viernes, marzo 31, 2006

¿Brecha generacional?: Inmigrantes protestaron con la bandera de EE.UU... y sus hijos con la de México

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — Lo que noté de las marchas pro-inmigración de esta semana fueron... las banderas.
Muchas banderas. En todos lados. En la tele, en la calle, en las protestas.
Desde Los Ángeles hasta Nueva York, lo que los estudiantes y los inmigrantes traían en la mano a la hora de exigir legalización para los indocumentados, eran banderas.
En las protestas organizadas por estudiantes hispanos (que, casualmente, siempre las hacían en horas de escuela para tener excusa de faltar a clases)los adolescentes llevaban la bandera de México. Cientos, miles de banderas de México.
La tricolor con el águila y la serpiente siempre iba en lo alto. Muchos estudiantes se la enrollaron en el cuerpo, como "Niños Héroes", mientras que la mayoría la alzaba orgullosamente cuando veían aparecer una cámara de televisión.
Y vaya carteles y pancartas que llevaban.
Algunas de las frases que se leían:
"Esta es nuestra tierra".
"Devolveremos las tierras robadas a México".
"Viva Aztlán".
"La Raza Unida".
Y banderas de México por todos lados.
(Ah, y claro, la infaltable foto del Che Guevara.)
Esto cayó muy mal a los norteamericanos que veían con horror en la tele cómo la bandera de México tomaba las calles en SU país.
Hubo incluso un locutor de radio que incitó a la gente de California a salir a quemar banderas de México por "la afrenta".
¿Porqué insisten en que les den papeles, si traen la bandera de México?, preguntaban otros. Mejor que se queden en México.
Pero hubo un dato curiosísimo:
El sábado 25 de marzo, antes de las marchas de los estudiantes, los adultos marcharon.
Fueron las marchas mayores, que convocaron miles de gentes en varias ciudades de Estados Unidos.
En Los Ángeles marcharon más de medio millón de personas. Igual en Chicago, Dallas, San Francisco y San Antonio, se reunieron miles y miles de personas de manera pacífica.
Eran las marchas de los padres de esos estudiantes hispanos que salieron de la escuela a protestar.
Los que vinimos de México, de Centroamérica, de Sudamérica. Los verdaderos inmigrantes.
¿Y que se destacaba en esas marchas de inmigrantes "reales"? Banderas, claro. Muchas banderas
Pero de Estados Unidos.
Lo que resaltó fueron las barras y las estrellas. El "Old Glory" ("La Vieja Gloria") como le dicen los americanos a su bandera. Miles y miles de inmigrantes de todo el mundo llevaban en lo alto orgullosos la bandera de este país donde estaban. El país que ellos habían adoptado, y que se negaba a aceptarlos plenamente.
SU país.
No importaba que no tuvieran papeles. Igual se envolvían en "Old Glory" con el mismo fervor con que sus hijos llevaban la bandera de México.
Claro, también habían banderas de México, de El Salvador, de Nicaragua, de Colombia. Pero con mucho, la que resaltaba era la bandera "tachonada de estrellas".
Y los carteles que llevaban eran totalmente distintos a los de sus hijos: En lugar de "Aztlán", decían "América" o "USA". En lugar de "La Raza", decían "Yo también pago impuestos". En lugar de "Devolveremos las tierras arrebatadas a México", decían "Este también es mi país".
¿Porqué la incongruencia? ¿Porqué este contraste tan grande? ¿Brecha generacional?
¿Porqué los jovencitos que hablan más inglés que español, que nacieron en este país, que se criaron y educaron en el sistema americano, prefieren llevar la bandera de México, un país que quizá nunca conocieron algunos y ni conocerán?
Por "orgullo" de sus ancestros dicen algunos.
Ajá.
No dudo que haya adolescentes orgullosos de ser hijos de mexicanos. Pero al portarse así, como pandilleros, sólo les están dando la razón a los que atacan a nuestra comunidad como desordenada, y sin deseos de integrarse a Estados Unidos.
¿Porqué llevar la bandera de México? El Congreso seguramente va a aprobar una legislación favorable a los inmigrantes. Casi es un hecho. Muchos norteamericanos se sienten insultados por esto. Llevar encima la bandera de México es como restregarles a los gringos en la herida.
Incluso activistas chicanos bastante radicales, como la Dra. Diana Flores, directiva de los Colegios Comunitarios de Dallas, se sintieron ofendidos por la actitud de los muchachos.
Presenció que en la protesta en la alcaldía de Dallas, varios estudiantes pusieron la bandera de México en una escultura de la explanada muncipal, junto a la fuente donde varios alumnos se bañaron alegremente como "protesta" (??), y donde dejaron montones de basura (la cual, por cierto, debió ser limpiada más tarde por conserjes que eran... inmigrantes mexicanos).
"¡Que falta de respeto!", escribió la Dra. Flores indignadísima. "¿Cómo se sentirían los ciudadanos mexicanos si ciudadanos de Estados Unidos protestaran por las leyes mexicanas faltándole al respeto al Zócalo y colgándole la bandera americana?"
Estas actitudes pueden perjudicarles a la larga a los papás de estos jovencitos. Lo que sus padres inmigrantes quieren es integrarse, no alienarse de los americanos.
Los inmigrantes no quieren "devolver las tierras perdidas de Aztlán" a México: Lo que quieren es ser PARTE de Estados Unidos.
Que les den papeles, que les permitan hacerse residentes y quizá hasta ciudadanos.
No por odio o resentimiento a México al contrario: Para demostrarles a los anti-inmigrantes que los mexicanos inmigrantes son tan valiosos y respetuosos de la ley como los ciudadanos americanos "reales".
Aún falta camino por recorrer. Las propuestas de ley se discuten en el Senado, y tendrán que pasar a la Cámara de Representantes para modificarse antes de aprobar algo. La cosa tardará meses o quizá años. Pero hay muchas esperanzas, más de las que los mas optimistas de nosotros teníamos en un principio.
Este 9 de abril se planean marchas a nivel nacional, si se puede mucho mayores que las del 25. Seguramente lo serán.
Desde ya, algunos líderes están pidiendo orden, respeto y marchas pacíficas.
A los estudiantes, les piden no dejar la escuela. O protestar fuera del horario de clases.
Y llevar banderas americanas.
Lo que queremos es demostrar que los inmigrantes respetamos la ley, no que nos encanta romperla.
O como dice la Dra. Flores: "Edúcate, involúcrate, vota. Cuando hagas algo, hazlo de la manera correcta, y no de un modo que va a dar mal imagen."
"Y siempre recuerda: ¡Sí Se Puede!".
e-mail: cfzap@yahoo.com
http://cesarfernando.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario