viernes, julio 29, 2005

"Mira ese pobre pocho pendej..., que ni español habla"

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO
Por César Fernando Zapata
DALLAS, Texas —Me encontré esta anécdota —¡Otra vez!— buscando por internet.
En un foro, donde reprodujeron una de mis columnas, uno de los participantes se quejaba que era muy común que "mexicanos" en Estados Unidos se avergonzaran del español.
De "ser mexicano".
Y lo explicó contando una anécdota: Según dijo, una vez que viajó a una ciudad texana de la frontera, "se indignó" al ver cómo la cajera de una tienda "no supo" responderle cuando él le hizo una pregunta en español.
El tipo se "indignó" profundamente cuando la jovencita, apenada, le confesó que no hablaba nada de español.
Pobre. Mejor le hubiera ido si hubiera confesado ser marciana. O republicana.
Vanagloriándose, y mostrando su "indignación", el sujeto ("mexicano orgulloso") procedió a poner en ridículo a la joven en medio de la tienda. Entre divertido y burlón, les gritó a sus amigos (también mexicanos) que esa pobre "pendej..." no sabía hablar español... siendo que tenía el nopal en la frente.
El sujeto se fue muy orondo, alegre de haber "puesto en su lugar" a una "malinchista", una entregada. Una hija malagradecida de la venerable raza del Anáhuac.
¿El pecado de ella? Capital: No hablar español.
Bueno, independientemente de que uno sea o no malinchista, yo creo que muchos mexicanos pecamos de intolerantes contra los que no son como nosotros.
(Precisamente esto es lo que criticamos a muchos gringos, a quienes tachamos de racistas).
¿Ku-Klux-Klanes mexicanos? Parece que sí. Y lo peor es que discriminan no a negros, sino a otros latinos.
Antes que nada, una aclaración: Aunque suene mentira, hay muchos "mexicanos" que NO hablan español. En serio.
Por ejemplo, los indígenas. Váyase a cualquier comunidad rural de Oaxaca, Veracruz, Guerrero, Chiapas y tantos otros estados, y verá cómo se puede ser mexicano aún sin hablar el idioma de Cervantes.
Entonces, si aún DENTRO de México existen "mexicanos" que no hablan español, ¿porqué no habrían FUERA de México?
"La muchacha se veía mexicana, hasta con rasgos indígenas", explicaba el sujeto de la tienda. Pero si nosotros pensamos así de la gente, basándonos sólo en la apariencia física, cometemos el mismo error de los racistas: sólo reflejamos nuestra ignorancia.
Por principio: Hay muchos ciudadanos americanos que parecen mexicanos... pero no lo son (Aunque ellos se digan "La Raza". Aunque ellos se digan y se sientan "Mexicanos").
Otros no tienen nada de mexicanos. Aunque nosotros les veamos "el nopal en la frente".
Por ejemplo, muchos de ellos son indígenas puros, americanos. Hablaban un idioma indígena, antes de aprender inglés, no español. La cultura europea que les impusieron fue la anglosajona, no la hispana.
¿Que tienen nombres como Juan Pérez o María Domínguez? Eso no significa que sean mexicanos, chicanos, o "pochos". Muchos de estos son descendientes de los indígenas originales, a los cuales los misioneros españoles "bautizaron" con nombres "cristianos"... aunque por sus venas no corra ni gota de sangre ibérica.
Estas personas a duras penas estaban aprendiendo a hablabar español cuando sus territorios pasaron a manos de Estados Unidos... y debieron aprender inglés.
Cierto, cualquiera se puede ir con la finta: Se ven morenos, indígenas, y hasta mestizos. Visten como nosotros, y hasta se llaman como nosotros.
Pero no son mexicanos. Son indígenas.
Por eso, no tenemos derecho a burlarnos de ellos porque no hablan español. Aunque tengan "el nopal en la frente".
Otros sí son hijos y nietos de mexicanos, pero ya perdieron el español.
Uno podrá criticarlos por eso. Pero es una postura muy cómoda: Es fácil burlarse de un chicano que no habla español, pero nunca sufrimos lo que ellos.
Durante los siglos 19 y 20, los padres y abuelos de estas personas fueron castigados y hostilizados por hablar español. Eran épocas extremadamente racistas, en las que los maestros gringos tenían autoridad para pegarles y castigar a los alumnos por hablar español.
Cierto, algunos chicanos desprecian el español, y a México. Pero la inmensa mayoría perdieron el idioma español no por gusto, sino por amenazas.
No es que quisieran, es que no tenían de otra.
Además, los idiomas "paternos" se pueden perder muy fácilmente. ¿Cuántos hijos o nietos de inmigrantes libaneses y chinos en México ya perdieron los idiomas de sus ancestros? ¿Y los criticamos por eso?
¿A poco andamos burlándonos de ellos porque no hablan chino o árabe, a pesar de que tengan la flor de loto o el pan árabe "en la frente"?
¿Alguna vez nos burlamos de ellos porque no pueden leer el Corán en su idioma original, aunque se apellidan Ahmed o Jasso?
(Al contrario: Seguro que si estos no hablaran español, sí que los haríamos objeto de críticas. ¿Porqué no hablas español si estás en México, y eres mexicano?, les diríamos.)
Estas actitudes burlonas y críticas de los turistas mexicanos contra los "pochos" en Estados Unidos parece que son muy comunes, según me platicaba un amigo, Germán.
Germán nació en El Paso, de padre venezolano y madre mexicana. Me contó que tuvo varias experiencias similares con turistas mexicanos cuando trabajaba de mesero en restaurantes de Texas.
Una vez, llegaron varios turistas de Monterrey y se sentaron en una mesa de uno de estos restaurantes. A Germán le tocó servirles.
Como todo mesero en Estados Unidos, se presentó y les ofreció la carta... en inglés.
¡Huy, no hubiera hecho eso!
De inmediato dos personas, un hombre y una mujer, comenzaron a criticarlo en voz baja. En español, claro, a sabiendas que él no lo hablaba.
"Estos pinches pochos, son tan burros que no saben hablar español", decían.
Germán como si nada, siguió pidiendo las órdenes. En inglés.
Varios otros comensales del grupo, hay que decirlo, ordenaron en inglés. Un inglés mocho, pero fueron atentos.
Cada vez que Germán iba a la mesa, a dejar los platillos, los dos turistas mexicanos lo criticaban en voz cada vez más alta. "Mira nada más, aquí viene este hijo de su .... Ni español sabe el pobre, y mira la carota de indio que tiene. Pobres pendej...s".
Germán seguía sirviéndoles. Y hasta les sonreía a sus críticos. Éstos se burlaban en su cara: "Miren, ni siquiera sabe lo que estamos diciendo, pobre idiota".
Al final, pidieron la cuenta. Algunos de los mexicanos del grupo se despidieron de Germán en inglés. Él les respondió atento.
Cuando sus dos críticos se levantaron, Germán los tomó de la mano. "Muchas gracias por haber venido, ¿eh?", les dijo irónicamente. En impecable español.
"¡Hubieras visto!", se carcajea ahora Germán, al contar la anécdota. "La pinche vieja se hizo chiquita, chiquita, chiquita. El otro imbécil abrió los ojotes como canicas y no supo qué decir. Todos sus amigos se rieron de ellos".
Hizo una pausa, recordando. Me miró sonriendo irónicamente: "Para que se les quite lo mamones. Pendejos. Qué se creen."
Suspiré. "Mexicanos, Germán. Somos mexicanos", le dije, moviendo la cabeza.
Y como tales, con muchas virtudes... pero también con muchos defectos.
Como todo ser humano.

jueves, julio 07, 2005

'No le tengas miedo a los gringos, Manuel'

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — Desde que publicamos esta columna, hemos recibido muchas cartas de los lectores. Tratamos de responderlas todas. (Digo tratamos, porque las que traen mentadas y recordatorios al 10 de mayo como que aún las tenemos en "stand-by".)
Recibimos una carta de un estudiante peruano, que nos permitimos reproducir esta vez, porque pensamos que las preguntas son muy comunes entre los latinoamericanos respecto a Estados Unidos. Aquí va, con la respuesta que enviamos:
Hola, escribo desde Peru , soy un joven estudiante universitario , estoy por graduarme y viajar a America. Un pariente que viajó a los Estados Unidos me contó que si bien el español es creciente como idioma, aún hay gente americana que se opone al idioma. Me parece que es una tontería, porque el idioma no hace a la persona , sino sus valores. Mi familia es multicultural, parte india, alemana, chilena, blanca, negra y mestiza, ¡y no he visto que entre nosotros nos matemos!
Por ejemplo mi pariente es de raza india , cuando viajo a USA , a Columbia , me parece lo atacaron mucho por su origen e idioma. En otro caso, mi hermano de raza blanca cuando viajó lo discriminaron porque si bien sabía ingles, éste no era fluído al 100%. Yo soy blanco (yo y mi hermano somos los únicos blancos de la familia, con excepción también de un tío y mi abuela) y no tenemos ideas racistas de ningun tipo (ni) odiamos a alguien por que tenga un idioma distinto.
Entonces ¿que les pasa a los americanos? ¡Y no sólo los blancos, sé que ahora los afroamericanos también son racistas contra los latinos blancos y mestizos! ¿Qué pasa? ¿Es que cuando me vaya para U.S.A? ¿Me van a pretender matar o algo, ya sea por el idioma, porque soy latino o blanco, ya no se porque mas? Mirando las encuestas en el censo, me parece que hay una gran inexactitud (dice que del 100 de latinos en U.S.A , cerca del 54% (creo que 13 millones) son blancos. Entonces ¿de qué se quejan de su raza los americanos, o es que ser anglo para gustarles? No creo que todos los blancos ahí sean anglos, creo que hay italianos, alemanes y españoles, ¿no? De repente es mentira. Como ví , en el censo uno escoge su raza ¿mienten probablemente muchos considerándose blancos? ¿Dígame es cierto esto? ¿Cuántos latinos blancos , negros y mestizos hay en verdad? ¡Dígame por favor !
Ese es mi miedo , que comiencen a botar latinos del país. Además si hay latinos que son ladrones , los latinos que trabajan y se han ganado la ciudadanía, ellos mismos van a botarlos. ¡Todos los latinos no son ladrones! Me parece que ese es el error en la migración, debe haber leyes de inmigración correctas para que los emprendedores vayan a América y los que son ladrones, no. No sé de qué se quejan a muchos latinos les gusta el ingles y el español. El español es mas poético y literariamente es mas "rico". El inglés porqué no, también es un idioma excelente, su pronunciación llama la atención. Nadie ataca al inglés, es una necesidad. ¡Pero el español tambien lo es!.
Probablemente les fastidiará mucho a los anglos de que se escuche musica en español, pero no se pueden quejar , porque ganan millones en impuestos. Además , si es buena salsa , como la de Héctor Lavoe, ¿cuál es el problema? Si fuera mala salsa, los mismos latinoamericanos ya la criticaríamos también sin importar que esté en inglés, español , francés o chino, ¿verdad? Contésteme por favor.
Manuel
Respuesta:
Hola, Manuel. Gracias por tomarte el tiempo de leer mis artículos, pero sobre todo gracias por tomarte la molestia de escribirme tu mensaje. Te agradezco las amables palabras que me enviaste sobre mis escritos.
Bueno, como supongo que estás esperando que te responda tus inquietudes sobre la vida en Estados Unidos, aquí vamos.
Tu pariente que viajó a Estados Unidos tiene cierta razón. Aún hay aquí gente a la que no le gusta que se hable español. Pero no tienes porqué pensar que es una "tontería". Cada quien tiene su manera de pensar. Cierto, los norteamericanos que se oponen al idioma español lo hacen por temor infundado, porque ellos no quieren (o no pueden) aprender español. Temen quedarse rezagados. Pero no son tantos como parecen (aunque sí son bastante ruidosos a veces). Quizá tu pariente tuvo mala suerte y se topó con uno de ellos. Lástima, porque una golondrina no hace verano.
(Por ejemplo, a mí me encanta la música de Los Beatles, y de vez en cuando me encuentro quien los odia. Son pocos, cierto, pero los hay. Y no considero estas opiniones en contra como una "tontería". Cada quien su vida, ¿no crees?)
Sobre lo de que tienes una familia multicultural, te felicito. Pero dudo mucho que tengas mucha experiencia en el asunto de la multiculturalidad REAL.
Me explico: Latinoamérica FUE multicultural, cuando llegaron los españoles. Ya no lo es. Somos bastante homogéneos. Aunque habemos blanquitos, negritos, morenitos y chinitos, todos compartimos más o menos una misma cultura, un mismo idioma (con distintos acentos), una misma religión (o similares), y costumbres muy parecidas. No somos idénticos, pero hay más similitudes que diferencias entre nosotros.
El que tu familia sea variopinta, NO significa que sea multicultural. No como en Estados Unidos. No creo que tú llegues a entender este fenómeno desde Perú, porque todos los inmigrantes que llegaron a Latinoamérica (chinos, españoles, italianos, portugueses, negros, árabes), se fundieron. Se mezclaron. Aprendieron español, se volvieron católicos.
No somos mult-iculturales. Somos multi-raciales.
Es muy, pero muy distinto a lo que ocurre en Estados Unidos, donde mexicanos, árabes, puertorriqueños, negros, asiáticos y anglos defienden cada quien sus costumbres, forman enclaves propios, y ello genera problemas.
Por ejemplo, piensa que Perú tuviera de una experiencia VERDADERAMENTE multicultural. Piensa qué pasaría si de pronto entrasen cientos de miles de árabes, permítanles construír sus escuelas, enseñar en su idioma, aferrarse a su religión y a sus costumbres, aparte totalmente de los demás peruanos. Verás cómo sí va a haber problemas. Y seguro que comenzarán a matarse entre ustedes mismos. Incluso (Dios no lo quiera) entre tu propia familia.
El hecho de que tus parientes sean "blancos" no significa nada a la hora de ser discriminados o no en Estados Unidos. Pueden ser negros, azules o verdes. Pueden hablar inglés con un acento horrendo, o hablarlo perfectamente. Eso no importa: Siempre se encontrarán con personas a las que no les agraden. Que te odien por ser peruano... O por ser tú mismo.
Tú puedes tomar estas situaciones de dos maneras: Te puedes sentir discriminado, o te puedes sentir que no te afecta. Cada quien lo toma como quiere. Tu pariente que vino aca y se sintió discriminado, seguramente lo tomó muy a pecho. Yo creo que eso viene en la mente de cada quien. A la mejor él ya venía con cierto sentimiento de inferioridad, paranoia o no sé, y cualquier actitud negativa de un gringo lo afectó más de lo normal.
Si tu hermano no habla inglés al 100%, y se sintió discriminado, también pienso que más bien ya venía con temor por no hablar bien el idioma. Hay extranjeros que tienen acentos horrendos (Arnold Schrarzenegger, Penélope Cruz, Salma Hayek, Ricardo Montalbán, Antonio Banderas, etc.) Los gringos a cada rato se burlan de los acentos de estas celebridades. ¿Cómo reaccionan estas estrellas? Lo toman a broma. Y no se sienten discriminados. Al contrario: Lo asumen. Y se olvidan del asunto.
A la mejor tu hermano ya venía temeroso, te repito. Y si se encontró con un racista, no pudo manejar la situación y se enojó, o se sintió ofendido. Te repito: La mejor arma contra los racistas es no darles importancia, reírse de ellos. Y olvidarte del tema. Si haces escándalo les das municiones para que te sigan atacando. Y se sienten importantes.
Yo creo que el error de muchos extranjeros en Estados Unidos es no aceptarse como son. Por muy perfecto inglés que hables, por mucho que te fundas con la sociedad americana, por muchos hot-dogs y hamburguesas que comas, por mucho que te hagas American Citizen, y lleves la bandera de las barras y las estrellas en la solapa... siempre serás un peruano. A la mejor nacionalizado americano, sí, pero peruano al fin. Punto. Y para los gringos (tus "compatriotas") siempre serás "ese peruanito".
Nunca serás (ni tú ni yo) un gringo "puro". Podrás ser ciudadano americano, amar y respectar a tu país adoptivo. Y ellos te respetarán como un igual... pero nunca lo serás. Hay que afrontarlo.
(Lo mismo pasa con gringos que se aferran a hablar un español "perfecto". Y se frustran cuando alguien "nota" su acento gringo. Yo alzo las manos al cielo y les digo: "Por favor... Si tú ERES un gringo. Por más perfecto español que hables, NUNCA serás un latinoamericano. En caso de que logres aprender un español perfecto, cuando un latino te escuche hablar se sorprenderá. Pero luego dirá: 'Mira, qué buen español habla ESE GRINGO'. Porque ESO ERES. Acéptalo.")
Dices que no tienes actitudes racistas. Que tu familia es multicultural y tolerante. Con todo respeto, yo no lo creo. El racismo no lo inventaron ni los españoles, ni los ingleses, ni los alemanes nazis ni los judíos ni los gringos. Lo inventó el primer Homo Erectus que vió a los homínidos del clan del otro lado del río y se le hicieron más feos, más sucios y más tontos que los de su clan... aunque eran idénticos a ellos. Los seres humanos somos racistas por naturaleza, en menor o mayor medida. Tú mismo me estás diciendo que eres racista al escribirme "Yo soy blanco , (yo y mi hermano somos los unicos blancos de la familia, con excepcion tambien de un tio y mi abuela) y no tenemos ideas racistas de ningun tipo". Lo siento, pero tu subconsciente te delató. Si de verdad fueras racista, ni te hubieras dado cuenta de que eres "blanco".
Despreocúpate cuando vengas a Estados Unidos. Dudo que ningún blanco, o negro, o amarillo, o tutti-frutti quiera matarte. Es más, dudo que siquiera te tomen en cuenta (a menos que se te ocurra desfilar por las calles vestido con un traje típico de indígena peruano, montado en tu llama y silbando "El Cóndor Pasa" en flauta). No te des tanta importancia: En Estados Unidos habemos casi 50 millones de latinoamericanos viviendo desde siempre, y nadie te va a ver como a alguien especial, que amerite ser discriminado porque sí.
Ahora, tu miedo de que comiencen "a botar latinos porque sí" se me hace un poco exagerado... pero no infundado. Ha ocurrido antes. Puede ocurrir en el futuro. Solo basta una crisis política o económica durísima en Estados Unidos, y que un loco demagogo llegue al poder, para comenzar a buscar chivos expiatorios. Y la historia nos ha dicho que éstos siempre son los recién inmigrados (primero fue contra los alemanes, luego contra los negros, contra los irlandeses, los chinos y hasta los italianos). Ahora nos toca a nosotros, los latinoamericanos.
Pero nosotros tenemos una enorme ventaja. Existen miles de policías, alcaldes, concejales, diputados, senadores y funcionarios del gobierno hispanos. Y millones de votantes. No será fácil para cualquier loco racista que llegue al poder librarse de nosotros tan fácilmente. Por lo menos batallará, te lo aseguro.
Tienes cierta razón respecto a que las leyes de inmigración en Estados Unidos no son del todo correctas. Es un enorme problema, que se debe corregir. Actualmente, en otros países anglosajones, como Canadá, Inglaterra, Australia y Nueva Zelanda, existe un sistema de inmigración basado en puntajes. Según tus cualidades, estudios, experiencia, edad, capacidad, te dan más o menos puntaje, lo que te hará acreedor a la posibilidad de emigrar. Se me hace un sistema bastante justo e imparcial.
Desafortunada, o afortunadamente, Estados Unidos tiene un sistema distinto. Se basa más en reunificación familiar. O sea, los gringos le dan más preferencia a parientes directos, hijos, padres, hermanos, de ciudadanos o residentes legales para inmigrar. Le dan más énfasis en reunir familias, sin importar si éstos son universitarios con doctorado o campesinos. Es gracias a este sistema que millones de mexicanos pobres se han hecho ciudadanos americanos, lo que no les gusta a muchos políticos anti-inmigrantes, que preferirían otra clase de inmigrantes.
Podrás decir muchas cosas contra el sistema de inmigración americano, pero una cosa es cierta: Es uno de los más abiertos del mundo. A pesar de todo. Trata, por ejemplo, de emigrar a Europa, a cualquier país de Asia o incluso a México, y verás las dificultades que hay. Con todo, Estados Unidos es el único país que tiene un sistema de sorteos de visas de inmigrantes para personas de todo el mundo, donde cualquiera se puede inscribir al año y salir agraciado con una residencia permanente... incluso peruanos.
¿Cuál opción es la mejor? ¿El sistema de puntaje por méritos individuales de Australia y Canadá? ¿O el sistema "humanitario" de reunificación familiar de Estados Unidos?
Sobre lo del idioma español, no hay problema. Sí, es un idioma "bello y poético", pero lo mismo te puede decir del ruso un ruso, o del francés un galo. Nadie le está poniendo trabas al español en Estados Unidos. La prueba está en que Estados Unidos es el país donde más gente habla español del mundo, después de México y España. En Estados Unidos hay más hispanos que en Perú, por ejemplo.
Y va en aumento.
A los anglos no les molesta en lo absoluto que se escuche música en español. Al contrario: Es excelente negocio para ellos.
Y no, no es precisamente salsa lo que se escucha por estos lares. Pocos, poquísimos la escuchan, fuera de Miami y Nueva York... y desafortunadamente creo que son muchísimos menos los que conocen a Héctor Lavoe, lamento decirte. Son muchos más los que oyen música norteña y grupera mexicana, con grupos como Los Tigres del Norte, o los Tiranos de Tijuana. Pero seguro te darás cuenta cuando vengas acá.
Yo creo que el principal problema que tenemos los latinoamericanos respecto a nuestras opiniones sobre Estados Unidos, es la total desinformación al respecto. La mayoría de nosotros nos formamos (o deformamos) una idea de los Estados Unidos de "oídas". Porque escuchamos lo que dicen los medios. Porque nos creemos las películas de Rambo. Porque les damos mucho crédito a intelectuales de café, que nunca han puesto un pie ni en Nueva York, ni en Texas, ni en California, ni en Florida... y aún así se creen "expertos" en Estados Unidos. Piensan que todo lo saben por lo que ven en la tele, en el cine, en los periódicos izquierdistas.
Una cosa es cierta: Latinoamérica está llena de "expertos" en Estados Unidos. Hay más de 400 millones de ellos... y cada uno tiene su "opinión bien fundamentada".
En síntesis, Manuel: Relájate. Cuando vayas a venir a este país, respira profundo, sacúdete los temores y traumas típicos de cualquier latinoamericano con respecto a Estados Unidos, y ven con la mente abierta. No le tengas miedo a los gringos.
Quizá cambies tu opinión sobre los gringos. Quizá la refuerces. Pero una cosa es segura: La experiencia te cambiará la vida. Y lo conocerás de primera mano, sin que te lo cuente ningún "experto" desde la comodidad de su cafetería en Lima o Caracas.
Ante todo, disfruta la experiencia.
Espero que no sea la última vez que me escribas, y podamos seguir discutiendo tus inquietudes. Y me cuentes cómo te fue por aca.
Un saludo
CFZapata
cfzap@yahoo.com
www.cesarfernando.blogspot.com

viernes, julio 01, 2005

'¡Ma'linda!', que los negros de EEUU no quieren al Memín

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — Las críticas que se hicieron desde Estados Unidos a la aparición del Memín Pinguín en los timbres postales nos parecería a nosotros los mexicanos como otra afrenta de los norteamericanos contra nuestro país.
¿Qué tienen esos que andar diciéndonos qué hacer o no, a nosotros, nos quejamos? Sobre todo tratándose de un asunto tan "mexicano", tan personal, tan "nuestro", como lo es... Pues el Memín. Faltaba más.
En foros de internet los mexicanos nos hemos dado vuelo criticando a Estados Unidos por su exagerada reacción al asunto. Que porque ellos "no tienen cara" para andar criticando a otros países en asuntos de racismo (por la colota enorme que les pueden pisar).
O que si esto es otro símbolo más del imperialismo yanqui. Que si los gringos mejor deberían preocuparse por no andar matando niños iraquíes en vez de buscarle tres pies al Memín. Y opiniones por el estilo...
O sea, se nota que el asunto nos duele.
Pero yo creo que los mexicanos andamos errados. De nuevo reaccionamos equivocadamente, y preferimos enrollarnos en nuestra bandera de "idiosincracia", "nacionalismo" y "soberanía", en vez de ver el tema como lo que es.
O sea, nos dejamos llevar por mitos, y falsas informaciones. Igual que los que nos criticaron al Memín sin estar bien informados de su significado.
Por principio, es falso que a los americanos les molestara la mentada estampilla del Memín. Ni a los blancos, ni a los negros, ni a los cobrizos ni a nadie. El Memín ni les va ni les viene.
La gente de la calle en Estados Unidos no se está dando golpes de pecho, defendiendo hipócritacement a los negros (a los que siempre trataron con la punta del pie) por el asunto este.
Es más, todo este rollo, al americano común, ni le importa. Así de simple.
Pero entonces, ¿de dónde viene el escándalo, se preguntará usted?
¡Aaaaaahh! Buena pregunta. He ahí el meollo del asunto.
Lo que pasa es que ALGUNOS líderes negros, como Al Sharpton y Jesse Jackson están usando el tema para beneficio propio. Están haciendo el asunto todo un escandalazo porque les conviene. Como buenos políticos demagogos, necesitan llevar agua a sus molinos constantemente, para tenerlos girando.
Y a los medios gringos les encanta todo lo que sea escándalo. Sea cierto o falso. Con que venda periódicos, o que atraiga televidentes, gustosos son capaces de difundirlo todos los días.
También es falso que a los ciudadanos afroamericanos, en general, les interese mucho el tema. Ni tienen nada contra los mexicanos, ni se sienten ofendidos ni nada. Tienen problemas más serios de qué preocuparse.
Otra falsedad: Los chicanos (o méxico-americanos, o hispanos, pochos, o como les quieran llamar) NO se aliaron con "nosotros" en este asunto, contra "el enemigo negro". Al contrario: De hecho los mismos políticos chicanos de inmediato tomaron partido al lado de los negros, y se lanzaron a criticar a Fox, a México, al gobierno de Los Pinos, exigiendo que se retirara la estampilla de inmediato... y que los mexicanos (de México, claro) nos disculpáramos rápidamente con la comunidad negra.
O sea, cuando hay una controversia con los negros, los méxico-americanos prefirieron aliarse con ellos. Cheque dato.
¿Qué es esto? Simple hipocresía. Igual que la de cualquier político convenenciero.
No nos engañemos: Este asunto no es ni racial, ni social, ni económico, ni ideológico, ni étnico, ni nada. Es puramente POLÍTICO. Los políticos chicanos y negros están usando al Memín de salvavidas para atraer votos, de cara a las próximas elecciones congresionales del 2006.
Nada queda mejor en temporada de elecciones que una controversia como ésta. Les ayuda a quedar bien con los votantes negros despistados, que se creen todo lo que ven en la tele, o lo que dice Jesse Jackson. Nada más.
No se dice mucho, pero aquí hay una realidad: Igual que entre los gringos, TAMBIÉN hay políticos ventajosos y demagogos entre la comunidad negra y chicana de Estados Unidos.
Siempre navegan con la bandera de "justicia", de "defender a las comunidades discriminadas" por el "cruel y racista gringo".
Y les funciona.
No nos engañemos: Estos políticos, antes de identificarse como chicanos o negros, primero son políticos. Y al igual que cualquier político pueden ser hipócritas, manipuladores y demagogos.
El ser negros o "mexican-americans" no los hace más puros ni incorruptibles.
Ellos también buscan salir en la tele, dar declaraciones, crear controversia. Sobre todo en épocas de elecciones.
Todo se vale a la hora de sacar votos.
Y los políticos, periodistas, y ciudadanos mexicanos les estamos dando bastante material para lucirse, al indignarnos porque nos criticaron a "nuestro" Memín.
No se extrañen si de nuevo Jackson y Sharpton y cualquier político negro se lance de nuevo a México para "entrevistarse" con Vicente Fox y "expresarle su preocupación" por lo ocurrido.
Si sacan 100 votos más gracias a esto, habrá valido la pena.

AFROAMERICANOS AMENAZAN BOICOTEAR MÉXICO
Por cierto, y en otro asunto relacionado, Earl G. Graves, propietario de la influyente revista empresarial afro-americana "Black Enterprise" de Estados Unidos no se quiso quedar atrás, y desde su palestra hizo un llamado a la unidad de la comunidad negra en contra de México.
¿Su propuesta? Invitar a los turistas negros a NO VISITAR MÉXICO.
Según Graves, la comunidad negra debería darle una lección al gobierno de México, hacerle ver su poder donde más duele: En la economía. Por eso urgía a cualquier afroamericano a no dejar sus dólares en los sitios turísticos de México durante las vacaciones de verano.
???
Yo no tengo nada contra el Sr. Graves, ni contra los negros, ni nadie. Pero me hago una pregunta: ¿De verdad va a dolerle a México que los turistas negros no vayan?
¿Cuántos negros americanos visitan Cancún cada año? ¿Acapulco? ¿Puerto Vallarta? ¿O ya de perdido, cualquier parte de México?
¿Cuántos dólares dejan? ¿Cuántos hoteles, restaurantes, playas, dependen de esos dólares afroamericanos?
Perdonen mi ignorancia, pero hasta donde he visto, poquísimos negros visitan México... si es que lo hacen. De Estados Unidos, sólo he visto turistas gringos, chicanos y hasta mexicanos emigrantes. Pero no negros.
No sé las cifras, pero dudo sinceramente que este boicot sirva de algo... Y si lo inician, bueno. Suerte.
Quizá la necesiten para encontrar algún turista negro que se quiera unir al boicot.

AGUAS: SIGUE EL KALIMÁN
Primero fue la Familia Burrón. Luego, el Memín. Seguro que el próximo personaje de historietas en salir en timbres postales mexicanos será el Kalimán.
Y no quiero ni pensar qué pasará.
¿Cómo reaccionarán los miles de hindúes dueños de los Seven-Eleven en Estados Unidos al ver al tipo del turbante en los timbres? ¿Nos van a boicotear, como los negros? ¿Nos van negar servicio servicio en sus tiendas, si nos ven cara de "racistas mexicanos"?
Yo creo que no. Al contrario: Seguro estos hindúes (o indios) van a ordernar miles de timbres de Kalimán para vendérnsolos en sus locales, y los pondrán junto a las tarjetas de teléfono "Virgencita Guadalupana", los chiles en nogada y las películas de Mario Almada.
Ellos sí que harán algo para afectarnos directamente donde más nos duele: En nuestros bolsillos. Y se harán ricos de paso.
Después de todo, 'Business is business, man'! ( o como se diga en su idioma).
E-mail: cfzap@yahoo.com
www.cesarfernando.blogspot.com