viernes, enero 05, 2007

La historia de Primitivo García: El héroe mexicano venerado en Estados Unidos

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

Primitivo García fue un joven de 23 años, originario del pueblo de Santa Rosalía de Camargo, Chihuahua.

Provenía de una humilde familia. Sus padres desde mucho tiempo atrás habían emigrado a Estados Unidos, y esos mismos pasos los siguieron sus hijos.

Primitivo (o "Tivo", como lo llamaban sus familiares y amigos) llegó como un inmigrante mexicano más a la ciudad de Kansas City, Missouri, a buscar fortuna. Comenzó como bodeguero de una fábrica de productos enlatados, pero en sus planes estaba salir adelante.

Primitivo se inscribió en clases nocturnas de inglés, en una escuela pública local, a las que acudía después del trabajo.

Aquella fría noche del 15 de noviembre de 1967, "Tivo" salía de su clase junto con su hermano menor Alfredo, cuando vieron que algo pasaba en la calle.

Una pandilla de seis jóvenes atacaban a alguien. A pesar de que la calle estaba llena de gente, nadie se metía.

Los hermanos se acercaron y se dieron cuenta de que la víctima era ni más ni menos que la maestra de inglés de ellos, Margaret Kindermann. La joven anglosajona de 25 años, estaba esperando autobús cuando se le acercaron los pandilleros, le arrebataron el bolso y la tiraron al suelo, para violarla.

A los delincuentes no les importaron los gritos de súplica de la maestra, que tenía cinco meses de embarazo. Al contrario: Entre ellos se prometieron matarla a ella y al bebé que llevaba dentro, una vez que terminaran de abusar de ella.

Nadie se metió a defender a la mujer.

Nadie. Excepto Primitivo.

Recordando sus tiempos de boxeador en Camargo, Primitivo enfrentó a los pandilleros sólo, mientras su hermano Alfredo llamaba a la policía.

Los pandilleros se distrajeron, y la maestra Kindermann pudo escapar, no sin antes pedirle a Primitivo que tuviera cuidado.

Desafortunadamente, uno de los pandilleros sacó una pistola, y disparó tres veces. La última bala se le incrustó a Primitivo en el estómago, y en medio de un charco de sangre, perdió el conocimiento en brazos de su hermano Alfredo, mientras los delincuentes huían.

El joven mexicano fue hospitalizado y sometido a tres operaciones. Cuando recuperó el conocimiento estaba optimista. Tenía planes de recuperarse, y seguir su vida.

El relato de lo ocurrido se esparció entre la comunidad de Kansas City, que sin distinción de raza, color, idioma o religión, se unió en vigilias y oraciones por la recuperación del héroe, como ya conocían a "Tivo". Largas filas de personas se presentaron en el hospital para donar sangre, y se logró recaudar más de 14,000 dólares para solventar los gastos del hospital.

Niños de la clase de quinto grado donde también enseñaba la maestra Kindermann le enviaron cartas a Primitivo, según relató en ese entonces la revista Time. Una de ellas decía: "Gracias por salvar la vida de nuestra maestra y de su bebé. Nuestro salón está aprendiendo español. Nuestra ciudad no es tan mala, pero lo principal es que usted se recupere. Espero que apruebe todos sus exámenes y se convierta en un ciudadano americano".

Tristemente, Primitivo contrajo una infección que le costó la vida, luego de 13 días de hospitalización.

La muerte de Primitivo causó un impacto general en Kansas City, que ya lo había adoptado como su héroe local. El propio gobernador del estado de Missouri, Warren Hearnes, intercedió para darles residencia permanente a todos los familiares de Primitivo, y a éste le otorgó la ciudadanía americana honoraria póstuma.

Además, el 1 de diciembre fue designado en Kansas City "El Día de Primitivo", en memoria del inmigrante mexicano que dió la vida por salvar a su maestra de inglés.

Además, en esa ciudad existe un sitio conmemorativo en un parque local dedicado a Primitivo.

En 1993 el Distrito Escolar de Kansas City honró una vez más la memoria de Primitivo al bautizar una escuela con su nombre, la "Primitivo García World Language Elementary School".

Una de las sobrinas del joven mexicano, Mónica García Sáenz, es una escritora méxico-americana que busca mantener viva la historia de Primitivo, y prepara un libro que titulará "Historia de un Héroe".

"Fue el tío que siempre desee conocer", escribió Mónica sobre Primitivo, en un ensayo titulado
"Historia de un Héroe", y publicado en el libro "Sopa de Pollo para el Alma Latina". Mónica nació después de la muerte de Primitivo, pero desde siempre vivió con su imagen.

Mónica vivió en la Ciudad de México de 1996 a 2001, donde perfeccionó su español y se decidió a escribir el libro sobre su tío. Para esto, se mudó a Cape Coral, Florida, donde dice "tener la paz y tranquilidad" para inspirarse.

"Siento responsabilidad de difundir la historia de 'Tivo'. Que ayude a inspirar a otras personas", insiste.

Espera que el libro esté listo en un par de años, y entonces comenzará a buscar un editor que se anime a publicarlo, incluso en español.

"Mi sueño es llevar el libro a Camargo, Chihuahua, y repartirlo en las escuelas para que no se olvide la historia de 'Tivo'", dice Mónica.

Pero en muchos sentidos, Primitivo García sigue vivo, en la memoria de todas las personas a las que su sacrificio influyó.

Entre ellas está, por supuesto, su maestra de inglés.

¿Qué fue de Margaret Kindermann, la joven anglosajona embarazada por quien Primitivo dió su vida para salvarla de los pandilleros?

Meses después del fallecimiento de Primitivo, Margaret dio a luz a una niña, perfectamente sana. La bautizó Mary Louise Kindermann.

Margaret nunca le ocultó a su hija ni al mundo que ellas estaban vivas gracias al acto heróico de aquél humilde inmigrante mexicano de Chihuahua.

Inclusive la familia Kindermann se reunió en varias ocasiones con la familia García, y mantuvieron el contacto aún después de que la maestra y su hija se mudaron a California, donde residen hoy.

Mary Louise Kindermann ya es una mujer adulta. Hace algunos años dio a luz a su primer hijo.

Y lo bautizó Primitivo Kindermann.

¿Qué mejor tributo para honrar la muerte de un héroe, que celebrarla con vida?

e-mail: cfzap@yahoo.com
www.cesarfernando.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Anónimo3:18 p.m.

    Woa :|

    que bonita historia...

    si te mueve sentimientos.

    ResponderEliminar
  2. es una historia verdaderamente fascinante, conmovedora, ojala que eso lo tomaran en cuenta a la hora de discriminar a los mexicanos y a todos los latinos en general
    bien Cesar Fernando

    ResponderEliminar