domingo, febrero 27, 2005

Prepárense: La temporada de cazar indocumentados ya comenzó

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — El evento no podía ser más ridículo.

Unos jóvenes corriendo como locos por el campus de la Universidad del Norte de Texas (UNT) en Denton, para evitar que unos compañeros los atraparan.

No, no era uno de esos juegos de "iniciación" a una fraternidad universitaria, ni un concurso televisado (aunque habían muchas cámaras).

No, los muchachos corrían para evitar ser "atrapados por la Migra".
(O unos compañeros que se hacían pasar por agentes de Inmigración.)

Los supuestos "inmigrantes ilegales" (así decían las camisetas anaranjadas que llevaban puestas) no eran sino estudiantes de la misma universidad, miembros de un grupo denominado "Jóvenes Conservadores de Texas", que organizaron una supuesta "cacería de indocumentados" en su escuela.

¿El motivo? "Concientizar a la comunidad sobre el 'enorme' problema que son los indocumentados". Sobre todo, los mexicanos.

Eso ocurrió hace algunas semanas, en Denton, un suburbio al norte de Dallas. Los estudiantes (todos anglosajones) levantaron un templete en medio del campus, y llamaron a todo el que pasara para que ayudara a atrapar a un ilegal.

Claro, muchos aceptaron. Y ahí los tienen, correteando a sus "mexicanitos" por toda el área. Claro, estos "indocumentados" no habían pagado miles de dólares a los coyotes. Ni tenían una familia que alimentar, ni tenían necesidad. Quizá por eso se dejaban pescar fácilmente.

Muchos estudiantes regresaron sonriendo con su ilegal atrapado. Por la hazaña, recibían una barra de chocolate, y les daban un sermón sobre el escape de dinero que significan los indocumentados para la economía de Estados Unidos.

Todo esto ante el aplauso y las risas de todos los presentes.

Los Jóvenes Conservadores prepararon todo con antelación. Hasta reporteros de televisión y prensa llamaron, para darles a conocer su postura respecto a la inmigración.

Si no fuera porque el asunto es grave, toda la situación sería estúpida.

Bueno, mejor dicho: Todo el asunto fue estúpido, pero también grave.

Porque por mensada que suene, este tango armado por los universitarios no es sino un reflejo del sentimiento antiinmigrante que se palpa en todo Estados Unidos en este momento.

Apenas hace días el Congreso acaba de aprobar nuevas medidas para hacer casi imposible a los indocumentados obtener licencias y documentos, a pesar de las promesas del presidente Bush de una (pronta, pero aún muy ausente y platicada) regularización.

A lo largo y ancho del país, la mayoría de los gringos piensan igual que los Jóvenes Conservadores. ¿Inmigrante indocumentado? Lo primero que se les viene a la mente al escuchar este término es: 1) Criminal, 2) Ladrón, 3) Incivilizado, 4) Delincuente, 5) Flojo, 6) Amenaza, 7) Sucio, 8) Todo lo anterior junto.

Pero no solo lo piensan. Lo peor es que, como los universitarios de Denton, muchos grupos (menos inofensivos) ya están tomando cartas en el asunto.

Hace un par de días, en una estación de radio en inglés entrevistaron a uno de los organizadores de una "excursión" a la frontera. ¿El objetivo? Detectar indocumentados ilegales, reportarlos y detenerlos.

El grupo se llama Minuteman (Hombres al Minuto). El nombre viene de los tiempos de la independencia de las trece colonias originales de Norteamérica, que luchaban contra Inglaterra. Los voluntarios que ofrecían sus armas para la causa estaban listos para dejar todo (familia, trabajos, casa) y luchar por la independencia, a la hora que fuera. Se llamaban Minutemen porque se podían alistar para pelear en un minuto.

Los miembros de este grupo contra inmigrantes se sienten con ese espíritu patriótico (o patriotero). Lo malo es que van equipados con un arsenal digno de Rambo, como si fueran a cazar a Osama bin Laden a Afganistán: Lentes nocturnos, tiendas de campaña, carros todo terreno, armas, radios, etc.

Ahorita ya van casi en 500 voluntarios reclutados de todo Estados Unidos, y se espera que se les sumen más.

"Nosotros somos ciudadanos de la República de Estados Unidos, y nuestro objetivo no es otro mas que defender nuestra patria de la invasión", dice el sitio de internet del Minuteman Project.

¿Tienen razón estos grupos de tomar la ley en sus manos? Según ellos, sí. De hecho, cualquier ciudadano de cualquier país tiene la obligación moral de hacer algo por su nación si considera que el gobierno no hace nada.

Pero tanto los jóvenes conservadores, como los 'Hombres al Minuto' y los legisladores que aprobaron las leyes anti-inmigrantes en el Congreso se olvidan de un pequeñísimo detalle:

Los inmigrantes seguirán viniendo. La mayoría seguirá pasándose por el desierto o el río Bravo ilegalmente. Y la mayoría seguirá siendo de México, con escasa educación y de clase baja.

¿Porqué? Porque en este país hay trabajos. Porque hay personas, empresas, empleadores, que gustosamente les van a dar un empleo, donde ganarán más -mucho más- dinero de lo que jamás podrán lograr en México.

Y hasta donde he visto, ese apetito voraz de Estados Unidos por contratar indocumentados mexicanos no ha bajado. Al contrario: Sigue en aumento día a día.

Al mismo tiempo, el gobierno hace más y más difícil el lograr obtener una visa o permiso para entrar.

Y eso no lo dicen los miembros del Minuteman Project.

Volviendo a los Jóvenes Conservadores, a mitad de su payasada los interrumpió otro estudiante.
Éste era hijo de mexicanos, y se llamaba Albert Martínez, según reportó el semanario Dallas Observer.

Comenzó a discutir con los organizadores de la faramalla, y les explicó que su familia había tardado seis años para entrar legalmente a Estados Unidos. Les dijo lo caro, difícil, complicado y trabajoso que es emigrar legalmente. Y lo imposible que es para la gente que de verdad necesita los trabajos que aquí les ofrecen.

Después de mucho alegar, uno de los jóvenes conservadores, Christopher Richey, gritó acalorado: "¡Si ese fuera mi caso, probablemente yo también sería ilegal!"

De todas maneras, hay que abrocharnos los cinturones: La temporada de cazar indocumentados ya ha comenzado.

E-mail: cfzap@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario