viernes, abril 21, 2006

¿Piensa usted boicotear productos "americanos"... Made in China?

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — ¿Usted se va a unir al boicot del 1 de mayo contra productos de Estados Unidos?
Recibí un mensaje el otro día, "invitándome" a unirme al boicot, "en defensa de los derechos humanos de los mexicanos en Estados Unidos".
(Claro, mencionaba también el racismo de los gringos, y el odio hacia los hispanos y todo... Nunca hablaba del motivo real del boicot en Estados Unidos: Lograr una reforma migratoria que les dé papeles a los indocumentados.)
Lo curioso es que el correo se distribuye en México. No en Estados Unidos. Aparentemente la gente al sur de la frontera también quiere tomar parte en el movimiento.
Organizaciones defensoras de los inmigrantes llamaron a los hispanos en Estados Unidos a no acudir a trabajar, ni comprar nada el 1 de mayo, para demostrar el poder económico de la comunidad latina, y presionar para lograr una reforma migratoria.
Pero en México, la gente se va a unir a este llamado boicoteando productos americanos.
Por internet, prensa y televisión se llama a los mexicanos a no comprar en las cadenas de comercios de Estados Unidos, como Wal-Mart, McDonald's, Burger King y tantas más.
El problema es que esta medida, pensada como una demostración del poderío hispano, y sobre todo mexicano (ya se le está llamando "Un Día Sin Mexicanos"), no fue bien organizada, y muestra varios defectos. Defectos que al final podrían resultar contraproducentes.
Primero, se decidió un día bastante malo para el boicot: El 1 de mayo. Según, porque simboliza "El Día del Trabajo".
Bueno...
¿Cómo van a apoyar en México un boicot ... en un día festivo? ¿No yendo a desfilar? ¿No yendo al parque, al cine?
Si de verdad hubieran querido que causara efecto, ¿no hubiera sido mejor hacerlo en un día laboral? Para que se viera la diferencia, al menos.
(Ahora, a la mejor lo hicieron adrede, para no "quemar" un día festivo.)
Segundo, en Estados Unidos el Día del Trabajo no es el 1 de mayo, sino en septiembre. Casi ningún americano sabe el "significado" ni el "simbolismo" del 1 de mayo. Y los pocos que lo saben, lo relacionan no con las huelgas de trabajadores de Chicago —su verdadero origen—, sino con los desfiles militares de la Rusia soviética frente al Kremlin.
O sea, no es una imagen muy democrática ni libre que digamos.
Tercero, las propias organizaciones hispanas en Estados Unidos no se ponen de acuerdo en apoyar o no el boicot. Muchas llaman a unirse, pero otras no. Y las que se oponen son, precisamente, las que organizaron con gran éxito las marchas de miles de personas a principios de este mes.
Arguyen —no sin cierta razón— que un boicot dará una imagen negativa de los hispanos. Nos hará parecer más deseosos de un enfrentamiento con los anglos más que de una concertación. Y claro, eso les dará municiones a los anti-inmigrantes que ven a los mexicanos como terroristas en potencia, que lo único que queremos en dañar a Estados Unidos, antes que integrarnos al país por las buenas.
(Conste, no es darles la razón a los anti-inmigrantes. El punto es que estos grupos son escándalosos y fanáticos, y lo único que buscan son excusas para hacer ver a los mexicanos como delincuentes. No ven razones, lo que buscan son los reflectores para "exhibirnos", aún sin motivo. Cualquier acto medianamente "hostil" contra Estados Unidos es darles municiones.)
Además, faltar a trabajar será un riesgo enorme para los indocumentados, quienes de por sí se las ven duras para encontrar chamba. Y lo que muchos empleadores abusivos están esperando es una excusa para correrlos y conseguirse otros indocumentados.
Cuarto, para que de verdad un "Día Sin Mexicanos" haga sufrir a la economía de Estados Unidos, lo que se necesitaría será... precisamente desaparecer a TODOS los mexicanos. Y los latinos en general. Así, de golpe y porrazo, como pasó en la película de Sergio Arau.
Porque, no importa qué tanto se "invite" o se "concientice" a la gente a participar... Siempre habrá personas que no podrán unirse al boicot, por mucho que quieran. Y al final, eso diluye cualquier esfuerzo.
Para que el movimiento tenga éxito, no basta con que "muchos", o "unos cuantos" inmigrantes participen. Se necesita que NADIE vaya a trabajar ni a comprar. Como ocurrió con el boicot que la población negra hizo en 1955 contra la compañía de autobuses públicos de Montgomery, Alabama: Durante un año ningún negro usó los autobuses, en protesta por el arresto de Rosa Parks, la mujer de color que "osó" sentarse en el área "para blancos" de un autobús.
La población negra hizo un esfuerzo conjunto: Todos se iban caminando a sus trabajos, o los que tenían carros llevaban a los que no. Al final, la empresa de autobuses quebró, y las leyes de segregación debieron desaparecer.
Pero eso se logró gracias a que TODOS participaron. No dieron tregua, a pesar de que sufrieron: Mucha gente fue despedida, fueron incluso atacados físicamente y arrestados por la policía por apoyar el movimiento. Pero ni así cedieron. La unión sí hizo la fuerza.
Dudamos que todos los inmigrantes hispanos participen en el boicot, a ambos lados de la frontera. Y eso dará el mensaje de que no somos unidos como comunidad, y no causará el efecto deseado.
Ya pasó una vez, hace apenas días.
Durante el tan anunciado "Día de Ni un Centavo". El 10 de abril se suponía que ningún inmigrante iba a gastar ni un centavo en Estados Unidos, en apoyo a una reforma migratoria. Todas las organizaciones lo publicitaron con bombo y platillo, quizá como un experimento previo al 1 de mayo.
Sin embargo, el día en que se suponía que Estados Unidos iba a "sufrir" el poder hispano en el bolsillo, las tiendas estaban llenas. La gente salió a comprar. Hubo muchos quienes fueron a trabajar. El país no se paralizó. Los gringos trajeados no anduvieron cortando el pasto, ni sus elegantes esposas tuvieron que barrer ni cuidar a sus hijos, como se muestra en la película.
Según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, durante el "Día de Ni un Centavo", los hispanos apenas causaron una pérdida de 5 millones de dólares en los ingresos de Estados Unidos.
Cinco millones de dólares no es nada, apenas un suspiro en un país que tiene un producto ingreso bruto de más de 34 mil millones de dólares diarios, según el FMI.
Quinto, como mencionamos en una columna anterior, dudamos que la gente de México pueda "apretarse" el cinturón y dejar de comprar productos gringos, o ir a Wal-Mart, o tomar Coca-Cola.
Claro, unos cuantos izquierdistas y globalifóbicos lo van a hacer... Pero eso no es novedad, siempre lo hacen y no pasa nada. (Al menos siempre lo hacen cuando hay cámaras y micrófonos presentes. Vaya usted a saber lo que hagan cuando están a puerta cerrada. Seguro ven "Friends" y comen Cheetos).
El resto de la población en México va a batallar más para unirse al boicot... si es que les interesa. Lo cual dudamos.
Y aunque lo hagan, ¿cuánta gente se unirá? Si los hispanos en Estados Unidos (que somos a los que más nos debería importar el asunto) apenas pudimos hacerle un rasguñito de 5 millones de dólares a la economía americana, ¿qué podemos esperar de México? Se supone que los 30 millones de aca tenemos un poder de compra dos o tres veces superior al de los 100 millones de allá.
Pero de todas maneras, poniéndonos optimistas y supongamos que sí se va a lograr un boicot completo de toda la gente de México contra los gringos... ¿qué van a boicotear?
¿Productos "americanos" en Wal-Mart, como dice el correo electrónico que se distribuye desde hace días?
Mmmmhh, hace rato que no voy a Wal-Mart en México, pero hasta donde sé, la mayoría de los productos que venden allá son... mexicanos.
Aunque tengan nombre gringo, o sean franquicias de Estados Unidos, se trata de empresas mexicanas, con dueños (o co-dueños) mexicanos, que dan trabajo a mexicanos.
Y si boicotean a Wal-Mart en México, por ser filial "imperialista"... Bueno, hasta donde ví, TODOS los empleados (desde las cajeras hasta los gerentes) son mexicanos. Gringos no hay.
O los tienen bien escondidos.
Vaya, incluso si los propios hispanos dentro de Estados Unidos quisiéramos boicotear productos americanos que se venden en los Wal-Mart de aca, batallaríamos: Casi el 99% de lo que vende Wal-Mart está... ¡Hecho en China!
¿Boicotear McDonald's en México? Suena bien. Se trata de la táctica anti-imperialista por excelencia.
Pero McDonald's funciona por medio de franquicias: O sea, el corporativo "alquila" el nombre y el logo a quien quiera poner un changarro de hamburguesas en cualquier parte del mundo... Por una buena feria.
Así que antes de que vaya usted a apedrear ese McDonald's frente a la Plaza de Oaxaca, acuérdese de que el dueño (y los empleados) son todos mexicanos. Y sus familias dependen de ese negocio.
¿Los dueños gringos e "imperialistas"? Esos están en Estados Unidos, tranquilitos. Ellos cobran su franquicia en dólares, no importa si el franquiciatario mexicano quiebre o no. Tenga boicot o no. Tenga o no para pagarle a sus empleados.
A ellos les vale que un mexicano les quiera "enviar un mensaje"... porque ni siquiera lo van a oír.
Dicen los que organizan el boicot que hay una lista de productos "americanos" que no se podrán comprar el 1 de mayo, entre ellos pañales Pampers, pasta Colgate, rastrillos Gillette, papel Regio, jabón Palmolive, detergentes, desodrantes, shampoos y hasta toallas sanitarias.
Mmmhhh, si leen en las etiquetas de esos productos, casi todos se hacen en plantas de México, por obreros mexicanos, y los distribuyen empresas mexicanas. Ninguno se importa desde Dakota del Norte o Massachusetts.
(Suena bien de todas maneras, de lograr boicotearlos. Pero más me suena como una excusa de los globalifóbicos pa' no bañarse ese día).
Todas estas propuestas me recuerdan la anécdota del obrero americano que estaba indignado por la "invasión" de productos japoneses en Estados Unidos, y los despidos que sufrían los trabajadores de su país porque las fábricas se cambiaban a China o México.
En un arranque de patriotismo, llamó a sus amigos y a los medios para no adquirir productos "extranjeros". Él mismo iba a poner el ejemplo, boicoteando carros deToyota, Honda y Nissan, y obligar a su familia a comprar autos "nacionales" , como Ford, Chevrolet y Dodge.
Suena muy bonito. El problema es que las fábricas americanas de autos ya casi no fabrican vehículos dentro de Estados Unidos. Muchas de las unidades se hacen en México o en otras partes, por cuestiones de costos.
En cambio, las marcas "extranjeras" como Toyota están invirtiendo miles de millones de dólares en instalar fábricas dentro de Estados Unidos, y pagando excelentes salarios a obreros americanos.
Entonces, ¿quién sale perdiendo con un boicot así?
En un mundo tan "globalizado" (nos guste o no) ya nadie sabe si al disparar al aire nos damos a nosotros mismos en el pie.
Hace poco, el famoso conductor de TV de Estados Unidos Jay Leno mencionó que Irán anunció que iba a "darle una lección" a Estados Unidos, boicoteando sus productos.
Carcajeándose, Leno comentó sarcástico: "¡Ja-ja! En esto sí que ya les ganamos: ¡En Estados Unidos ya no se produce NADA!"

4 comentarios:

  1. Fernando Vivanco10:28 a.m.

    Creo que el verdadero sentido del boicot no es el de causar un impacto económico a los Estados Unidos, sino el de reflejar unidad en un movimiento social pacifico.

    Un porcentaje importante de Mexicanos compramos en Walmart los días inmediatos a la quincena o elegimos ir a McDonalds. Si el día 1 de Mayo nos unimos al boicot y los medios dan cuenta de ese movimiento, evidenciando que en efecto hubo una disminución importante en la afluencia de clientes a esos lugares, el objetivo se habrá cumplido.

    El daño a Walmart, McDonalds, etc. es practicamente nulo. Como de todos modos nuestros hábitos no habrán de cambiar, el día 2 de Mayo estaremos acudiendo a McDonalds o haciendo nuestro super en Walmart. ¿Hubo realmente un impacto económico sustancial?..... NO,,,,,,, No hay daño, pero el objetivo se cumplió.... Hacer valer la fuerza y determinación de una minoría que hasta ahora se ha visto desvalida. El congreso estará atento, los medios estarán atentos.
    Fernando Vivanco

    ResponderEliminar
  2. en eso estoy deacuerdo, ya no hay manera de boicoetearlos, lo mismo es en todo el mundo, la unica cosa que podriamos hacer es simplemente alejarnos de su cultura totalmente en la medida de lo posible,dejar de consumir su musica, peliculas, programas de tv etc, pero al final es un problema con el gobierno no con la gente

    ResponderEliminar
  3. alejandro perez3:12 p.m.

    Pues despues de haber leido tu enorme post sigo sin entenderlo. Tiene algun significado?, tratas de dar algun mensaje?, porque si es tu punto de vista de la situacion pues no me queda claro. Es curioso pero menciona el titulo de to blog "desde las entrañas" pero pareciera ser que solo eres un espectador.
    Saludos.
    Alejandro Perez
    alecperez@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. ¿Que se necesita hacer? Ya lo mencionamos en otras columnas:
    -Inscribirse a votar los que sean ciudadanos americanos, sobre todo jóvenes (los hijos de los inmigrantes.) Apenas menos del 40% de los hispanos registrados acuden a votar en EE.UU.
    -Los que no sean ciudadanos, siempre tienen a alguien que lo es en la familia o amigos. Invitarlos a registrarse y participar.
    -Escribir a los congresistas y senadores, pidiendo que apoyen la legalización. Parece que no, pero esto si cuenta.
    -Prepararse para una eventual legalización: Pagar impuestos atrasados, no meterse en problemas legales, portarse bien, no cometer delitos, pagar las multas de tránsito que uno tenga, enviar a los niños a la escuela, ir a trabajar. Aunque suene aburrido, hay mucha gente que no lo hace, desafortunadamente.
    -Si uno quiere estar más involucrado, puede pertenecer como voluntario a organizaciones políticas hispanas, que ya hacen cabildeo, como LULAC, MALDEF o CIME.
    En síntesis, jugar con las reglas de este país para ganarles en su propio juego.
    Todo lo demás se ve muy bonito, pero puede tener efectos no deseados. Los gringos no son de palo, son humanos. Y como tales, se pueden sentir agredidos e insultados. Se trata de atraer simpatías, no enemigos. Qué mejor manera que demostrándoles que lo hacemos por la vía "legal".

    ResponderEliminar