sábado, enero 27, 2007

Hillary Clinton: ¿Próxima "Prejidenta Lehítima"?

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

Aunque a muchos les parezca exagerado, el próximo proceso electoral de Estados Unidos se va a parecer mucho al circo electoral que dió funciones en México en el 2006.
¿Porqué? Porque su principal figura hasta ahora, Hillary Rodham Clinton, es la manzana de la discordia, que amenaza con causar peores encontronazos entre los electores americanos.
A su lado, la crisis política vivida en México el año pasado parecerá más un paseo en el parque.
La imagen de la Clinton es tan divisiva y controvertida como lo fue el Peje en México. Si no es que más.
E igual que el tabasqueño, la ex Primera Dama ya comienza la carrera presidencial desde una ventajosa posición que la hace sentirse "indestructible".
Todas las encuestas le dan el triunfo casi seguro. Como lo hicieron en su momento con el Sr. López.
Pero igual que López Obrador, Hillary Clinton tiene su lado "oscuro" que hace temer hasta a los que se consideran liberales.
Allegados a ella la acusan de ser extremista. De no ver medias tintas. De ver en los que no piensan como ella como 'equivocados".
Se siente guiada por un designio más alto, que la encamina a la verdad... porque ella está siempre en lo correcto.
Ese fundamentalismo es el que preocupa a muchos, incluso demócratas.
De hecho, dicen que en ese sentido, Hillary se parece muy poco a su esposo, Bill Clinton (quien era más pragmático que extremistas, y cuyos líos de faldas pudieran ser un lastre para su mujer).

Otra de las críticas que le hacen a la senadora Clinton es su propención a "cambiar de opinión según le convenga". ("Mentir", le llaman sus enemigos.)
Por ejemplo, ella fue una de las pocas senadoras demócratas que votó en favor de apoyar al presidente Bush en la invasión a Irak. Al principio lo reconocía ampliamente y hasta defendía la decisión. Pero conforme la cosa se fue poniendo fea, se distanció más de Bush Jr. y acabó ahora acusándolo de haberse ido a la guerra por capricho sin consultar a nadie (¿y entonces por qué votó ella?).
Tampoco es tan "liberal" ni "izquierdista" como se cree fuera de Estados Unidos.
Según el Almanaque de Política Americana del 2006 —citado en la página de internet wikipedia.com— Hillary fue calificada como apenas 68% liberal (siendo 100% el máximo).
Hillary es para muchos republicanos y demócratas la peor de las candidatas: Una moderada. No es lo suficientemente de derecha para atraer a los conservadores, ni lo suficientemente de izquierda como para agradar a los liberales.
Lo peor: Es tachada de socialista, por sus planes de imponer altos impuestos a corporaciones, y es la imagen que ella quiere dar. Claro, es muy cómodo navegar con la bandera de socialista, pero sin dejar la comodidad de su vida capitalista.
Aún así, lo peor que la daña es su fama de fundamentalista irracional.
De hecho Dick Morris, quien fuera asesor de los Clinton por muchos años desde que estaban en Arkansas, y quien los acompañó hasta la Casa Blanca, llegó a atreverse a decir que Hillary se parece mucho más a George W. Bush en sus actitudes extremistas, que a cualquier otro demócrata.
Morris no es monedita de oro, hay que aclarar. Ha tenido escándalos de faldas, que le han costado puntos ante la opinión pública.
Pero nadie cuestiona su cercanía y conocimiento de los Clinton, que le han llevado a escribir dos libros donde "derribaba" las "mentiras" que Bill e Hillary contaron en sus "autobiografías".
(Como cuando Hillary contaba que a ella le encantaba "sorprender" a Bill cocinándole "algún platillo especial cuando llegaba a casa". ¡¿?! )
Morris relató en una reciente entrevista por radio, que la senadora por Nueva York —a diferencia de su simpático y campechano esposo— tiene un temperamento explosivo, que acarrea antipatías al por mayor.
Peor aún, la Sra. Clinton tiene la costumbre de guardar rencores por mucho tiempo, y siempre espera de la oportunidad para "vengarse" de quienes considera sus "enemigos".
Los cuales, por cierto, son muchos según ella, dijo Morris. Y contando.
De hecho, Morris explicó que la Clinton tiene una "lista negra" de "enemigos", y de quienes se piensa "encargar" una vez que como presidenta tenga control sobre el FBI y el IRS. (De hecho ya hubo un antecedente en 1996, el caso llamado "Filegate", donde se involucró a Hillary de mandar extraer ilegalmente archivos del FBI sobre ex funcionarios republicanos, lo que ella negó. Al final el caso se desechó por inconclusivo).
Morris confirmó, no muy feliz, que en esa lista negra de enemigos que Hillary guarda "entre ellos estoy yo". Y comentó que un triunfo de Hillary sería el motivo que lo movería a mudarse a Canadá.
Lo devastador para él y otros críticos de Hillary Clinton, es que pese a sus ataques contra ella, reconocen que es la amplia favorita a ganar las elecciones, y por mucho.
De ser así, una presidenta Clinton sería el motivo de un cisma entre los norteamericanos, mucho peor que el generado por el triunfo discutible de George W. Bush en el 2000.
Por esto, no son pocos los políticos —incluso entre los propios demócratas— que piensan que sería más sano para el país que su partido postulara a una figura menos divisiva y extremista.
Y citan como posibles sustitutos al afroamericano Barack Obama o incluso al ex candidato a vicepresidente John Edwards, que ya han expresado su intención de postularse.
"Lo mejor que le podría pasar a Estados Unidos es que alguno de ellos ganara", comentó el ex asesor Morris. "Y lo peor, que ganara Hillary".
No pocos son los republicanos que gustosos votarían por Obama o Edwards, con tal de no ver a Hillary en la silla grande.

Una cosa es segura: Hillary ahora es "la indestructible". Y la que más millones ha juntado para su campaña en la historia del país.
Todas las encuestas la nombran como favorita.
(¿Suena familiar?)
Falta ver si logra mantener su indestructibilidad hasta el 2008.
Si no, no imaginamos cómo reaccionaría una Hillary Clinton en caso de perder la postulación, o las elecciones.
Quizá sería capaz de desconocer la elección tachándola de "espuria" y llegar a declararse "Prejidenta Lejítima".
En este caso, lo único que tememos son los montones de ultraliberales y socialistas de café que gustosos la seguirían en su obsesión por el poder, sin importarles si se llevan a medio país de corbata.
Y de paso al mundo.

e-mail: cfzap@yahoo.com
www.cesarfernando.blogspot.com

6 comentarios:

  1. Anónimo10:33 a.m.

    Si usted escribe como republicano, no tiene idea de lo que es la politica NorteAmericana y esta en contra de las mujeres, entonces es un "disque-periodista" Mexicano.
    P.S. Need to learn English

    ResponderEliminar
  2. No nada mas necesita usted aprender inglés, mi querido amigo Anónimo. Le sugiero que también aprenda español, porque no le entendí nada.

    ¿Podría repetirme su opinión, por favor, pero esta vez con puntos y comas? Para estar seguro si me está criticando o alabando.

    Gracias

    P.S. Don't worry, once you get to learn English, you can write to me in that language if you prefer. Regards.

    ResponderEliminar
  3. Señor Zapata,
    Por favor, mida sus palabras.
    Hillary tiene mucha confianza en sí misma (¿Y eso es un defecto?). Pero no la llame "iluminada" al estilo del Peje.
    Hillary un día apoyó a Bush con su caprichito de Irak (seguramente porque a ella le convenía) y ahora ve la guerra de otra manera. Pero, ¿no son volubles todos los políticos? Ahora que, hasta los políticos tienen derecho a cambiar de opinión. Pero esos cambios de opinión NO la equiparan con el Peje.
    Hillary no está certificablemente loca como el Peje, individuo que--lo admito--es muy hábil manipulando las circunstancias para hacerse la víctima de "complots" y que es capaz de arruinar a México con tal de ser el presidente. Y si lo hubieran dejado ser presidente, también hubiera arruinado a México.
    Hillary no va a hacer marchas pendejas por la principal avenida de Washington ni autonombrarse la "legítima" si pierde. No está loca como el Peje.
    Hillary no es el Peje. Como el Peje no hay dos... O tal vez sí: Hugo Chávez y Hugo Sánchez, dos megalómanos más.
    No pretenda pasarse de conservador, porque los conservadores acá en Estados Unidos (Ejemplo: los radio- comentaristas Medved y Savage) son igual de asquerosos que los nazis --o los estalinistas, que al fin es lo mismo.
    Mida sus palabras. Yo no voy a acusarlo de misógino. Pero no me provoque...
    Gracias
    George Carrington
    San Antonio

    ResponderEliminar
  4. George:

    No es curioso como cuando alguien se atreve de hacer una critica contra El Peje lo acusan de "faldero del imperio", o "pirruris"? Igual, cuando alguien se atreve a hacer una critica -por mas leve- contra Hillary, no hay de otra: Seguro lo acusan de misógino.

    Y de eso se trata el artículo: De cómo ambos personajes, para bien o para mal, despiertan pasiones extremistas entre sus seguidores. Y sus opositores. Con su opinión usted me está dando la razón.

    Yo nunca dije insinué que Hillary fuera el diablo hecho carne. En cambio, mencioné defectos que tiene como ser humano y como política. Defectos, por cierto, que sus fanáticos seguidores no pueden o no quieren aceptar.

    Por cierto, las opiniones que menciono no son de Michael Savage o Sean Hannity, o Ann Coulter. Todo mundo sabe que ellos odian a Hillary porque odian a los demócratas. En cambio, lo que mencioné fueron opiniones de un demócrata, que le sirvió mucho tiempo de asesor a los Clinton, Dick Morris.

    No pretendo pasarme de "conservador". Mencioné que me gustaría que ganara un demócrata menos polarizador, como Obama o John Edwards. Pero tampoco pretendo pasarme de "liberal", como muchos que apoyan a Hillary sin saber que ella tiene de liberal lo queyo de cura.

    Para que resaltar las virtudes de los políticos, si para eso ya tienen a sus secretarios de prensa que se encargan de hacerlo parecer hermanitas de la caridad ?

    Hasta ahorita, ni usted ni yo sabemos lo que hará Hillary en caso de perder, así que no puede afirmarlo con tanta certeza. Yo, por lo menos, espero estar equivocado y ojalá que ella resulte -de ganar- una excelente presidenta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Leo desde hace algún tiempo a Cesar y lo estimo mucho como escritor y periodista.

    Hillary NO tiene las convicciones suficientes (aunque si mucho carisma)para convencer a los votantes. Ni siquiera supo demostrar determinación con los líos de falda de Bill...creen que actuará mejor como Comander in Chief???

    Aunque de todo corazón desearía que una mujer sea Presidenta (y estoy seguro que Cesar también y mucha gente lo desearía); a Hillary le quedaría grande el cargo al que aspira.

    Por otra parte, volteen hacia los políticos con experiencia: Giulliani y Mc Cain, por ejemplo. (aunque ambos conservadores)
    Ambos puestos a grandes pruebas que supieron manejar...especialmente Giulliani.
    Del lado Democrata, creo que Obama es lo mejor. Pero tengan cuidado, también Howard Dean tuvo mucho impulso en su tiempo y ahora hasta dudo que haya escrito correctamente su nombre ;)

    Yo estoy convencido que si Giulliany le entra a la contienda; seguro saldrá victorioso.

    Y si Hillary tiene la mínima inteligencia política (claro que la tiene), seguro actuará conforme a la Ley al aceptar su segura derrota.

    ResponderEliminar
  6. Hola, César: Hillary Clinton no sólo observa las características del político tabasqueño, sino las del michoacano que está en Los Pinos. Que quede constancia de que prometió "rebasar al PRD por la izquierda" y, hasta la fecha, no se ve una política social "de izquierda" en su programa de gobierno.

    En fin, entiendo la intención del artículo, que ya quedó suficientemente explicado.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar