lunes, junio 13, 2005

"¡Ah, que lindo su bebé! Es indio, ¿verdad?"

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas —Estaba comiendo en un restaurante de ésos buffet en un suburbio de Dallas una vez, con mi familia. Tranquilos, sin meternos con nadie.
En eso pasaron junto a nosotros una pareja de ancianos "gringos". deberían tener entre 65 a 70 años. El hombre llevaba una gorra de visera y anteojos, e iba en una silla de ruedas eléctrica. Su esposa, delgada, de pelo cano y rizado, iba detrás de él.
Al pasar junto a nuestra mesa, se detuvieron. Teníamos el portabebé de nuestro bebé Eric (recién nacido, con apenas dos meses de edad) bloqueando el acceso a la salida. No fue intencional: El portabebé es chico armatoste que no cabía en una silla, así que lo pusimos en el piso.
Pero bloqueaba la salida de los ancianos.
De inmediato nos levantamos y lo movimos, pidiendo disculpas. Los viejitos nos vieron y sonrieron, despreocupados.
"Don't worry, it's okay", repetían amablemente una y otra vez.
Aprovecharon el momento para detenerse y observar a Eric. Comenzaron a chulearlo.
"He's so beautiful! Beautiful!".
Nosotros, sus papás, claro: Hinchados como palomas.
Cuando pensamos que ya nuestro ego paternal no podía estar más arriba, al viejito interrumpió sus halagos al bebé, diciendo algo más:
"He's Indian, right?" (¿Es indio, verdad?)
¡¡¡¡PLOM!!!!
(Así sonó nuestro orgullo, que se cayó como torpedo hasta hacerse añicos en el piso.)
Eric está precioso. Pero con sus cabellos lacios, piel morena oscura, y ojotes negros, no puede ocultar a sus orgullosos ancestros de bronce. Como mi esposa. Como yo, su padre.
(Aunque, como dijo mi jefe una vez que estaba filmando un documental de los mayas: "Te pondría a ti a actuar de indio, pero mejor no. Lo siento, no hay indios calvos". La casi inexistencia de cabello en mi redonda cabezota desfortunadamente siempre me delata. )
El shock ante los viejitos gringos en el restaurante fue solo un instante. De inmediato recapacité: "No estamos en México", pensé. "Esto es Estados Unidos. Estos son 'gringos' ".
Y entendí. Ellos piensan diferente. No mejor, ni peor. Sino diferente.
Ví a mi esposa Esther. Los ojos se le salían y parecía a punto de tirarles el plato de comida a los ancianos en la cara. Pero le sonreí y volteé a verlos.
"Yes", respondí. "He is Indian".
Ellos sonrieron de nuevo. Sin sorna ni burla, sino simplemente asintiendo. Chulearon un poco más a Eric, y se despidieron.
Esther casi estaba fuera de sí: "¡Oíste! ¡Le dijeron INDIO!".
Calma, le dije. Claro que le dijeron indio. Porque el bebé lo es. O al menos lo parece.
"¿Y cómo no?", le pregunté, calmado. "Mírate, por favor. Mírame. ¿De dónde iba Eric a salir teutón?"
César, nuestro otro hijo de nueve años, nos miraba comiendo, sin entender del todo.
Le expliqué a Esther: Para estos viejitos el decir "Es indio" es normal. Es como decir "tiene el pelo rizado", o "tiene los ojos verdes". Es una característica física. Nada más.
Los viejitos no lo veían con racismo ni intolerancia. Simplemente dieron cuenta de un hecho.
(Si ellos eran racistas o intolerantes, no lo sé. Lo reconozco. A la mejor saliendo del restaurante se fueron a rapar la cabeza, o a vestirse con suásticas y a hacer el paso del ganso. A la mejor no. Pero por lo menos ahí, en el restaurante fueron amables.)
En cambio, si en México nos hubiera pasado lo mismo, ya parece que veo cómo hubiera acabado todo.
A ver, atrévase a decirle "Indio" al bebé de cualquier comensal, en cualquier restaurante de México, y verá como termina como Paco Stanley.
Por lo menos le responderán con un "Pos el indio lo será usted, hijo de su tal por cual". Y eso si bien le va.
En cambio, a los gringos les vale. Para ellos la gente es o blanca, o negra, o india, o asiática. Punto. No saben de detalles, ni de castas, ni de mestizaje.
Quizá antes de la Guerra Civil era distinto. Quizá sea distinto en algunos sitios del sur. Pero no en todas partes.
No lo hacen por bondado, o "igualdad", sino por "inocencia". Toman inocentemente un asunto que es muy sensible para gente que proviene de sociedades igual o más racistas que la de ellos.
Como la mexicana.

CÉSAR FERNANDO ZAPATA PUNTO COM
De verdad, que uno se encuentra cada cosa al meterse al internet.
De pronto se me ocurrió entrar a los buscadores como Yahoo o Google y teclear mi nombre. A ver que salía.
Así, pues, tipee "César Fernando Zapata". Así, con comillas.
En fracciones de segundo salieron cuatro páginas de información.
La mayoría de ellas, claro está, eran referencias de páginas de periódicos donde publican esta columna. Pero lo curioso es que salieron otros resultados más —digamos— exóticos.
Por ejemplo, salió una de mis columnas enlistada en un sitio ¡de supremacistas blancos!
Me froté los ojos y volví a mirar la pantalla.
Sí, allí, estaba mi nombre, en la sección de foros de usuarios del sitio www.stormfront.org., un sitio propiedad de la "Comunidad Blanca Mundial", que se dice que lucha por los "derechos de la raza aria" (??)
Se trataba de una sección titulada "¿Blancos en Méjico?" (sic). Supuestamente, algún tipo se preguntaba si existía "de verdad" gente "aria" en México.
Otri tipo respondió que sí, pero que eran "muy pocos" y que convenía tener contacto con ellos.
Alguno de estos "usu-arios" (JA) había subido al foro una columna mía, la que hablaba de que "El próximo Benito Juárez será presidente de Estados Unidos".
Este mismo tipo "aclaró" que sí, que claro que hay organizaciones arias en México. Mencionó que, "ademas de Gnosis, está Aryan Storm y White Eagle de la Ciudad de México".
¿Nazis en México? ¿Cabezas rapadas en Tacubaya? ¿Ku Klux Klan en la colonia Buenos Aires?
Y yo que creí haberlo visto todo.
Orale.
(Mejor aquí le paro. No vaya a ser que me vengan a quemar una cruz de madera en el patio de mi casa.)
Otro sitio de internet donde subieron columnas mías (también de gorra, claro) fue uno de... ¡Pedófilos! Aunque usted (ni yo) no lo crea.
Según estos locos, se dicen "Boy Lovers" (o "amantes de niños"). A alguno de los usuarios se les ocurrió subir una columna mía donde decía que en Estados Unidos, cualquier contacto (casual o no) con niños es mal visto, y puede acarrearle a uno cárcel.
Lo cual es cierto, pero nunca pensé que hubieran pervertidos o "Boy Lovers" que lo tomaran por otro lado.
(Por fortuna, antes de que al FBI se le ocurriera venir a tumbarme la puerta y enviarme a Guantánamo, les cayó a estos locos primero y les cerró el sitio. Desafortunadamente quedan rastros en las páginas de respaldo cache de algunos buscadores. Antes no me mandaron llamar de testigo en el caso de Michael Jackson)
Bueno, seguí buscando mi nombre en internet...
De pronto, me encontré con que mis columnas aparecían en sitios de las oficinas de prensa del gobierno del Distrito Federal y hasta de la Presidencia de México.
¿Porqué?
De alguna manera, los "genios" de las oficinas de prensa detectaron que de vez en cuando yo mencionaba las palabras "Andrés Manuel López Obrador", "Vicente Fox" y hasta "Peje".
No importaba que lo que tratara en la columna fuera un asunto totalmente ajeno a la política: Con tan sólo mencionar por encimita algo de estos dos, ya tenía a un empleado de prensa recortando y pegando mi columna en un reporte que seguro le enviaba a sus superiores.
¡Me monitoreaban!
(Bueno, al menos tengo ALGUIEN que me lee, pensé. Y hasta recorta mis artículos y los sube a internet. )
Luego, se me prendió el foco: ¿Cómo aprovechar esta oportunidad de aumentar el 'rating' de mis escritos? Pos fácil: Escribiendo palabras "Clave" que detecten los que se interesan en monitorearme.
Así que, con su perdón, aquí les voy: ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, VICENTE FOX, AMLO, EL PEJE, CHENTE FOX, PRESIDENCIA, LOS PINOS, GDF, PROYECTO ALTERNATIVO...
Ya. Seguro aumenté mis lectores. Por lo menos esta semana.
(Y también aprovechando eso de las palabras "Clave": DEMAGOGO, BOTUDO, INEPTO, AGITADOR, PARÁLISIS POLÍTICA, ESCÁNDALO, RIDÍCULO, PLEITO DE COMADRES...)
Disculpen, no pude evitarlo.;-)
Website: www.cesarfernando.blogspot.com

3 comentarios:

  1. Anónimo7:46 p.m.

    Querido Cesar, se me ocurrio escribir "quiero pareja que viva en Dallas"... y el primer resultado fue Cesar Fernando Zapata.. no encontre pareja pero lei todos tus articulos en esta pajina. Me has tenido entretenidisima y quisiera saber para quien escribes. Felicidades por tus articulos, me encanta saber que tenemos tanto talento en espan~ol de este lado del puente. Felicidades.
    Ana.

    ResponderEliminar
  2. Ana, muchas gracias por tomarte el tiempo de leer los artículos. Espero no haberte hecho perder el tiempo para encontrar pareja en Dallas! De todas maneras, por lo menos te entretuviste un rato.
    Gracias de nuevo, y espero sigamos en contacto.

    ResponderEliminar
  3. César: Yo nací en la ciudad de México, soy egresado de la UAM en Diseño Gráfico y... tengo razgos indígenas.
    En México eso me hizo padecer discriminación de todo tipo, desde aquellos que ni me saludaban en la escuela, en el trabajo o como cuando impartí clases en una Universidad, un empleado me hizo salir de la sala de cómputo, pues "no era posible que yo fuera académico."
    Hace 10 años que vivo en Fort Worth, y jamás volví a pasar por una situación así. Hasta la fecha me respetan en el trabajo y nadie me cuestiona. Hasta hace unos días, que acompañé a una dama puertoriqueña a entrevistar a una artista chilanga. Me pidió que lo hiciera pues yo comprendía más de la idiosincracia mexicana... La artista, para empezar no me saludo. Pensó que era el criado de la señora, no me invitó café, luego en la charla le comenté que soy del DF. De inmediato dijo: "En el DF ha habido mucha migración de la provincia", y agregó: "pero sus padres no son del DF ¿verdad?".
    Me acordé de todo lo que me pasaba en mi amado México, con el sistema de castas que impera, veladamente -pero no menos cruel.
    Temo que nuevamente viva el racismo por parte de... los mexicanos migrantes clasemedieros venidos a menos, estúpidos y llenos de prejuicios.
    Felicidades por tus crónicas, son fabulosas.

    ResponderEliminar