficial de Inmigración al trabajador que caminaba en una calle de Texas aquél día, donde se realizaba una redada de indocumentados.

"No", respondió el obrero.

El oficial comenzó a esposarlo.

"¡'Pérate, 'pérate! ¿Qué estás haciendo?", gritó alarmado el trabajador.

"¿Pues no me dijo que usted no era residente?", preguntó el oficial.

"Claro que te dije que no era residente... ¡Porque soy ciudadano!"

Como me la contaron, se las cuento.

Una vez un policía me platicó que en la academia les enseñan un poco de psicología a los nuevos oficiales.

Esto, junto con la experiencia de tratar con gente día a día, los capacita para poder "leer" a las personas: Darse cuenta de quiénes son, de dónde vienen, o qué hacen, a veces con un simple vistazo.

Claro, esto puede ser ilegal. Se llama "profiling", y es algo así como suponer que alguien es bueno porque lo parece (generalmente porque es guapo o bien vestido), o que alguien es malo porque es feo y mal vestido.

O que uno es delincuente porque es de tal o cual raza.

O que uno es indocumentado por el simple hecho de ser hispano.

Desafortunadamente, el "profiling" sí ocurre. Los policías (por muy entrenados u observantes de la ley que deban ser), a fin de cuentas son seres humanos también, con los prejuicios, traumas, gustos y disgustos de todos.

"Como te ven, te tratan", me recordaba mi mamá en mis días de estudiante, cuando veía horrorizada que salía a la calle con los peores trapos.

Y como toda madre, siempre tenía razón.

¿A qué viene todo esto? Pues porque leí el caso del sheriff de la ciudad de Panama City, en Florida, que se encontró con una excusa nueva para deportar indocumentados: que corran.

Según la agencia AP, el sheriff Frank McKeithen les ordenó a sus oficiales que se dirigieran a sitios de construcción donde trabajan jornaleros inmigrantes y se pararan junto a sus patrullas.

Aquellas personas que salieran corriendo, son detenidas.

Una vez en la cárcel, los detenidos son acusados de cualquier delito menor, como traspaso, tirar basura ilegalmente o huir de la Policía.

Esto es suficiente para entregarlos al Servicio de Inmigración, que los deporta.

Hasta ahora, ya han habido en Panama City docenas de operativos similares, a veces usando hasta seis patrullas, y han deportado a 500 personas desde noviembre, según AP.

La Policía, oficialmente, no tiene el derecho de detener a nadie sin justificación.

Eso OFICIALMENTE, claro. En el mundo real, todos ya sabes que si quieren detenerlo a usted, lo van a hacer.

Pero si usted no cometió delito, no tiene porqué espantarse. Al menos hay que poneles la cosa difícil (en el buen sentido).

En el caso de Panama City, los inmigrantes que salieron corriendo les pusieron la tardea fácil a los policías.

¿Qué hacer?

La Embajada y los consulados de México en Estados Unidos, han difundido desde hace tiempo una serie de consejos para tratar a la policía. Estos consejos se pueden aplicar a inmigrantes de otros países, y vale la pena repasarse:

--Si eres detenido por cualquier autoridad y por cualquier motivo, EXIGE el cumplimiento de los siguientes derechos:

-- Tienes derecho a PERMANECER CALLADO, pues todo lo que digas podrá ser utilizado en tu contra (sólo debes dar tu nombre y domicilio).

-- Tienes derechos a solicitar un abogado para que te represente, aún si no tienes dinero. No declares nada y sólo di: "I WANT TO SPEAK TO A LAWYER" (Pronunciado "Ai uant tu spik tu a loyer", que significa "Quiero hablar con un abogado"). Al decir esto, el oficial que te detuvo debe suspender el interrogatorio, pues es ilegal que te interroguen sin la presencia de un abogado.

--Tienes derecho a comunicarte con tu Consulado.

--Nada de esto te lo pueden negar. Tu integridad física y moral y la de tu familia deben ser respetadas, aún si te encuentras indocumentado en este país.

--El traer documentos falsos o armas de fuego es castigado severamente por la ley.

--No conduzcas en estado de ebriedad, sin licencia de conducir o sin documentos del automóvil (sin registro).

--NO FIRMES NINGUN DOCUMENTO, SOBRE TODO SI ESTÁ EN INGLÉS, sin el consejo de tu abogado o Cónsul de México.

--Si tienes un accidente en el trabajo, tu tienes derecho a que te cubran los gastos médicos.

Si eres detenido por el Servicio de Inmigración, tienes dos opciones:

1. Salida voluntaria

Si solicitas salir voluntariamente de los Estados Unidos te beneficias porque no quedan antecedentes penales ni consecuencias migratorias. De esta manera y si reúnes todos los requisitos legales, puedes solicitar una visa para entrar de manera documentada a los Estados Unidos en el futuro.

Ten presente que el artículo 240B, inciso a) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de los Estados Unidos establece que si solicitas tu salida voluntaria, la autoridad migratoria puede condicionarla a que pagues tu pasaje de regreso. Si pides tu salida voluntaria, tienes derecho a solicitar que la autoridad migratoria considere tu liberación, generalmente, pagando una fianza. Una vez que hayas entregado prueba de que saliste voluntariamente ante la Embajada de los Estados Unidos, se te devolverá la fianza. Si tienes dudas, comunícate con el Consulado.

No olvides por ningún motivo que, una vez que hayas llegado a tu país, después de tu salida voluntaria, deberás presentarte en la Embajada de los Estados Unidos, o en el Consulado estadounidense más cercano a tu casa para notificar tu llegada. Si no lo haces así, se considera que has sido deportado.

2. Audiencia migratoria
Solicitar una audiencia migratoria te beneficia porque puedes presentar a un juez migratorio todos los argumentos a tu favor en el caso, para que el juez determine si hay elementos para suspender tu deportación (también llamada "remoción). Si decides presentarte ante un juez migratorio, también puedes solicitar tu salida voluntaria.

Mientras se celebra la audiencia migratoria, puedes también solicitar al juez tu liberación pagando una fianza.

Recuerda:

A pesar de haber sido detenido por el Servicio de Inmigración, tienes el derecho de recibir el pago de tus salarios por el tiempo que trabajaste. Siempre ten presente la dirección exacta del lugar donde estabas trabajando y el nombre de tu patrón. Comunícate con tu Consulado para que te auxilie en el cobro de salarios y prestaciones adeudadas. Cuando llames, no olvides proporcionar un domicilio para que se te envíe el dinero que sea recuperado.

--Si eres madre de hijos menores de 21 años de edad y no existe quien los cuide, comunícalo al oficial de Inmigración, para que no te separen de ellos y asimismo, notifícalo a tu Consulado.

Hasta aquí el Consulado... Son consejos que vale la pena siempre tener en cuenta.

Sobre todo cuando está en juego el futuro de nosotros en este país, o el de nuestras familias.

E-mail: cfzap@yahoo.com
www.cesarfernando.blogspot.com