viernes, junio 15, 2007

No paguemos impuestos

Escuchando el programa de radio del Piolín por la Mañana, oí que una persona de la audiencia sugirió que, si el gobierno de Estados Unidos no quiere darle papeles a los indocumentados, entonces que les de una tarjeta de "ilegal".

"Si nos acusan de no pagar impuestos, bueno, que nos den esa tarjeta para que cuando vayamos a cualquier tienda nos descuenten los 'taxes' que ya pagamos al comprar", dijo.

Esa tarjetita también serviría para no pagar los impuestos de la gasolina, que ahora está a casi 4 dólares por galón, agregó.

"Total, al fin que ya dicen que no pagamos impuestos", se quejó la persona.

Me parece buena idea. Una de las cantaletas que más les gusta repetir a los antiinmigrantes extremistas es que los indocumentados "no pagan impuestos". Y que "nosotros, los ciudadanos americanos, estamos manteniendo a toda 'esa gente'".

(Léase, "floja", "perezosa", "conchuda")

¿De verdad alguien puede vivir en Estados Unidos sin pagar impuestos? Nadie. Es imposible.

Uno paga impuesto para todo: Cuando va a comprar comida, cuando compra ropa, al ir al cine, al ir a comer tacos a cualquier fonda.

Obvio, al comprar un carro, o una casa, se pagan impuestos.

Y todo mundo ve que los inmigrantes compramos casas y carros como cualquier otra persona. Y nunca nos perdonan los impuestos.

Hasta para rentar un departamento, nos cobran impuestos dentro de la renta.

Incluso si enviamos dinero a México o América Latina, nos cobran tarifa. Así que tampoco esto son "fugas de capital", como los histéricos acusan.

Según la Tax Foundation, una organización sin fines de lucro en Washington, D.C. dedicada a analizar e informar sobre el tema de los impuestos, cada vez son más los indocumentados que pagan impuestos.

El IRS anunció que en 2005, 1.4 millones de contribuyentes usaron los Números de Identificación Personal (ITIN, por sus siglas en inglés) para declarar impuestos, un aumento del 40% con respecto al 2004, citó la fundación en su website.

El ITIN es el número otorgado a las personas que no tienen número de seguro social, generalmente extranjeros o indocumentados.

Es verdad, los inmigrantes usan servicios públicos, como hospitales, escuelas, etc. Pero es falso que su uso "sobrepase" las contribuciones, como muchos acusan.

Lo cierto es que nadie sabe cuánto se gasta y cuánto se gana con los impuestos de los indocumentados, porque nadie sabe cuántos son,

Para Estados Unidos, la evasión de impuestos es un crimen serio. Junto al homicidio, y el secuestro, es uno de los delitos más duramente penalizados.

¿Será casualidad que los extremistas de derecha nos carguen esta culpa a los inmigrantes, junto con otras "joyitas" como alta delincuencia, alto nivel de asesinatos, y hasta enfermedades?

Pero en el pasado sí hubo un grupo de personas que se negaron a pagar impuestos. Y se rebelaron de su gobierno, en 1773.

Y no fueron hispanos, ni inmigrantes, sino orgullosos súbditos anglosajones de la Corona inglesa.

Al final, esos colonos rebeldes terminaron fundando un nuevo país: Estados Unidos de América.

Lo que los histéricos nunca mencionan es que , en buena medida, los trabajadores inmigrantes están subvencionando con sus contribuciones al Seguro Social, a los millones de "baby boomers" que se están retirando en masa.

Y lo seguirán haciendo dentro de los próximos 20 años, nos guste o no.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario