viernes, enero 20, 2006

"El único naco bueno que existe es el naco muerto... o mojado"

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — "El único indio bueno que existe es el indio muerto"
Esta frase racista, según cuenta la leyenda, fue pronunciada por el general de Estados Unidos Philip Sheridan.
Sheridan encabezó las llamadas "Guerras Indias" para acabar con la influencia de las tribus de las planicies e imponer, de una vez por todas, la predominancia blanca sobre Norteamérica.
Una frase así sólo la pudo haber dicho un pinche gringo, tan racistas que son ellos, pensamos los mexicanos. Nunca la dirá un mexicano, orgullosos como somos de nuestra estirpe de bronce.
Nosotros NUNCA somos racistas con "nuestros negros" o "nuestros indios".
Pues quizá nosotros nunca diremos una frase tan cruel, es verdad.
Pero sí la practicamos.
Porque los indios muertos, como los aztecas y mayas del pasado, son admirados y reverenciados en México.
Todo mundo los admira con sus trajes emplumados, gallardos indumentaria de caballeros águilas o jaguares. Y las mujeres las imaginamos como princesas, con el rostro inescrutable y digno. Igualitas que a la india que aparecía en los libros de texto gratuito.
Son los "Indios Buenos": Los muertos.
Pero agarre un indio vivo. Uno de los descendientes actuales de aquella raza orgullosa del Anáhuac o de los reinos Mayas.
Sustituya los gallardos trajes tradicionales, ésos de plumas que vemos en los calendarios de las misceláneas, y póngales a estos indios vivos ropa normalita, actual. Barata, Made in China.
¿Y qué pasa?
La admiración, el misticismo, el orgullo de raza que sentimos por ellos, desaparece como por arte de magia.
A estos indios vivos no los admiramos. Es más, ni los volteamos a ver. Son invisibles. Nadie quiere relacionarse con ellos.
En su mayoría, estos indios vivos de México son gente pobre. Y cuando van a la ciudad, o buscan relacionarse con los mestizos, todo mundo les saca la vuelta.
Vaya, hasta los despojamos de su respetable y legendaria "indianez", y en un arranque de auto-negación, les imponemos otros motes: Tájuaros. Oaxaquitas. Marías. Aborígenes. Patarrajadas. Mustios.
O, simplemente.... Nacos.
Folklore, si. Pobreza, no. Es "cool" admirar a los indios muertos, pero es "naco" relacionarse con sus descendientes. (O peor, ser uno de ellos)
A los indios muertos los ponemos en los museos y los admiramos. Pero a los indios vivos, los ponemos en la calle y los despreciamos. Por nacos.
El tema salió a colación el otro día cuando discutía con un amigo sobre la (ya chole) mentada cerca que el Congreso de Estados Unidos fanfarronea que construirá en la frontera con México.
El sentir de la gente en México más o menos es así: Los gringos son racistas e hijos de su tiznada por querer construir una barda en su frontera.
Porque así, pensamos, muestran "su desprecio y odio contra el mexicano".
Igual piensa la gente de México cuando ve casos en los que agentes de la Patrulla Fronteriza balacean o matan a indocumentados. (Que son totalmente injustificados, es cierto. Pero nos olvidamos que los agentes de la Migra son POLICÍAS. Y se portan igual que los policías de TODO EL MUNDO. Incluso los mexicanos.)
También nos indignamos cuando a Estados Unidos se le ocurre poner agentes a revisar los carros que entran de México.
Nos están discriminando, protestamos. No nos quieren por mexicanos.
Pero la cosa no es así.
Estados Unidos no tiene una política oficial de odio y desprecio contra "el mexicano" en general. Ni oficial ni real.
No está escrito en la Constitución ni en las leyes locales: "Odiarás al mexicano sobre todas las cosas".
Existen, sí, grupos y personas INDIVIDUALES que odian al mexicano. Pero éstos no necesitan leyes para infundirles sus odios, se bastan y sobran solitos.
Estos tipos generalmente odian a todo el mundo, no solo a nosotros. Igual odian a negros, asiáticos, indios y a todo aquél que piensen que "no son como ellos". (Otros gringos incluídos, porque también odian a los católicos y a los liberales aunque sean blancos.)
En general, a estos racistas nadie los quiere, ni siquiera los mismos gringos.
En Estados Unidos, si usted es mexicano, o de donde sea, le dan chance de probar lo que vale como persona. Nadie le anda preguntando el origen de sus genes o cromosomas, simplemente le piden que demuestre lo que sabe hacer. Si es bueno, lo aplauden y le dan oportunidades. Si es malo, simplemente lo ignoran y lo dejan de lado.
Otra cosa, muy distinta, es ser indocumentado.
Porque desafortunadamente, no tener papeles en este país sí es un problemón. Y el gobierno sí tiene una ley y política oficiales para hacerle la vida de cuadritos a la gente que no tenga papeles.
Porque Estados Unidos tiene leyes que prohíben la presencia de indocumentados. Y que autorizan su deportación.
Pero igual las tiene México. E igual que Estados Unidos, México también deporta a sus indocumentados de Centro y Sudamérica.
¿Que está mal? ¿Que no debería haber fronteras? ¿Que todo el mundo debería "ser uno y todo", y recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos?
Quizá sí. Tiene razón. Pero en este momento, la verdad es que los países tienen leyes migratorias. Y que el trabajo de los gobiernos es aplicarlas. Tristemente, debemos aprender a vivir con la realidad.
El que los mexicanos no podamos tener papeles en Estados Unidos, y tengamos que pasarnos de mojados, no beneficia a nadie, mucho menos a nosotros mismos. Si acaso, los únicos beneficiados son los empleadores que nos pagan una miseria y nos amenazan con "echarnos a la Migra" si se nos ocurre pedir un sueldo justo, o prestaciones. Algunos de ellos son tan abusivos, que ni siquiera nos pagan tras acabar la chamba: Nos dan una patada y al día siguiente van a buscar otros indocumentados para hacerles lo mismo.
Estados Unidos sí necesita inmigrantes mexicanos. Pero le conviene que lleguen con papeles. Y a los mexicanos también.
Mientras no haya una ley migratoria realista, esto es un sueño guajiro. Y los mexicanos seguirán cruzando a la brava.
La barda de la frontera, precisamente, tiene como objetivo frenar (aunque sea simbólicamente, porque no servirá de mucho) esta inmigración de gente. Gente que es mexicana, sí, pero generalmente pobre. Generalmente gente indígena, de pueblos.
Gente con pocos estudios, campesina.
En su mayoría, estos "mojados" son los descendientes de la "ilustre civilización mexica y maya" que tanto admiramos.
Gente a la que nosotros, los mexicanos mestizos, de clase media, estudiados y "de mundo", llamamos... Nacos.
A esa gente generalmente la desprecian las clases medias y pudientes de México. ¿Porqué nos enojamos entonces porque los gringos también los desprecian?
¿Porqué sí exigimos a los gringos que los acepten y les den oportunidades, si en México la gente no los acepta ni les brinda oportunidades... a pesar de ser sus COMPATRIOTAS?
No nos engañemos: La barda de los gringos no es para "dejar afuera a los mexicanos" en general. Es para dejar afuera a los mexicanos pobres y "nacos"... que los demás mexicanos TAMPOCO quieren.
A los demás mexicanos no les afecta la barda. Porque nunca se pasarán de mojados.
Usted, como mexicano de clase media o alta, aún puede ir al consulado de EE.UU. en su ciudad y sacar su visa. Como cualquier persona de cualquier otro país del mundo. Solo tiene que comprobar ingresos, un trabajo estable, bienes, y (la mayoría de las veces) tener suerte de caerle bien al funcionario en la ventanilla.
Cierto, es difícil que le den la visa. Pero es igual en casi en todas partes del mundo. No solo a los mexicanos les ponen trabas.
Al contrario: Podemos decir que en materias de visas, Estados Unidos es bastante parcial y generoso con nosotros: Según estadísticas del Servicio de Inmigración y Ciudadanía, cada año nos dan a los mexicanos MÁS VISAS de inmigrante que a CUALQUIER OTRO PAÍS del mundo: En el 2002 se otorgó el 27% de las residencias permanentes a mexicanos. Filipinas quedó en un distante segundo lugar, detrás de nosotros, con apenas... el 4.5% de las visas otorgadas.
Ni siquiera podemos decir que los gringos tengan una política racista y de desprecio contra los indocumentados, porque según cifras oficiales, éstos encuentran chamba aún más rápido que los propios gringos.
Así, pues, aunque se diga en todos lados, no hay evidencia de que el gobierno de Estados Unidos tenga, en la práctica, una política de "odio y desprecio contra TODOS los mexicanos".
(De hecho, si nos ponemos estrictos, diríamos que la realidad es EXACTAMENTE LO OPUESTO: Muchos grupos racistas y anti-mexicanos, al ver las cifras, protestan que el gobierno de Bush tiene una política oculta para "mexicanizar" a Estados Unidos.)
Estamos seguros de que la clase "náis" de México, si pudiera, ya habría construído bardas en las zonas residenciales y exclusivas de "ellos" para dejar "afuera" a los pobres, nacos, e indios que no tienen dinero ni recursos para comprarse una "casita" en "SU fraccionamiento".
Perdón... ¿Que ya lo hacen? No lo puedo creer.
¿Y que aparte de CERCAS, a los fraccionamientos les ponen... CASETAS de vigilancia?? ¿¿Y con AGENTES en la puerta que REVISAN y "DEPORTAN" a los indeseables???
¿¿Dentro del mismo México?? ¡Cómo es posible!
¿Porque no han protestado los líderes y diputados y senadores mexicanos por esa "afrenta de odio contra los mexicanos"?
Perdón. Seguro están muy ocupados viviendo DENTRO de esos fraccionamientos exclusivos. Resguardados de los nacos de afuera, con bardas fronterizas y policías cuidado SU FRONTERA. Y los pocos "nacos" que se logran colar... lo hacen de jardineros, albañiles o sirvientas.
(¿Dónde habré visto esto antes?)
No se engañe, en todas partes es igual: A los pobres (léase "Nacos") nadie los quiere. En ninguno de los dos lados de la frontera.
"El único naco bueno que existe, es el naco muerto. El de los museos", sería el equivalente mexicano a la frase de Sheridan.
Yo le agregaría: "El único naco bueno vivo, es el emigrado. Y ése es problema de los gringos, no nuestro."
¿Limpieza étnica de nacos? No suena a otra cosa.

2 comentarios:

  1. Entiendo muy bien cual es tu punto referente a la discriminación, o al menos eso creo, pero debo decir a favor de la razón, que el uso de bardas y casetas filtradoras, ya no es de uso exclusivo de fraccionamientos de clase media, o alta. Los multifamiliares de interese social, o de Infonavit ya se construyen con las mismas características, y en algunos “fraccionamientos” o mejor dicho: “conjuntos cerrados”, se han vuelto muy estrictos en los accesos, a pesar de que adentro vive puro “naco” (como dices) en casitas pequeñitas. Pero esto obedece a problemas de inseguridad y también –¿porque no decirlo?- de comodidad. Después de dejar una credencial y dejar por escrito la dirección a la que te diriges, entras y ves muchos niños chiquitos, o naquitos (como bien dices que los llaman por aca) corriendo por todos los jardines, o echando carreritas de “bicis” a media calle, porque ahí no entran camiones todos los días, sino solo en algunos días especificos (el del gas, el de la Coca Cola, etc.) Muchas casas mantienen las puertas abiertas, lo que no se podría hacer en una calle abierta. Otra ventaja que le veo yo, aunque yo no vivo en uno de esos “conjuntos cerrados” es que por ahí no pasa el transporte público, y es que no sabes que escándalo hacen los microbuses con los “escapes deportivos” que les ponen a sus unidades, es horrible. Yo he rentado departamentos por diferentes rumbos de mi ciudad, y resulta bastante molesto despertarte con el rugir de los microbuses, o con el escándalo de los gaseros: “¡gas!, ¡el gas!, pooom! Poooom!”
    Pero por lo otro que dices, definitivamente en México hay un grave problema de discriminación, y lo que me preocupa no es tanto la parte moral o inmoral que esto pudiera implicar, sino la gran contradicción que este problema representa a nuestra mal fundamentada ideología, lo que lo convierte en un obstáculo más (y uno muy grande) en el camino para construir un mejor país.
    Por otro lado, y aprovechando que eres originario de Tamps. Me gustaría mucho que escribieras sobre las expresiones que muchos norteños, en especial los regiomontanos, hacen en referencia a una supuesta superioridad norteña, me refiero a aquello de “haz patria, y mata a un chilango”, o aquello de que los mexicanos del sur son basura. De tus posts entiendo que conoces bien Monterrey, podrías escribir algo al respecto? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Entiendo tu opinión, Benja. Pero eso es precisamente lo que están arguyendo los gringos ahora mismo: Hay que reforzar la vigilancia en la frontera por SEGURIDAD.

    E igual, dicen que los inmigrantes causamos "ruido", "congestionamiento", "contaminación", y (la favorita) "aumento de criminalidad".

    Cada quien...

    Fíjate que es muy interesante lo que comentas sobre la gente de Monterrey. No toda, claro, conozco buenos amigos de allí que se burlan del típico desprecio "Regio" por los demás ("Fuera de Monterrey, todo es la Coyotera"). A los tamaulipecos nos llamaban "Mataulipecos"... aunque ahora las terribles matanzas que los narcos están haciendo ocurren en todas partes (incluído Monterrey). Desafortunadamente.

    El tema es interesante y seguro lo trataremos en algún artículo próximo.

    Gracias

    ResponderEliminar