viernes, agosto 13, 2004

¡Que la Migra se lleve a estos "inmigrantes"!

DESDE LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

Por César Fernando Zapata

DALLAS, Texas — Iba yo el otro día manejando tranquilamente, cuando una camioneta (un troconón, más bien: doble rodada, cabina extendida, llantas anchas) me pasó corriendo.

Qué corriendo, volando.

No se fijó que yo iba adelante. Más bien no se fijó que nadie iba ni adelante, ni atrás, ni en medio. Casi me voltea en mi carrito al "cerrarse". Y de paso, casi hace chocar a dos automóviles que iban por las calles perpendiculares.

El conductor iba con música mexicana a todo volumen ("pa'que todos se enteren"). Eso no me molestó. Lo que sí me insultó fue que, al cruzar en su loca carrera, uno de los tipos que iba adentro soltó una lata de cerveza en la calle, a medio vaciar.

Iban a toda velocidad, zig-zagueando... y tomando cerveza. Y de pilón, ¡tirando basura en la calle!

Y lo peor es que eran "paisanos".

En esos momento, lo primero que pensé fue: "¡Dónde está la Migra ahora que la necesitamos!"

Lo reconozco, de momento estaba muy enojado. No debí haber pensado así, fue muy desconsiderado de mi parte, pero fue un reflejo. Los que conducían la camioneta seguramente eran mexicanos, aunque no sé si indocumentados. A la mejor hasta eran ciudadanos.

Vaya, seguramente ni se merecían que La Migra se los llevara. Nadie merece un trauma similar.

Sin embargo, el episodio me hizo recordar otras anécdotas similares en las que varios "paisanos" han hecho alarde de su desprecio total por la ley en este país, y causan verdaderas tragedias.

Como los que tiran balazos al aire cada fin de año. O los que manejan borrachos, o hacen escándalos en los edificios de departamentos. O los que agarran a sus esposas de "sparrings", o los que violan y matan a sus hijos. O aquellos que estafan y engañan a otros inmigrantes con promesas de arreglarles sus papeles.

Independientemente de en qué país esté uno, eso no se vale. Todos tenemos que respetar la ley. No para que nos den medallas, y digan ‘mira qué persona tan decente’, no: Simplemente para no perjudicar al prójimo.

No se trata ya de convertirnos en ciudadanos ejemplares, sino simplemente de seguir normas mínimas de comportamiento decente. Lo cual muchos inmigrantes, desafortunadamente hay que reconocerlo, no lo hacemos.

Por eso lo primero que pensé es que la Migra debe venir y llevarse a todas esas personas. Sin miramientos, ni contemplaciones.

Ya sé que me van a tachar de antiinmigrante. De antimexicano. De desconsiderado, de enemigo de "nuestra raza", de "pocho", etcétera, etcétera.

Déjenme por lo menos explicar mi actitud. Exponer mis argumentos.

Primero, no puedo ser antimexicano, porque soy mexicano. Mi hijo es mexicano, al igual que mi esposa, mis padres y hermanos. Muchos de los mejores amigos que tengo también lo son.

Ni aunque quisiera ser antimexicano lo lograría. Soy mexicano y muchos dicen que lo llevo en la sangre, en los genes. Hasta en mi cara se me ve.

Tampoco soy antiinmigrante. Como inmigrante, no puedo serlo. Sería ridículo, y falso. Sería como escupir al aire.

Pero hay que estar claros. Hay que dejar de engañarnos: NO todos los inmigrantes somos gente buena y trabajadora, como nos quieren insistir los líderes "comunitarios".

La inmensa mayoría sí lo somos, conste. Digamos, el 95 por ciento, el 99 por ciento tal vez, de los inmigrantes venimos a Estados Unidos a trabajar, a contribuír con este país. A criar una familia y enseñarles valores buenos. Somos personas decentes.

El problema es el 1 por ciento restante, esos que causan problemas. Aquellos que no tiene ni el más mínimo grado de orden. Y causan desastres a donde llegan.

Y lo peor es que al hacer sus desmanes, nos están perjudicando a todos los demás inmigrantes que vivimos aca. Porque los norteamericanos se imaginan que todos los "paisanos" somos como ellos.

Gente como esa no la necesitamos aquí, donde ya de por sí tenemos bastantes problemas. Vaya, ni siquiera los necesitan en México, ni en China.

Cuando digo que la Migra se deberían llevar a todos esos "paisanos", lo hago porque son problemáticos, no porque sean mexicanos o inmigrantes. Igual me gustaría que alguna Migra se llevara a los gringos delincuentes, a los asiáticos asesinos, a los negros inadaptados y a los sudamericanos tramposos. Esas personas no merecen vivir en ningún lado.

Ya sé lo que van a decir algunos: "Pobrecitos, tú no los comprendes. Son personas ignorantes, sin estudios. Nadie los educó, son víctimas del sistema, etcétera, etcétera". (La misma cantaleta demagoga del PRI).

Perdónenme: Conozco gente sin estudios, sin "educación", que son más educadas que yo. Conozco gente "ignorante" que obedece la ley, que se porta bien, que son valiosos para la comunidad.

Que no manejan camionetas como si fueran jets, al mismo tiempo que toman cerveza, ni llenan la calle de basura.

Dejémonos de mentiras: No se trata de ignorancia. Se trata de total desconsideración por los demás. Punto.

Yo menciono a los inmigrantes mexicanos porque soy mexicano, soy inmigrante, y mi gente me importa. Todos vamos en el mismo costal, aunque no nos guste. Aunque usted diga: "Momento, yo soy legal, soy sudamericano, soy decente, soy gente limpia", no importa. Para todos los demás, todos somos iguales a ellos.

Ser mexicano no significa que uno deba estar de acuerdo con TODO lo que todos los otros mexicanos hagan o digan. No significa que automáticamente debemos aprobar sus actitudes negativas, ni cobijar sus fechorías, si las cometen. Nada más porque son mexicanos.

Al contrario: A esos elementos negativos hay que denunciarlos para que los quiten de enmedio lo más pronto posible. Antes de que causen un mal mayor. No solo a los demás inmigrantes, sino a todas las personas de este país.

¿Qué pasaría, por ejemplo, si "El Mochaorejas" se escapara de la cárcel y emigrara a Texas? ¿Habría que defenderlo? ¿Habría que enaltecerlo, como un "paisano" más, "víctima de las circunstancias" ¿Nada más porque es mexicano e inmigrante?

Yo creo que no. Un "Mochaorejas" inmigrante seguiría siendo un delincuente, que continuaría con sus desmanes donde fuera.

Decir que lo tenemos que defender por ser mexicano es tan tonto como decir que en México no hay delincuentes, o que todos los norteamericanos son transas.

Por eso, cada vez que veo un "paisano" que asesina, que roba, que viola, que secuestra, que provoca choques, que enluta familias... lo primero que pienso es "Que se lo lleve la Migra". Lo siento, pero así es.

En realidad, no me importa que sea La Migra quien se lo lleve, o la Policía, o el FBI o la CIA Lo que espero es que lo saquen de aquí, para que no pueda seguir haciendo daño.

¿Que soy gacho, ojete y despiadado? A la mejor. Pero no creo que tanto.

Porque si de verdad lo fuera, en vez de desear que se lo llevara la Migra, pediría que se los llevara la PGR, o la Policía Judicial.

O peor: La Migra mexicana.

Eso sí que sería verdaderamente despiadado de mi parte, ¿no cree usted?

E-mail: cfzap@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario