viernes, marzo 03, 2006

El "Plan Verde" del ejército de EE.UU: Conquistar México

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — En 1974, el gobierno de Estados Unidos desclasificó varios documentos hasta entonces ultra secretos. Uno de estos fue un plan militar, conocido como War Plan Green (o Plan Verde).
El Plan Verde fue aprobado por el secretario de Guerra en 1919. En él, Estados Unidos detallaba la estrategia a usar para invadir, atacar y neutralizar al ejército de un país extranjero.
Pero no solamente eso: El Plan Verde detallaba cómo derrocar al gobierno de ese país, estimular a milicias locales y establecer gobernantes que fueran favorables a los intereses de Washington "durante muchos años".
¿En qué país estaban pensando los estrategas militares americanos cuando delinearon el famoso Plan Verde?
¿Irak, pensará usted? A la mejor Rusia. O Alemania.
Pues no. El famoso War Plan Green detallaba el ataque, la invasión y la conquista de... México.
He aquí algunos extractos, tomados de la revisión al plan en 1927:
"El propósito militar de este plan es el uso de las fuerzas armadas de Estados Unidos para derrocar el gobierno federal existente en México, y controlar la Ciudad de México hasta que un gobierno satisfactorio para los Estados Unidos, sea implantado".
"Una publicidad amplia sobre el objetivo de estas operaciones militares podrían reducir la resitencia mexicana, influyendo en la población para que brinde lealtad al nuevo gobierno federal".
"Los campos petroleros de Tampico y Tuxpan son importantes, no solamente para el comercio de los Estados Unidos con el mundo, sino para México. Los campos son propiedad casi totalmente de intereses americanos y británicos, y por lo tanto, susceptibles de recibir gran daño por los mexicanos. Por ello, es importante controlar estos campos inmediatamente".
Y detallaba la estrategia a seguir para controlar al país:
"La primera regla para conquistar una nación es derrotar su ejército. El ejército mexicano, si acepta la batalla, con seguridad lo hará en la defensa del corazón de su país. Y el corazón del país es la Ciudad de México. Un ataque a la Ciudad de México no solamente llevará al ejército mexicano a una batalla decisiva, sino que (si es exitosa) facilitará a los Estados Unidos las instalaciones que necesita para reorganizar y reestablecer el gobierno".
El Plan Verde también hace una estimación de lo que tardará el control total de México: "El periodo de operaciones activas será corto, comparado con el periodo de operación de guerrillas. La retirada pronta de las tropas de Estados Unidos es altamente deseable."
Luego, explica la "facilidad" de tratar el carácter mexicano en caso de una invasión:
"Es testimonio de todos los que conocen el carácter mexicano que cualquier número de mexicanos pueden ser contratados para combatir contra cualquiera y por cualquiera que les pague y los alimente con regularidad. El soldado mexicano será más barato y más eficiente contra los bandoleros que los americanos, y el costo podrá ser más fácilmente cargado al gobierno mexicano".
"Sumado a todo esto, un ejército (mexicano) que se establezca no será anti-americano, y el cual, por muchos años en el futuro, podrá ejercer en el gobierno de México una influencia favorable hacia Estados Unidos".
(Los extractos y los datos aquí citados, fueron tomados y traducidos de un artículo publicados por el profesor de psicología americano-canadiense, Floyd Rudmin.)
Según el Rudmin, cualquiera puede comprar copias desclasificadas de este plan en los Archivos Generales de Washington, D.C.
Rudmin hace una comparación curiosa: Reemplace usted la palabra México con Irak... Cambie los datos pertinentes (como los nombres de ciudades) y el famoso Plan Verde se lee casi como una copia idéntica de la actual invasión de Estados Unidos contra Irak.
O sea, México era, para Estados Unidos, el Irak de 1920. Con campos petroleros qué proteger, una milicia armada local, entrenada por Estados Unidos, y un gobierno favorable a Washington.
Esto, claro, en caso de que se llegara al punto de la invasión. Lo cual, hay que aceptarlo, no era algo que se descartara al 100%.
Pero antes de que se desate la histeria colectiva, o de que la gente en México comience a tomar las armas y entrenarse como el pueblo cubano, con simulacros de invasión, hay que aclarar varios puntos sobre el famoso Plan Verde.
Primero, el asunto no es nuevo. Ya se había mencionado desde los setentas, cuando se desclasificó el documento. De vez en cuando a los medios se les acaban las noticias y resucitan estos episodios de la historia para subir los "rátings"
Segundo, el Plan Verde no fue el único. El ejército de Estados Unidos tenía muchos otros planes similares. Existía el Plan Rojo, que llamaba a la invasión de Canadá, con la toma de sus ciudades y puertos, el ataque a la población civil e incluso el uso de armas químicas (incluídos agentes tóxicos) para lograr una rendición rápida de los canadienses y no arriesgar tantas vidas de soldados americanos.
Esto, por supuesto, implicaba entrar en guerra de frente contra Inglaterra (de la cual Canadá era colonia por aquel entonces). Algo inimaginable.
Pero además, habían otros planes preparados. Un Plan Naranja (ataque e invasión de Japón), un Plan Negro (contra Alemania), y un Plan Violeta (intervenciones en América Latina y el Caribe).
De hecho, las fuerzas armadas de Estados Unidos contemplaron hasta el terrible Plan Blanco, para controlar militarmente a la población interna de su propio país. Este plan se usaría en caso de una insurrección civil de ciudadanos americanos, que sería "contenida" con soldados.
Entonces, si ya los militares de Estados Unidos tenía en el papel los planes para atacar e irse a la guerra con su aliado de siempre, Inglaterra, e incluso contra su propia población, ¿porqué se iban a tentar el corazón y no tener un plan para invadir México?
Antes de que la gente vuelva a alarmarse contra estas muestras del "vergonzoso y terrible militarismo gringo", un detalle:
Según cuentan algunos estudiosos —como el famoso y nunca bien ponderado columnista Cecil Adams, autoproclamado el "ser humano más listo del mundo" (!!??)—, fuentes militares reconocieron que esos planes sí existieron, pero nunca fueron creados para llevarse a cabo.
Según Adams, los planes fueron concebidos como estudio para los cadetes del Colegio del Ejército y la Guerra de EE.UU., y solamente obedecen a una costumbre burocrática de los militares de crear planes para cualquier contingencia.
Aún el más descabellado de los escenarios, como atacar Inglaterra, invadir Canadá o apagar violentamente cualquier insurrección interna, merecía un plan, al menos teórico.
El trabajo de los soldados, después de todo, es estar preparados para la guerra.
Esta idea de los famosos planes fue tomada del ejército alemán, que ya tenía un siglo haciendo estas "guerras de papel", por si llegara a darse el caso. Los planes estaban disponibles por si las autoridades civiles los requerían de improviso.
De hecho, no hay evidencia de que ninguna autoridad civil del gobierno de EE.UU. haya solicitado ningún plan.
El único plan que sí se implementó, fue precisamente el Naranja, la guerra con Japón, porque para entonces ya estaba latente la posibilidad de entrar a la Segunda Guerra Mundial. Lo cual ocurrió efectivamente en diciembre de 1941, tras el ataque japonés a Pearl Harbor.
Nosotros podremos alarmarnos. Podremos insultar a los americanos al saber de este plan. Podemos también acusarlos de imperialistas, de militaristas, de agresivos, como lo hizo el propio Rudmin.
Quizá tiene razón. Pero yo no entiendo porqué tanto escándalo. Si los Estados Unidos quisieran invadir México, no necesitan ningún plan clasificado, de 80 años de antigüedad, para hacerlo.
Vamos, ni siquiera necesitarían tomar puertos ni enviar "marines".
Si los militares norteamericanos tomaron muy en serio el Plan Verde en su tiempo (o el Blanco, o el Naranja, o el Rojo), no quiere decir que hoy en día les sirvan de mucho.
No creo que a los mexicanos o los canadienses o los ingleses les quite el sueño la posibilidad de que a media noche les caiga en el techo de su casa, una cuadrilla de "marines" armados hasta los dientes.
Como se dijo antes, seguramente estos planes eran "guerras de papel", solamente.
Lo que sí es curioso notar, es que parece que a Estados Unidos se le olvidó preparar un plan vital, que ahora necesitan urgentemente: El Plan Irak. Ése sí que lo deberían haber PLANEADO ( aunque por lo visto, a los militares americanos esto nunca les pasó por la mente).
¿Qué piensan los americanos de hoy en día respecto al plan de invadir y conquistar México? Lo ve como cualquiera: Un sueño guajiro. Una tontería.
Sin embargo, un norteamericano lo apoyó totalmente en un foro de internet. Y explicó sus motivos:
"Debemos anexarnos México rápidamente... ¡Antes de que ellos nos anexen a nosotros!"

4 comentarios:

  1. Anónimo7:36 p.m.

    Me podria decir en que foro leyo usted esto?
    "Debemos anexarnos México rápidamente... ¡Antes de que ellos nos anexen a nosotros!"

    ResponderEliminar
  2. Que interesante, nunca había escuchado eso de un "Plan Verde" de guerra, quizás soy muy joven, pero aún desconociéndolo, es algo en lo que he pensado constantemente, aunque claro, no en los mismos términos que menciona el Plan, porque no se como reaccionaría la gente en otro tiempo, pero hoy por hoy, el pueblo mexicano no vendería al país por unos cuantos dólares, y no se si lo haría por mas. Pero de entrada, estoy totalmente seguro de que el pueblo se levantaría en armas, totalmente indignados y dispuestos a todo, con la sola insinuación de una invasión real a nuestro país. Y eso, creo yo, obedecería, no solo a un mediano sentido patriótico como tal, sino también, y creo yo que en mayor medida, a un fuerte anti-americanismo latente en el corazón de los mexicanos, y que se alimenta todos los días, no solo en las escuelas, sino también por todos los medios de comunicación, disfrazado o descaradamente, a veces en voz de congresistas, a veces en voz del mismo presidente, o del mismo Secretario de Relaciones Exteriores.

    Claro que también hay gente que no piensa así, pero creo que son los menos. Además, la idea de un repudio a los gringos, encuentra mayor aceptación entre los pobres, que naturalmente, son mayoría, bueno, somos. A veces pienso que el nivel de anti-americanismo es comparable, solamente con la profunda devoción que los fieles tienen a sus iconos religiosos, la cual, creo yo, son capaces de convertir en odio a la menor provocación, y esto último no lo digo por decir, sino porque lo puedo sostener con pruebas.

    Personalmente, pienso que el anti-americanismo que "practicamos" en la actualidad carece de fundamentos sólidos, y obedece mas bien, al orgullo machista, y hasta infantil, que siempre nos ha caracterizado, porque los mexicanos en conjunto, nos comportamos como adolescente aprehensivos e inseguros, siempre a la defensiva de cualquier comentario del hermano mayor, el cual nos maltrataba cuando éramos niños.

    Cuando el gobierno americano se queja de la inseguridad en la frontera con México, y envía comunicados a México, el gobierno mexicano reacciona como niño, tapándose los oídos con las manos y berrinchando: "¡no, no, no oigo! ¡no oigo! ¡¿Y a ti que te importa, sí tú estas peor?! no oigo, no oigo..."

    Lo que a mí en verdad me molesta, es que los políticos mexicanos no puedan ponerse de acuerdo entre sí, y pierdan el tiempo con berrinches y desplantes infantiles que parecen no tener fin. Y mientras ellos juegan a hacerse ricos, a los demás mexicanos nos va alcanzando la violencia y la inseguridad cada vez en mayor grado.

    Y eso es muy preocupante, porque a causa de eso, hay mexicanos ricos, que deciden emigrar a EU, pero lo peor sería, que los pobres que no tenemos la misma posibilidad de mudarnos de país, nos veamos tentados a aceptar el "rescate" de un país con dinero, que nos baje la luna y las estrellas. Te lo digo, yo lo he pensado y meditado, y lo he rechazado rotundamente, porque pienso que puede haber otras maneras, quizá mas caras y más lentas, pero conservando nuestra propia identidad como nación, pero, ¿que hay de la gente que esta al borde de la desesperación? ¿Aceptarían ellos ser mercenarios?

    Cuando uno esta en una posición elevada, o en un lugar seguro, es fácil criticar un argumento como el que te doy, pero cuando la realidad te alcanza, la perspectiva puede cambiar, nomás imagina que de cajón, te asaltan dos veces por semana, luego secuestran a tu prima, pagan el rescate y de todos modos la matan, luego un abogado del que nunca habías escuchado te quita "legalmente" tu casa por estar intestada, y luego un par de policías a los que acudiste a pedir ayuda porque se están robando el estereo de tu auto te asaltan y te dejan inconsciente por tantos golpes, y si pierdes el empleo te frustra ver que el Secretario del Trabajo y el Empresario que te corrio injustificadamente son "amigos incondicionales" . En circunstancias así, no puedes evitar que la duda te asalte, te toma por sorpresa, puedes cuestionarte tantas cosas, y poner en duda cualquier pobre esperanza que aún puedas tener por el cochinero que aquí tenemos.

    Yo, en verdad quiero que México salga adelante, pero también me pongo a pensar en que la tendencia que existe en todo el mundo de abrir fronteras para el comercio internacional, no solo está propiciando el intercambio de productos, sino también de personas de diferentes razas y de culturas. Yo veo que por este lado del mundo ya empezó una invasión, y no es la del Plan Verde, sino la de millones de mexicanos que han logrado instalarse en EU, muchos de manera legal, muchos otros de manera ilegal, muy a pesar de los sectores que se oponen. "La invasión silenciosa" como la llaman por allá. Creo que es una invasión que muchos aplaudimos y la cual me da gusto, eso sin mencionar que me pone a fantasear con la teoría de la insurrección de Mexamerica en ambas naciones, y una posible reunificación futura entre México del sur y Mexamerica, pero volviendo a lo de la invasión silenciosa, me da gusto en primer lugar, porque gran parte del territorio gringo fue nuestro alguna vez, aunque en realidad solo eran un montón de tierras abandonadas y que nadie podía atender, pero nuestras al fin y al cabo; y, en segundo lugar, porque estamos viendo como empiezan a fusionarse dos culturas totalmente opuestas, dos naciones que a lo largo de los últimos años han tenido roces y han tenido coqueteos, por diferentes motivos, aunque los más fuertes, intereses políticos y económicos, ni hablar, así es la política, pero lo que esta sucediendo a muchos nos lleva a pensar en la tendencia ya existente de unir esfuerzos internacionales, y compartir una sola bandera, como lo están haciendo en Europa, que si bien es una idea que todavía esta en pañales y ha tenido no pocos trompicones, es al menos, un principio.

    Quien quite y quizás algún día estemos compartiendo la misma moneda, la misma bandera y la misma Constitución, con EU, con Canadá, con Guatemala y quien sabe con cuantos más. Y no por una invasión violenta o armada, sino por acuerdos construidos voluntariamente, entre naciones maduras.

    Naciones maduras. Ese es el problema.

    ResponderEliminar
  3. exacto
    podrias darnos el link de eso de que nosotros nos anexaramos estados unido??
    otra cosa creo que el segundo comentario es mas largo que el propio texto del autor...solo es broma
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:15 p.m.

    hay que tener armas nucleares en mexico para cualquier amenaza de l exterior.

    ResponderEliminar