jueves, abril 14, 2005

"¿En qué se parece un mexicano a un zorrillo?"

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas - Dicen que uno debe saber reírse de sí mismo. De sus defectos. Quesque es un signo de madurez.
Yo reconozco que tengo defectos. Enormes. Antes, me horrorizaba que alguien los notara. Luego, cuando se fueron acrecentando (sobre todo la gordura y la calvicie) no me quedó de otra mas que abrazarlos y usarlos como tema de conversación. Y chistes.
(La estrategia aquí es, por supuesto, decir chistes sobre mis defectos ANTES de que a otra persona se le ocurran).
Esta actitud trae signos de aprobación. "Mira, al menos reconoce que está feo", supongo que piensa la gente al escucharme. Y claro, espero que este pensamiento detone una actitud de autocrítica en ellos. Porque todos tenemos defectos.
Eso cuenta tanto para las personas como para los pueblos, los países. Y aquí es donde la burra torció el rabo, como decía mi abuelito.
Lo que pasa es que a pesar de que a mí me encanta hacer chistes sobre mis defectos, no me ha caído aún el veinte de reirme de los defectos (que son muchos) que tenemos los mexicanos como pueblo.
Y es que desde que llegué a Estados Unidos, descubrí que existe todo un universo de bromas racistas entre los gringos contra todo lo que no sea WASP (blanco anglosajón protestante). A los norteamericanos les encanta hacer chistes de los chinos. De los polacos. De los rusos. Y, claro, de los negros (sus "sparrings" principales).
Los chistes no son los que uno escucha en la primaria, o en un programa de Jorge Ortiz de Pinedo. Son chistes racistas. Despiadados. Despectivos. Totalmente destructivos.
Lo que me sorprendió es lo florido que está el jardín de chistes contra los mexicanos. Contra nosotros, como pueblo, como gentes.
Yo no sé, pero esta clase de crítica aún no la alcanzo a digerir.
Y no, no es porque sea dogmático, ni me falte autocrítica como mexicano. En muchas ocasiones, en esta columna, hemos discutido abiertamente esos temas. Muchos lectores me han escrito para acusarme de malinchista, antimexicano y vendido al imperialismo. No, hablo de que estos chistes son verdaderamente crueles.
Como por ejemplo, este botoncito de muestra: "¿Cómo se llama un grupo de mexicanos corriendo desde una loma? Respuesta: Una fuga de reos".
(O sea, para el americano común, todos los mexicanos somos delincuentes).
Otro, navideño: "¿Porqué los mexicanos ponen tamales debajo del pino de Navidad en Nochebuena? Respuesta: Para poder tener algo que desenvolver al día siguiente."
Uno nada más tiene que entrar a internet, hacer una búsqueda sencilla, y ¡pum! Le salen montones de sitios donde se recopilan todos los chistes que circulan contra los mexicanos.
"¿En qué se parece un mexicano a un zorrillo? Respuesta: Ambos son mitad blancos y mitad negros, y apestan".
No son el gran descubrimiento. Nada del otro mundo, todos los gringos conocen los chistes desde la escuela. Circulan en el aire.
"¿Cómo se llama un edificio lleno de mexicanos? Respuesta: Una prisión".
Muchos latinoamericanos a veces equiparan racismo en Estados Unidos con los negros. Claro, han sido las principales víctimas de racismo en la historia de este país. Pero lo que no saben es que en Estados Unidos hay toda una tradición cultural de mofarse de todos, sobre todo de los recién inmigrados.
En su tiempo, los blancos (válgame la expresión) de estas burlas eran los chinos. Luego, los polacos, los judíos, los italianos. Hoy en día, esas comunidades ya se integraron al crisol que es Estados Unidos. Están posicionados. Muchos de ellos son de clase media, y algunos cuantos forman parte de la estructura del poder económico y político de esta nación. Ni judíos ni italianos, ni irlandeses ocupan los estratos más bajos de la sociedad americana. Ese lugar está destinado , precisamente, para los mexicanos y los negros, casualmente los protagonistas de la mayoría de estos chistes racistas.
¿Se estarán ahora desquitando los inmigrantes del siglo pasado de lo que les hicieron a ellos cuando llegaron?
"¿Cómo logras que se suicide un mexicano? Respuesta: Avienta una moneda de veinticinco centavos a un precipicio".
Los chistes contra los negros se distinguen por su crueldad. El mensaje que llevan implícito es que los negros son inferiores. Que son tontos. Que son delincuentes. Que son incapaces de civilizarse. En fin, que no alcanzan la categoría de seres humanos.
En ese sentido, los chistes contra negros (que no trataremos ahora en este espacio, porque nos llevaríamos todas las páginas del periódico) son peores que los de mexicanos.
"Un negro y un mexicano se avientan del Empire State Building. ¿Cuál de los dos llegará primero al suelo? Respuesta: A quién le importa".
Sin embargo, si en algo se distinguen los chistes americanos contra los mexicanos, es que siempre tratan al inmigrante de flojo, muerto de hambre y oportunista.
"¿Qué es lo que se obtiene si cruzas a un negro con una mexicana? Respuesta: Un ladrón demasiado flojo para robar."
"Van un negro y un mexicano dentro de un auto. ¿Quién maneja? Respuesta: El policía".
Los chistes están creados por la ignorancia, claro. Abundan los estereotipos, quizá porque están diseñados para contarse en las cantinas, entre traileros o "red-necks" (los rancheros gringos incultos). Tanto la clase media como los intelectuales los atacan y desdeñan. Los políticos se horrorizan de escucharlos (quizá por sinceridad, quizá por pose para agarrar más votos).
"¿Cuál es el juego favorito de los niños mexicanos? Respuesta: Las escondidas de la Migra."
Es más, si hay algún valiente que se atreva a decir uno de estos chistes en público, ya se puede ir buscando un abogado porque le van a llover demandas por discriminación. Son tabú para los norteamericano.
"¿Cómo se llaman los miembros de un equipo mexicano de futbol? Respuesta: José, José y José."
Pero estos chistes existen. La gente los crea. Los oye, los repite y hasta los envía por internet en la privacidad de su casa. Son "vox pópuli".
"¿Porqué no hay mexicanos en Star Trek (Viaje a las Estrellas)? Respuesta: Porque tampoco trabajan en el futuro."
Hasta hay estudiosos que afirman que un pueblo se conoce por sus chistes. Quizá.
"¿Porqué México nunca gana en las Olimpiadas? Respuesta: Porque todos los mexicanos que pueden saltar, correr y nadar ya cruzaron el Río Bravo".-
Yo sé que es sano saber reírse de uno. Pero a pesar de que llevo años viviendo en Estados Unidos, y he aprendido a apreciar a su gente y al país, aún no me acostumbro a escuchar estos chistes contra nuestra gente. Los considero tontos, despreciables y abusivos. Desconsiderados.
"¿Cómo llamas a un mexicano que no tiene una podadora de césped? Respuesta: Un desempleado."-
¿Habría que inventar chistes contra gringos? Para ellos eso sería impensable (ya saben, los gringos se llaman a sí mismos "White People", es decir, gente "normal". No étnicos. Son la yarda con la que se mide el resto del mundo).
Eso pensó un amigo que se me acercó una vez para contarme: "¿Sabes porque los gringos tienen sus refrigeradores llenos de comida? Respuesta: Porque ellos no comen sus alimentos. Se los fuman".
No creo que soltar una contraofensiva de chistes racistas contra los norteamericanos sea sano. Sería una invitación al odio. Aunque ya hay quienes están dedicando neuronas a esta (para mí, inútil) tarea. Caeríamos en el mismo defecto, creo yo. ¿Usted que piensa?

5 comentarios:

  1. Hey, I enjoyed your site, you have a great blog here! I'm definitely going to bookmark you! I have a fantezi futbol site/blog. It pretty much covers fantezi futbol related stuff.

    Come and check it out if you get time, its has lots of information on
    fantezi futbol including links and articles to help your readers learn more about fantezi futbol.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "¿Porqué no hay mexicanos en Star Trek (Viaje a las Estrellas)? Respuesta: Porque tampoco trabajan en el futuro." Ta bueno ... ta bueno!! jajajajaja
    Ahora, lo que usted dice es que a pesar de ser tema tabú, continúan estos chistes siendo pronunciados por norteamericanos, ya sea por e mails, en la intimidad y demás; es entonces que forman parte de la consciencia colectiva estadounidense?? digo, lo de tabú entonces obedece más bien a eso de: "existen, pero hagamos de cuenta que sabesmos están mal, y nos importa que lo estén"?? Hipocresía pura!! >=(

    ResponderEliminar
  4. bt22: No sé tu nombre, pero me alegro que hayas estado tan activo con tus comentarios y opiniones en el blog.

    ResponderEliminar
  5. Los mexicanos también se burlan de otros países. Así qué no entiendo la susceptibilidad cuando lo hacen en contra de ustedes. Son chistes y sólo eso. Todos los que hacen chistes no hacen los chistes basándose exactamente en las virtudes de otros, siempre lo hacen en los defectos o características más sobresalientes. Si es por eso entonces todos los gordos, feos, borrachos, gallegos, gringos, etc deberían ofenderse. Hay que tomarse todo con humor

    ResponderEliminar