viernes, noviembre 11, 2005

Estados Unidos "se sacó la lotería" al tener inmigrantes mexicanos y no árabes

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — Cuando hubieron los saqueos en Nueva Orleans, luego de que pegó el huracán Katrina, analistas y expertos europeos comenzaron a llenar periódicos y sitios de internet con críticas al "injusto" sistema económico norteamericano. "A esto obligan a las clases pobres, a saquear", insistían.
Claro, los franceses estaban en primera línea de las críticas. Y es que, en todo el mundo, parecía una verdad absoluta que el súper estatizado sistema francés de "Liberté, égalité, fraternité" había triunfado sobre el sistema anglosajón, en integrar a la gente pobre a la sociedad. Sobre todo a inmigrantes.
En especial, los franceses fueron muy críticos contra los norteamericanos por lo que consideraron "racismo" al atacar a los pueblos árabes en la supuesta "Guerra al Terrorismo".
Ahora, con las escenas de los incendios y disturbios en Francia que llenan las pantallas de TV de todo el mundo, los franceses son los primeros extrañados.
¿Qué hicimos mal?, parecen preguntarse.
Muchos críticos gringos, claro, están apretándose la barriga, tirados en el piso y carcajeándose. "¿No que ustedes los franceses eran más justos e integraban más a los inmigrantes que nosotros?", preguntan con sorna. "¿No que ustedes sí defendían a los 'pobrecitos' árabes?", parecen decir.
A esta hora, los franceses no saben ni donde meter la cabeza.
No sé si es el sistema económico socializante, el sistema político, la mentalidad francesa o el clima de París o qué. Pero algo es cierto: Cuando un país sufre dos semanas completas de disturbios e incendios provocados, que se extienden a 300 poblaciones, y los origina un grupo específico como jóvenes hijos de inmigrantes, es porque algo anda mal. Y debe corregirse. Y rápido.
Cierto, en Estados Unidos también han habido broncas. ¿Cómo olvidar los disturbios en Los Ángeles, en 1992, cuando un juez declaró inocentes a los policías blancos que agarraron de piñata al negro Rodney King? Los negros tomaron esta decisión como una afrenta racial, una actitud racista ancestral de los gringos contra ellos, y se lanzaron a destruír lo que encontraron a su paso. Casi borran del mapa a pedradas e incendios sectores completos de Los Ángeles.
Pero los disturbios de los Ángeles no fueron originados por injusticias ancestrales, ni tuvieron agenda política. Ni siquiera duraron la mitad que los disturbios en Francia. Iniciaron como manifestaciones y protestas, pero pronto degeneraron en broncas enormes por culpa de pandillas.
El sentido original de protesta contra una injusticia pronto se perdió, y se volvieron simples trifulcas de delincuentes (comenzaron a saquear licorerías y a propinar golpizas a todo el que tenía la mala pata de ponérseles enfrente. Una de las víctimas fue un inmigrante guatemalteco al que le aplastaron la cabeza a mamporros y le cortaron una oreja a cuchilladas... por no ser negro).
En Gringolandia también se cuecen habas.
Ante las broncas que pasan en Francia, los americanos promedio se han lanzado a los foros de internet y han escrito cartas a los periódicos para dar su opinión al respecto.
Pero en algo se ponen de acuerdo: Disturbios como los causados por inmigrantes en Francia, es difícil que ocurran en Estados Unidos.
¿Porqué? Estados Unidos tiene una enorme ventaja en este asunto. Europa en su conjunto no sabe cómo manejar a los inmigrantes. En este sentido, los europeos tienen cincuenta años de retraso con respecto a los americanos.
Un típico jovencito musulmán en Francia que sea arrestado, seguro será esposado por policías blancos. Lo pasarán con un juez blanco. Será juzgado por un jurado blanco. Y será encarcelado en una prisión vigilada por guardias blancos.
Si quiere pedir defensa, tendrá que pedirla a un abogado blanco. Y cuando salga libre (si sale) y busque trabajo (si lo encuentra), tendrá que solicitarla a empresas manejadas por blancos. Que dan preferencia, claro, a quien se llama Pierre por sobre los Mohammeds.
¿Cuántos árabes o musulmanes ocupan puestos de poder en Francia? ¿O en cualquier parte de Europa Occidental?
¿Cuantos negros hay en el gabinete francés? ¿En el parlamento inglés? ¿En el gobierno alemán? ¿Cuántos árabes, turcos o asiáticos?
Yo hasta ahora, creo que ninguno. Y si los hay, son pocos. Poquísimos.
En Estados Unidos, por lo menos, hay policías, jueces, abogados, senadores y hasta gobernadores negros e "hispanos". La secretaria de Esatdo es una negra, Condoleezza Rice. El gobernador de Nuevo México es un méxico-americano, Bill Richards. El procurador de justicia es un chicano de Texas, Alberto Gonzales. La secretaria del tesoro (la que firmaba los todopoderosos dólares) fue una inmigrante mexicana, Rosario Marín. El comandante de las Fuerzas Armadas y secretario de Estado fue otro negro, Colin Powell. (El cual segurito gana la elección presidencial, si se postula).
Hay dos senadores hispanos, Mel Martinez — un republicano nacido en Cuba, por la Florida—, y Ken Salazar, un chicano demócrata de Colorado. Y numerosos congresistas federales y estatales, alcaldes, concejales, jefes de policía, de bomberos, etcétera.
Muchos de ellos hasta español hablan. Qué tan hispanos sean o se sientan, es otra cosa, pero por lo menos el proceso de integración de los inmigrantes es mucho más fácil y profundo.
Porque, como dijimos, Estados Unidos comenzó esa integración mucho antes. La Francia de ahora está apenas sufriendo las broncas que sufrieron negros y chicanos en Alabama, Georgia y Mississipi en los 50's y 60's del siglo XX.
Disturbios y protestas violentas pueden haber donde sea. Pero hay una enorme masa de inmigrantes latinoamericanos y mexicanos (y sus familias) que no tienen motivos para protestar, ni sentirse amargados por lo que Estados Unidos les ha dado o negado.
Estados Unidos tiene muchas injusticias todavía. Y muchas de estas injusticias se cometen contra inmigrantes mexicanos y latinoamericanos, es cierto. Pero la cosa va cambiando cada día. Para mejor.
Por lo menos, no estamos como en 1950.
¿Disturbios raciales causados por mexicanos? ¿Autos incendiados en Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Houston? ¿Jovencitos mexico-americanos lanzando piedras y balaceando policías, sin control?
Todo puede suceder. Pero si esto llega a ocurrir en el futuro, será seguramente a causa de pandillas. El aumento de las "Maras" es una bomba de tiempo que explotará si no se controla ya, pero esto no es exclusivo de Estados Unidos. En México y Centoramérica ya es un bronconón.
Sin embargo, los apocalípticos que predicen una guerra racial entre hispanos y gringos a causa de las pandillas, se olvida que la inmensa mayoría de los inmigrantes mexicanos son familias, que no apoyan a estas "Maras" y al contrario, las desprecia. Una pandilla es tan detestable de este lado de la frontera como del otro.
Cuando uno lee las opiniones de los gringos promedio en foros de internet, se da cuenta de que casi todos están de acuerdo en que Esatdos Unidos ha sido "afortunado" de tener a mexicanos como inmigrantes.
"Agradezco a Dios que nuestros inmigrantes sean en su mayoría mexicanos, con una cultura judeo-cristiana y una perspectiva norteamericana", opinaba un hombre de California. "No son islamistas locos".
"Estados Unidos se ganó la lotería en el fin del siglo XX", escribió Richard Behr, del blog The American Thinker. "Al (tener) a los mexicanos (como sus inmigrantes). París no estaría en llamas si los mexicanos vivieran en sus suburbios.".
Yo no sé si los Estados Unidos son afortunados de que los mexicanos seamos cristianos. Algunos dirán que el problema es que somos agachones.
Lo que si sé es que, de ser los mexicanos musulmanes, las cosas sí serían muy, muy diferentes en Estados Unidos.

LIBERTÉ EQUALITÉ, EGALITÉ... ¿Y ALÁ?
A los franceses les encantan las revoluciones. Apoyan al guerrillero latinoamericano por parecerles folclóricos. Dan toda su simpatía a grupos como el EZLN, el EPR y hasta las FARC colombianas, aunque no tengan la más triste idea de sus agendas.
Porque es "chic" ser revolucionario. Es "nice" aplaudir al "buen salvaje". Sobre todo cuando vives en un país rico, tienes la panza llena y te la pasas leyendo a Marx para matar el tiempo que te queda libre, después de trabajar las 35 horas a la semana de rigor.
Y si el país de estos "revolucionarios" está al otro lado del mundo, en sitios con nombres exóticos y folclóricos como "México" o "Colombia", tanto mejor.
Pero ahora estos intelectuales franceses no tendrán que gastar sus euros en pasajes de avión, pues ya tienen su revolución en la puerta de su casa.
¿Serán ahora los franceses tan "revolucionarios" y amigos de las "causas justas" cuando vean que las bombas molotov y los encapuchados guerrilleros los afectan a ellos?
Quizá ahora nos toque a nosotros, los latinoamericanos, apoyar a los revolucionarios musulmanes en Francia, ¿no? Comprar camisetas que digan "Haz Patria: Quema un Auto", ó "Que Arda Paris".
Y hacer "turistmo revolucionario": Asistir a "Convenciones Democráticas" en Lyon o La Riviera, para entrevistarnos con los líderes islámico-franceses ("Sub-comandante Mohammed, es usted una inspiración para los amigos de las causas justas de todo el mundo", les diremos admirados.)
Suena bien, ¿no?
Quizá entonces, los franceses descubrirán que ser "revolucionario" no es tan divertido cuando la casa que vuelan es la tuya.
E-mail: cfzap@yahoo.com

2 comentarios:

  1. Anónimo7:23 a.m.

    Aquí se encuentra ahora : http://forums.france5.fr/ripostes/Banlieuescouvrefeuetapres/Les-etats-Unis-touche-gros-ayant-immigres-mexicains-sujet-248-1.htm
    Este foro : http://forums.france5.fr/ripostes/Banlieuescouvrefeuetapres/liste_sujet-1.htm

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:45 a.m.

    Disculpas, lo quitaron por ser demasiado ofensivo…

    ResponderEliminar