viernes, diciembre 02, 2005

"Los inmigrantes son flojos y sucios... Nunca serán americanos como nosotros"

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — Un famoso político en Estados Unidos se quejó un día amargamente del "enjambre" de inmigrantes que arribaban al país, porque llegaría el día en que lo convertirían en "una colonia de extranjeros".
"Pocos de los hijos (de los inmigrantes) aprenden inglés (...) A menos que podamos regresarlos a sus países, muy pronto nos superarán en número, y no podremos salvar nuestro idioma ni nuestra forma de gobierno", se quejó el personaje en varios periódicos.
"Nunca adoptarán ni nuestro idioma ni nuestras costumbres, igual que nunca podrán adquirir nuestra complexión", remató molesto y alarmado.
Por supuesto, todas las personas en Estados Unidos que leyeron estos artículos se alarmaron. Y le dieron la razón.
¿Quién es este misterioso político, que exuda tanto odio contra los inmigrantes?
¿Es Pat Buchanan, el comentarista de CNN que abomina de los mexicanos? ¿Es Samuel Huntington, el profesor de Harvard al que le aterra el español y el catolicismo en SU país?
¿Es "Arnoldo Sánchez-Guerra", el ex héroe de acción de Hollywood, que actúa en el papel de gobernador de California?
¿Es Tom Tancredo, el representante federal republicano furibundamente anti-inmigrante, anti-mexicano y anti-todo? ¿O es alguno de los famosos "Hombres al Minuto" que dizque vigilan la frontera "por los suyos"?
Para nada. Ninguno de ellos. Siéntese pa' que no se caiga.
El que escribió esos articulos contra los inmigrantes, es ni más ni menos que... Benjamín Franklín.
Sí, ÉSE Benjamín Franklín, uno de los famosisímos "Padres Fundadores" de Estados Unidos. El que fue amigo de George Washington y Thomas Jefferson. El que firmó el acta de independencia y la constitución de Estados Unidos, enfatizando el derecho de todos los hombres a ser "libres".
(¿Se acuerda? Es el que las caricaturas siempre lo dibujan como un viejito barrigón, calvo, de pelo largo y canoso, con anteojos de abuelita, usando un sombrero de tres picos, y que en medio de una tormenta vuela un papalote con una llave colgando, para "descubrir la electricidad".
Bueno, pues ése. )
¿A qué "enjambre" de inmigrantes extranjeros se refería tan despectivamente este famoso "Padre Fundador" en sus escritos?
Ni mas ni menos que a los... alemanes.
En ese tiempo, los norteamericanos de sangre anglosajona (procedentes de Inglaterra) controlaban el comercio y el gobierno de las trece colonias fundadoras de Estados Unidos. Tenían un nivel económico envidiable, en promedio, hasta para los propios ingleses.
Los alemanes que inmigraban, en cambio, eran gente pobre, campesinos. Muchos no sabían leer ni escribir, y llegaban a hacer los trabajos duros y peor pagados.
Pennsylvania, la colonia donde vivía Franklin, era una de las que más inmigrantes recibía: Tantos, que más de una tercera parte de su población era alemana.
Aquellos ancestros de los gringos de hoy, veían a estos inmigrantes alemanes hacia abajo. Les parecían sucios, tontos, brutos. Poco más que bestias.
"Nunca seran como nosotros", pensaba Franklin.
Ahora, adelantemos el cassette un poquito. Cincuenta o cien años después, ésos "alemanes que nunca se iban a adaptar", ya estaban totalmente adaptados. Sus descendientes se habían fundido tanto, que era difícil distinguirlos del americano "común".
Muchos aún conservaban el idioma de sus ancestros, pero solo por tradición. Todos ellos hablaban un inglés tan bueno como cualquiera. Y ya no eran "brutos": Se habían convertido en artesanos, en soldados, en comerciantes, y hasta en políticos.
Entonces, llegaron los irlandeses.
...Y les tocó el turno a los descendientes de alemanes de poner el grito en el cielo.
Desde tiempos de la colonia, habían llegado inmigrantes irlandeses casi a la par que los colonos ingleses. En su mayoría, estos primeros irlandeses eran educados, y se integraron bastante bien. La mayoría de ellos emigró a los nuevos territorios fronterizos, y se había fundido con el resto de la población.
Pero a medidados del siglo 19, llegó otra ola de inmigrantes irlandeses. Y estaban amoladísimos. Si se puede, mucho más amolados que los primeros inmigrantes alemanes. Por aquellos años, habían habido espantosas hambrunas en Irlanda. La gente, y en particular los niños, se morían de hambre en las calles, como animales abandonados. Irlanda era como la África de Europa. (Muy, muy distinto a la súper desarrollada y primermundista Irlanda de hoy).
Estos nuevos inmigrantes tampoco eran personas estudiadas: En su mayoría, eran campesinos pobrísimos. Analfabetos. Desesperados.
Los tataranietos de ingleses y alemanes en Estados Unidos comenzaron a despreciar a estos irlandeses, que llegaron a sumar 2 millones de inmigrantes. Eran, según ellos (¡CLARO!) flojos, sucios, brutos, casi animales.
Pero además de todos los defectos del típico inmigrante, los irlandeses también eran (según los americanos) borrachos y pendencieros.
Y de pilón, para su infortunio al llegar a un país de protestantes anglos y alemanes, los irlandeses eran católicos.
En los centros de trabajo como fábricas y negocios era común ver letreros que decían: "No se Aceptan Empleados Irlandeses".
"NUNCA serán como nosotros", se quejaban los americanos descendientes de ingleses y alemanes.
Si adelantamos el cassette unos años más, veremos que dos generaciones después, los irlandeses ya estaban totalmente integrados a la sociedad. Eran policías, obreros, soldados, bomberos y hasta políticos.
Y entonces... les tocó el turno a los inmigrantes italianos.
¿Cómo cree que llegaron los inmigrantes italianos a Estados Unidos? Adivinó: Pobres, analfabetos, hambrientos. Y los anglos, germanos e irlandeses los acusaro de ser... Sucios, brutos, delincuentes, y de hablar un idioma horrible (¡El italiano, por Dios!). Ah, y claro: Que NUNCA se iban a integrar ni a aprender inglés.
Hoy, los descendientes de italianos e irlandeses son, junto con los descendientes de alemanes, "americanos puros". No es fácil distinguirlos de los gringos descendientes de ingleses.
Vaya, hasta han tenido sus presidentes: John F. Kennedy y Ronald Reagan fueron de ascendencia irlandesa, y Dwight Eisenhower y Herbert Hoover, descendientes de alemanes.
Adelantamos el cassette.... a hoy. En el Siglo XXI, figuras como el político y analista Pat Buchanan (descendiente de ESCOCESES), el comentarista de radio Sean Hannity (descendiente de IRLANDESES), el representante Tom Tancredo (descendiente de ITALIANOS) y hasta el "gobernator" Arnold (inmigrante AUSTRIACO DE LENGUA ALEMANA) ponen el grito en el cielo al ver que llegan inmigrantes mexicanos y latinoamericanos. Campesinos en su mayoría.
¿De que nos acusan? De ser... pobres, analfabetas, ignorantes.
Pero también de no hablar inglés, de no aprenderlo rápido (Ya, ahorita mismo, Right Now!), de tener nuestras costumbres, nuestro idioma, el español ("Horroroso idioma", dicen algunos. "Lengua de esclavos", dicen otros), y de enseñarselo a nuestros hijos.
Y por supuesto, NUNCA nos vamos a integrar al resto del país, afirman.
(¿No le suenan familiares estas quejas?)
Estos anti-inmigrantes le tienen terror a "adelantar" el cassette de la historia. Porque saben que, dentro de cincuenta, o cien años, Estados Unidos será -en su opinión- un país distinto. Extraño para ellos.
Y sólo por eso, será peor al de hoy, argumentan. Porque no será "nuestro", dicen.
Para el ciudadano americano de 2050 ó 2100 (que quizá se llame Jose Gomez o Kevin Lopez, o Maria Harrison), los verdaderos "extraños" serán los que hoy ponen el grito en el cielo por la inmigración. Y seguramente se reirán a carcajadas al leer en los libros de historia la histeria que "el enjambre" de inmigrantes mexicanos y latinoamericanos desataban en el Estados Unidos de principios del siglo 21.

4 comentarios:

  1. Anónimo9:46 a.m.

    Hola Cesar. Saludos desde Montemorelos, Nuevo Leon. Muy interesante y revelador articulo. Gracias! Solo queria hacerte una correccion/consulta... hasta donde se, el governator Arnold es austriaco, no?

    ResponderEliminar
  2. Hola, tienes razón. Y aunque Arnold nació en Austria, cultural y racialmente es 100% germano (Igual que ese otro famosísimo "alemán", Adolfo Hitler). De todas maneras, ya hicimos la corrección. Mil gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:00 p.m.

    Buenisimo el articulo, sus observaciones son muy claras y reales, expuestas de una manera chusca, dan en el clavo en el asunto de inmigracion.

    Lo invito a participar en el "Foro de Reforma Migratoria de Univision" soy una usuario mas, y sus ideas y escritos seran bien recibidos por algunos y lamentablemente por otros seran censurados, y digo lamentablemente porque hay gente de nuestra misma sangre que tiene todos estos conceptos de los inmigrantes

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:24 p.m.

    Tienes razon amigo, me da pena la hipocresia al acusar de todo los males a su pais, sin saber que ellos tambien lo fueron

    ResponderEliminar